fbpx
Conectá con nosotros

Automovilismo

Anatomía del MCL35: por qué hay tanto optimismo en McLaren

Avisaron un par de veces: “No se asusten, que habrá ‘flashes”. Se apagaron las luces, empezaron los destellos y el flamante McLaren MCL35 apareció de fondo para deslumbrar. Fue desvelado ante un selecto grupo de invitados, medios y aficionados ayer en Woking. El monoplaza de 2020, el primero que firma James Key como director técnico y Andreas Seidl como jefe de la escudería, el que nace con el reto de consolidar la remontada y acercar a la firma británica a los tres equipos ‘top’ de la mano de Carlos Sainz y Lando Norris. Y lo que se vio gusta: coinciden los pilotos, los miembros del equipo y los ‘entendidos’ consultados por este medio tras el evento.

En el plano técnico, el coche es una evolución de su predecesor, el MCL34 de 2019, pero a simple vista incluye más novedades que el resto de los mostrados hasta ahora (Haas, Ferrari y Red Bull). Es cierto que el alerón delantero es heredado y que el trabajo de los pontones ya se había dejado entrever en las últimas versiones de Singapur o Suzuka, pero hay unos cuantos progresos que obligaron a los ingenieros a cambiar los esquemas. Lo explica Key, su creador: “Hay conceptos nuevos que se han trabajado sobre lo que aprendimos con el MCL34. Cambiamos algunas áreas, con un ‘sidepod’ más estrecho que es tendencia. Hemos hecho un ejercicio similar con la caja de cambios y la parte trasera, además de la suspensión. Es un enfoque muy diferente de lo que teníamos antes. Eso es lo nuevo, además de varias tecnologías en el morro. Su padre es el MCL34 pero no está completamente basado en él. Sentíamos que habría oportunidades que no podríamos desbloquear por las geometrías del MCL34”.

Estéticamente, cambia el brillo por el mate en su naranja papaya y eso le da un toque más espectacular combinándolo con negros y azules marinos. Aún hay hueco para un patrocinador principal en el centro de la carrocería (“Están haciendo un gran trabajo en el departamento de márketing”, dijo Zak Brown), pero las marcas empiezan a ocupar un monoplaza que hace no mucho corría sin pegatinas.

Con esta nueva herramienta buscan al menos medio segundo que les acerque a Red Bull, Mercedes y Ferrari, y es factible sobre una reglamentación acabada, con menos posibilidades para explorar y con tres equipos grandes que pronto dirigirán todos sus esfuerzos hacia el 2021. McLaren “no quería sacrificar 2020 para empezar con buen pie dentro de un año”, en palabras de Seidl, positivo con reservas ante lo que espera este curso: “Hay muchas cosas que nos hacen ser optimistas, pero debemos ser realistas sobre lo que se puede hacer de un año para otro”. El reto está en dirigir esos recursos a tiempo para no comprometer las nuevas reglas del futuro, ya con un techo de gasto impuesto de 160 millones de euros.

A partir de ahora, el MCL35 viajará a Barcelona para completar un ‘filming day’ el martes, antes de que empiecen los test de pretemporada (del 19 al 21 y del 26 al 28 de febrero) y preparar todo de cara al GP de Australia (15 de marzo) y el de Bahréin (22 de marzo), consecutivos. Será en Montmeló, por tanto, cuando Sainz se estrene al volante. El madrileño, ante su sexta temporada en la F1, ha guiado el desarrollo con sus impresiones desde la pista con todo lo que se podía mejorar del modelo previo. Su compañero, más mordaz: “Lo he diseñado yo, entero”. Las bromas son un buen termómetro sobre el optimismo de un fabricante antes de que comience la competición.

En cuanto al resto de la parrilla, Mercedes probará hoy su W11 en Silverstone y publicarán las primeras imágenes. Y Alpha Tauri, antiguo Toro Rosso, presentará tanto el monoplaza como su nueva imagen.

Publicidad
Clic para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Automovilismo

A vueltas con el coronavirus y la Fórmula 1

En la mañana del martes se confirmaba la cancelación de vuelos entre Dubái y Bahréin por un periodo que, de momento, será de 48 horas. Ha habido casos de coronavirus en el pequeño país árabe, vecino de Qatar y Arabia Saudí. Se sospecha que los contagiados llegaron por aire, desde Irán y pasando por Dubái y por eso la autoridad de aviación civil ha tomado esta decisión. Se trata de una vía aérea muy transitada por los trabajadores y aficionados de la Fórmula 1, que este año tendrán que desplazarse desde Melbourne, al celebrarse consecutivamente (15 y 22 de marzo).

