Conectá con nosotros

Política

Andrea del Boca y Julio De Vido van a juicio oral por la novela Mamá Corazón

Published

en

El juez federal Sebastián Ramos elevó a juicio oral la causa contra Andrea del Boca y Julio De Vido, donde se los acusa por defraudación contra la administración pública en la realización de Mamá Corazón. La telenovela fue financiada por el ex ministro de Planificación, a través de la Universidad de San Martín (UNSAM), durante la gestión kirchnerista.

El juez Ramos ya procesó, a mediados del año pasado, al ex ministro De Vido como autor del delito de defraudación y le trabó un embargo por $ 60 millones; mientras que la actriz y productora fue procesada como “partícipe necesaria”, al igual que el entonces rector de la UNSAM, Carlos Ruta, a quienes les trabaron un embargo por $ 50 millones y $ 60 millones, respectivamente. A todos ellos, el juez les inhibió sus bienes hasta cubrir la suma embargada.

En ese entonces, el juez Ramos sostuvo en su fallo que “la maniobra en cuestión se encontraba planificada y direccionada desde su inicio hacia la contratación de la productora de Andrea del Boca”. Y agregó que eso respondió a una “voluntad predominantemente política y adoptada con anterioridad a que se formalizara el trámite de los expedientes”.

El objetivo era que la novela fuera “financiada íntegramente con fondos públicos y generara ganancias a la referida empresa, cuya socia gerente Andrea del Boca­ era una persona cercana al gobierno de ese entonces”, señaló el magistrado.

Es que la productora A+a Group, de Andrea Del Boca, cobró más de 24 millones de pesos, a través de una contratación directa del ministerio que manejaba De Vido, triangulado con la UNSAM, sin licitación ni compulsa de precios.

Estaba previsto que la productora cobrara $ 36,58 millones y se quedara con un 10% de ganancia, cuando el actual gobierno suspendió ese contrato. Además, A+a Group ya había cobrado el 76% de la novela, mientras que otras series que estaban en los mismos convenios con la UNSAM habían cobrado sólo el 7%.

El magistrado indicó que no se cuestiona la “aptitud y/o calidad artística” de Andrea Del Boca como productora, sino que se pone en tela de juicio “la manera en que su proyecto fue escogido y la modalidad de contratación adoptada por parte de la UNSAM, en franca violación a la normativa vigente”, dijo Ramos.

La Cámara Federal confirmó los procesamientos y embargos. Los camaristas Martín Irurzun y Leopoldo Bruglia señalaron que lo cuestionable no fue la celebración de los acuerdos con la UNSAM, “sino la desnaturalización de su objeto y su utilización para evadir los controles con miras al desvío de fondos públicos asignados, hipótesis que a priori se ha configurado en autos”.

Cuando la procesaron, el abogado de Andrea del Boca, Juan Pablo Fioribello, aseguró a Clarín que “no hubo un delito. Acá no hubo ni sobrefacturación. La causa tiene un gran contenido político, simplemente porque la encabeza De Vido. Eso hace que todo se centre en él y que el resto de las figuras traccionen, para pegarle a un ex ministro que está caído en desgracia y que debe haber sido una de las personas seguramente más corruptas de la gestión del kirchnerismo”.

Noticia en desarrollo.

Publicidad
Comentar

Deja un comentario

Política

Aldo Pignanelli: un hombre clave para salir de la Convertibilidad en 2002

Published

en

Por

Aldo Pignanelli, que murió este sábado a los 69 años, fue economista. Y un cuadro del peronismo bonaerense. Una combinación que reunieron también otras figuras técnicas como Jorge Remes Lenicov, Jorge Sarghini, Gerardo Oterno, Carlos Fernández….

Cuando Remes Lenicov debatía con su número dos, Jorge Todesca (hoy titular del Indec), cómo salir de la Convertibilidad -entre el 30 de diciembre de 2001 y el 2 de enero de 2002-, Pignanelli ejerció un rol clave: fue uno de los que sostuvo que el peso debía no aumentar más de $4.

Remes-Todesca se preguntaban cuál debía ser la magnitud del aumento del dólar (hasta el momento 1 a 1 con el peso). Pignanelli, que había sido director del Banco Provincia en la década del ochenta y ahora ocupaba un sillón en la mesa del Directorio del Banco Central, había hecho aquel cálculo.

Mirá también
A los 69 años, murió Aldo Pignanelli, ex presidente del Banco Central

“Pensábamos que con esa mejora la producción industrial se recuperaría en seis meses y el sector financiero no quebraría”, dijo una vez. “La Argentina no necesitaba grandes inversiones para ponerse en marcha porque ya tenía un aparato productivo que había sido instalado en la década anterior, como, por ejemplo, en el sector automotriz”.

