Lo tituló:

“No importa cuál sea el resultado, hoy ganará la democracia”.

Resaltó lo trascendental que es la sesión en el Senado, las causas que trajeron a la ley hasta el Congreso, sobre cómo estas expresiones hicieron reflexionar a un país que anteriormente no tenía posición. Una de las frases destacables en su discurso es:

“Nadie obtendrá todo el tiempo exactamente lo que busque.”

y reflexionó sobre el ganar y perder y cómo aceptar una derrota nos mejora como personas.

“La votación que se llevará a cabo hoy en el Senado es trascendental. Como demostraron las exposiciones, los debates y las movilizaciones que nos trajeron hasta acá, las divisiones en las creencias sobre un tema a veces pueden ser irreconciliables. Sin embargo, esas mismas expresiones que no lograron persuadir a los que piensan diferente, sí hicieron reflexionar a muchos argentinos sobre un tema en el que no tenían posición e iluminaron otros asuntos fundamentales que eran opacos a la opinión pública.

La importancia de esta votación va mucho más allá del tema específico que intenta dirimir. Nos plantea como sociedad un escenario pacífico para promover y realizar cambios. Pero, además, nos obliga como individuos a comprometernos a aceptar que hay otros que piensan distinto.

Los cambios profundos e incesantes que tendremos que hacer a lo largo de este siglo serán un desafío espectacular a nuestra tolerancia. Nadie obtendrá todo el tiempo exactamente lo que busque. Siempre viviremos en un lugar incómodo donde algo no será del todo como querríamos que fuera.

Si aceptamos vivir entre los vaivenes de una sociedad que discute con intensidad los cambios que quiere para sí misma, si entendemos que nuestras creencias a veces ganarán y otras perderán, llegaremos a ser algo sin igual: verdaderamente libres y mejores personas.”