Ha habido dos casos de coronavirus detectados en las últimas horas en Bahréin, aunque por el momento ningún organismo o promotor se ha manifestado contra la celebración del gran premio. Tampoco en Australia, si bien en Melbourne se preparan para “todos los escenarios”. El responsable de salud del estado de Victoria, Brett Sutton, reconoce que “la actividad del virus tendría que ser extraordinaria en Australia para cancelar algo a estas alturas. Es casi seguro que vamos adelante (con la carrera)”.

La tercera incógnita está en Vietnam, que se debe celebrar el 5 de abril en Hanói. Si bien no ha habido repuntes en las últimas semanas, hay una cuarentena en marcha a 40 kilómetros de la capital. En este caso, el organizador confirma reiteradamente que habrá gran premio. El cuarto, China, ya fue aplazado sin fecha. Se rumoreó por el paddock con una carrera en Ímola si quedaba un vacío grande de carreras en abril, pero la situación en el norte de Italia obviamente descarta toda posibilidad. A partir de entonces, ya en mayo, las carreras programadas sí parecen estar totalmente libres de virus: Holanda, Barcelona, Mónaco, Bakú, Montreal, Francia, Austria…

Continuar leyendo

Automovilismo

Malas noticias de Mercedes

Este miércoles empieza la segunda y última semana de test en Barcelona, con tres jornadas de entrenamientos en Montmeló y el formato habitual: un coche por equipo y dos sesiones diarias de cuatro horas (de 9 a 13 y de 13 a 18 horas). Se acaban las balas de fogueo: las escuderías sí saldrán a optimizar los reglajes y buscar vueltas rápidas y las clasificaciones servirán como termómetro para lo que puede suceder esta temporada. No tanto en Melbourne, una pista urbana con características muy particulares, pero sí de Bahréin en adelante.

Durante los primeros tres días, el mayor impacto lo provocó Mercedes presentando públicamente el ‘DAS’, un sistema de dirección de doble eje que permite corregir en marcha el ángulo de las ruedas y que, aunque su legalidad esté en duda para 2021, puede tener múltiples beneficios para el rendimiento del monoplaza. Hamilton y Bottas lo estrenaron y lograron, sin forzar, los dos mejores tiempos de la semana. Tenían un coche campeón, pero no se han tomado el invierno a la ligera en Brackley y por ahí van muchos de los temores deportivos en el ‘paddock’, pues nadie quiere otra temporada sin rivales para las flechas de plata (el año pasado ganaron las ocho primeras carreras sin oposición).

James Allison, director técnico, suena amenazante: “Era tentador quedarnos con el coche del año pasado, fue muy fuerte y se desarrolló muy bien durante el año, pero pensamos que no sería suficiente”. Han salido a por “un coche más agresivo”, el W11, “buscando desafíos en cada parte” y encontrando beneficios “en un año con reglas completamente estables”, un síntoma del estado de gracia por el que pasa el bloque de Toto Wolff, Lewis, Valtteri y compañía, que ya son estadísticamente la mejor escudería de la historia por su racha de seis Mundiales conquistados consecutivamente.

En resumen: cambios en la suspensión delantera con “importantes ganancias aerodinámicas”, un motor mejorado “con un impresionante salto de potencia” que, además, necesita menos refrigeración. Esto último permite a los diseñadores estrechar la tapa y ser más eficientes al aire. Y por último, una “arriesgadísima suspensión trasera”. Más peso en los trenes que se ha elimiado de otras partes del coche. Y no esconden sus avances, más bien los proclaman, porque saben que los grandes deben pensar pronto en el coche de 2021 y no tienen tiempo para copiar.

Ferrari empezó el año con dudas, Red Bull va a lo suyo y confían en luchar por el Mundial uniendo el talento de Verstappen con los progresos de Honda sobre el mejor chasis. Ahora, por detrás vienen curvas: Racing Point ha dado un paso de gigante copiando al Mercedes de 2019 y que nadie se sorprenda si Sergio Pérez lucha por poles y podios en las primeras carreras de 2020, de hecho en Ferrari hay quien se ve por detrás del coche rosa. Alpha Tauri también se inspira en Red Bull, aunque menos. Ambos han adelantado a McLaren, parece evidente, aunque la casa de Woking tiene recursos para remontar durante la temporada y acercarse con Carlos Sainz a esos puestos de honor. Muchos frentes abiertos a dos semanas del GP de Australia y sólo tres días para probarlo todo en Barcelona…

Continuar leyendo

Deportes

Malas noticias de Mercedes

Este miércoles empieza la segunda y última semana de test en Barcelona, con tres jornadas de entrenamientos en Montmeló y el formato habitual: un coche por equipo y dos sesiones diarias de cuatro horas (de 9 a 13 y de 13 a 18 horas). Se acaban las balas de fogueo: las escuderías sí saldrán a optimizar los reglajes y buscar vueltas rápidas y las clasificaciones servirán como termómetro para lo que puede suceder esta temporada. No tanto en Melbourne, una pista urbana con características muy particulares, pero sí de Bahréin en adelante.

Durante los primeros tres días, el mayor impacto lo provocó Mercedes presentando públicamente el ‘DAS’, un sistema de dirección de doble eje que permite corregir en marcha el ángulo de las ruedas y que, aunque su legalidad esté en duda para 2021, puede tener múltiples beneficios para el rendimiento del monoplaza. Hamilton y Bottas lo estrenaron y lograron, sin forzar, los dos mejores tiempos de la semana. Tenían un coche campeón, pero no se han tomado el invierno a la ligera en Brackley y por ahí van muchos de los temores deportivos en el ‘paddock’, pues nadie quiere otra temporada sin rivales para las flechas de plata (el año pasado ganaron las ocho primeras carreras sin oposición).

James Allison, director técnico, suena amenazante: “Era tentador quedarnos con el coche del año pasado, fue muy fuerte y se desarrolló muy bien durante el año, pero pensamos que no sería suficiente”. Han salido a por “un coche más agresivo”, el W11, “buscando desafíos en cada parte” y encontrando beneficios “en un año con reglas completamente estables”, un síntoma del estado de gracia por el que pasa el bloque de Toto Wolff, Lewis, Valtteri y compañía, que ya son estadísticamente la mejor escudería de la historia por su racha de seis Mundiales conquistados consecutivamente.

En resumen: cambios en la suspensión delantera con “importantes ganancias aerodinámicas”, un motor mejorado “con un impresionante salto de potencia” que, además, necesita menos refrigeración. Esto último permite a los diseñadores estrechar la tapa y ser más eficientes al aire. Y por último, una “arriesgadísima suspensión trasera”. Más peso en los trenes que se ha elimiado de otras partes del coche. Y no esconden sus avances, más bien los proclaman, porque saben que los grandes deben pensar pronto en el coche de 2021 y no tienen tiempo para copiar.

Ferrari empezó el año con dudas, Red Bull va a lo suyo y confían en luchar por el Mundial uniendo el talento de Verstappen con los progresos de Honda sobre el mejor chasis. Ahora, por detrás vienen curvas: Racing Point ha dado un paso de gigante copiando al Mercedes de 2019 y que nadie se sorprenda si Sergio Pérez lucha por poles y podios en las primeras carreras de 2020, de hecho en Ferrari hay quien se ve por detrás del coche rosa. Alpha Tauri también se inspira en Red Bull, aunque menos. Ambos han adelantado a McLaren, parece evidente, aunque la casa de Woking tiene recursos para remontar durante la temporada y acercarse con Carlos Sainz a esos puestos de honor. Muchos frentes abiertos a dos semanas del GP de Australia y sólo tres días para probarlo todo en Barcelona…

Continuar leyendo

Automovilismo

02-2020) Neuquén: Domingo Finales

02-2020) Neuquén: Domingo Finales

Continuar leyendo

Deportes

El otro laberinto de Ferrari

Ferrari quiere que su SF1000 permita una configuración flexible. Unos reglajes que puedan satisfacer por igual a Vettel y a Leclerc, que son dos pilotos con requerimientos muy diferentes en el asfalto. El alemán quiere un coche fijado al suelo, al monegasco no le molesta cierto sobreviraje y un tren trasero algo más suelto, y por ahí han ido algunas de las decisiones de la Scuderia durante el invierno. Los dos pilotos confirman esta flexibilidad en el ‘set-up’, que es una de las particularidades del monoplaza que los italianos están testando hasta el extremo durante los entrenamientos de Barcelona.

“Queremos confirmar la correlación en muchas condiciones, tener una foto completa del coche, entender lo que pueda ir mal y corregir los problemas. No ha habido problemas, simplemente queremos entender bien nuestro paquete”, explica Binotto, jefe del equipo. Y es que, aunque hayan transmitido inferioridad, el programa de pruebas de Ferrari se ha seguido al dedillo sin buscar vueltas rápidas, “sin optimizar los reglajes y sin buscar prestaciones”, algo que harán durante la segunda semana. Si bien es cierto que no habrá grandes alardes tecnológicos en forma de piezas nuevas, el coche rojo aún tiene mucho que mostrar.

Vettel, sobre el plan de trabajo: “Obviamente en pocas vueltas se sienten las características del coche, aunque en algunos puntos sea similar al del año pasado. Sigue siendo pronto, pero parece más rápido. Tenemos un plan con varios puntos que queremos corroborar y vamos en esa dirección. Ahora depende de nosotros explorar el coche entero y ver cómo responde en la pista”. El tetracampeón alemán, de 32 años, sigue siendo la referencia en la pista: no en vano, él debía estrenar el coche en Barcelona y cerrar el programa el próximo viernes, aunque la gripe le impidió cumplir con el primer cometido.

El otro reto de Maranello, aparte de encontrar rendimiento y mejorar el 2019 (con nueve poles, pero sólo tres victorias y muy lejos de Mercedes), es encajar las ambiciones de Leclerc (22 años) y ‘Seb’. Ya no habrá pilotos prioritarios, aunque sí objetivos comunes para la escudería. Binotto lo confirma: “El año pasado fue útil para que conociéramos nuestros roles y nuestras prioridades. Los dos pilotos se conocen mejor ahora y estoy muy contento por cómo han ido las discusiones y contribuciones al coche y al equipo. Creo que no hay mucho más que decirles porque entienden perfectamente cómo se deben comportar en el coche”.

En resumen, no habrá otro accidente como el de Brasil porque no puede haberlo. Aunque las órdenes de equipo tampoco van a desaparecer de golpe. “Charles ya ha demostrado que está preparado, hizo una fantástica temporada en 2019 y alcanzó el nivel de Sebastian para encontrar los resultados. Por eso empiezan la temporada al mismo nivel, pero la primera prioridad es siempre el equipo. Seguirá habiendo órdenes de equipo para beneficiar siempre a la escudería”, traslada el ingeniero suizo. Ferrari afronta curvas en todos los frentes.

Continuar leyendo

Deportes

El Ferrari de Vettel se paró por una fuga de aceite del motor

La primera parte de la pretemporada ha dejado a Ferrari en una discreta posición, con tiempos muy alejados de la cabeza y con el dudoso honor de haber provocado la primera bandera roja de los test por una rotura de su propulsor. Tras dominar el invierno de 2019 y darse de bruces con la realidad en el inicio del campeonato del año pasado ya hay voces dentro de paddock que no terminan de creerse a Ferarri. Aseguran que los bólidos rojos aún no han exprimido todo su potencial en este 2020 y mucho menos todo el poder de su motor híbrido.

Y precisamente la unidad de potencia de la ‘Scudería’ ha protagonizado el primer quebradero de cabeza para los ingenieros del equipo italiano. El motor de Vettel dijo basta durante el tercer día de los test de Barcelona y en Ferrari se vieron obligados a cambiar el propulsor del alemán, mientras que la antigua unidad de potencia era enviada a Maranello para su estudio. Y menos de una semana después ya hay diagnóstico: se descartó un problema eléctrico y el fallo está causado por un problema de fuga de aceite en el motor de combustión. No es, por tanto, un problema del diseño del motor, ni del acoplamiento en un monoplaza mucho más estrecho en su parte trasera que el año anterior.

En Ferrari han atajado el problema a tiempo, evitando roturas mayores en el V6 y se presentarán en la segunda semana de test con el contratiempo atajado. Además, para esta segunda tanda de tres días se prevé que el SF1000 ruede con la mayoría de componentes que usarán en la primera carrera del año, la del GP de Australia.  

Continuar leyendo

Publicidad

Fútbol Argentino

Publicidad

Facebook

Publicidad

San Juan

Suscribite

Subscribite a las noticias

Publicidad

Córdoba

Publicidad

Mendoza

Publicidad

Santa Fe

Publicidad

San Luis

Tendencia