Pignanelli participó activamente de las reuniones del equipo económico que derogó la Convertibilidad en aquellas primeras horas.

Mirá también
Nicolás Dujovne: "La fórmula Macri-Pichetto refuerza la tendencia de la economía"

Por entonces, además de ocupar una silla en el directorio del Central, era el dueño de Burletex, una fábrica de burletes de goma en Lanús. Gracias a la devaluación, Burletex terminó exportando sus productos a África ese mismo año.

En un encuentro con el equipo económico, Pignanelli aseguró a sus integrantes que el Fondo Monetario estaba dispuesto a otorgar la mitad de los US$ 40.000 millones que costaría salir de la convertibilidad —según él mismo había calculado—. “Pensábamos que los US$ 20.000 millones restantes podíamos financiarlos a través de una operación de reestructuración de deuda”.

Aldo Pignanelli tuvo diferencias con Roberto Lavagna cuando uno ejercía la presidencia del Banco Central y el otro era Ministro de Economía. Luego compartieron filas en el Frente Renovador.

Aldo Pignanelli tuvo diferencias con Roberto Lavagna cuando uno ejercía la presidencia del Banco Central y el otro era Ministro de Economía. Luego compartieron filas en el Frente Renovador.

Pignanelli estuvo debajo de Roque Maccarone primero, y de Mario Blejer después. Siempre recordó sus choques con Roberto Lavagna. Aunque después compartieron filas en el Frente Renovador, mucho más acá en el tiempo.

Pignanelli presidió el BCRA en el segundo semestre de 2002. Luego lo reemplazó Alfonso Prat-Gay.

Seguir leyendo

Política

Aldo Pignanelli: un hombre clave para salir de la Convertibilidad en 2002

Published

en

Por

Aldo Pignanelli, que murió este sábado a los 69 años, fue economista. Y un cuadro del peronismo bonaerense. Una combinación que reunieron también otras figuras técnicas como Jorge Remes Lenicov, Jorge Sarghini, Gerardo Oterno, Carlos Fernández….

Cuando Remes Lenicov debatía con su número dos, Jorge Todesca (hoy titular del Indec), cómo salir de la Convertibilidad -entre el 30 de diciembre de 2001 y el 2 de enero de 2002-, Pignanelli ejerció un rol clave: fue uno de los que sostuvo que el peso debía no aumentar más de $4.

Remes-Todesca se preguntaban cuál debía ser la magnitud del aumento del dólar (hasta el momento 1 a 1 con el peso). Pignanelli, que había sido director del Banco Provincia en la década del ochenta y ahora ocupaba un sillón en la mesa del Directorio del Banco Central, había hecho aquel cálculo.

Mirá también
A los 69 años, murió Aldo Pignanelli, ex presidente del Banco Central

“Pensábamos que con esa mejora la producción industrial se recuperaría en seis meses y el sector financiero no quebraría”, dijo una vez. “La Argentina no necesitaba grandes inversiones para ponerse en marcha porque ya tenía un aparato productivo que había sido instalado en la década anterior, como, por ejemplo, en el sector automotriz”.

Pignanelli participó activamente de las reuniones del equipo económico que derogó la Convertibilidad en aquellas primeras horas.

Mirá también
Nicolás Dujovne: "La fórmula Macri-Pichetto refuerza la tendencia de la economía"

Por entonces, además de ocupar una silla en el directorio del Central, era el dueño de Burletex, una fábrica de burletes de goma en Lanús. Gracias a la devaluación, Burletex terminó exportando sus productos a África ese mismo año.

En un encuentro con el equipo económico, Pignanelli aseguró a sus integrantes que el Fondo Monetario estaba dispuesto a otorgar la mitad de los US$ 40.000 millones que costaría salir de la convertibilidad —según él mismo había calculado—. “Pensábamos que los US$ 20.000 millones restantes podíamos financiarlos a través de una operación de reestructuración de deuda”.

Aldo Pignanelli tuvo diferencias con Roberto Lavagna cuando uno ejercía la presidencia del Banco Central y el otro era Ministro de Economía. Luego compartieron filas en el Frente Renovador.

Aldo Pignanelli tuvo diferencias con Roberto Lavagna cuando uno ejercía la presidencia del Banco Central y el otro era Ministro de Economía. Luego compartieron filas en el Frente Renovador.

Pignanelli estuvo debajo de Roque Maccarone primero, y de Mario Blejer después. Siempre recordó sus choques con Roberto Lavagna. Aunque después compartieron filas en el Frente Renovador, mucho más acá en el tiempo.

Pignanelli presidió el BCRA en el segundo semestre de 2002. Luego lo reemplazó Alfonso Prat-Gay.

Seguir leyendo

Política

Murió Aldo Pignanelli, ex presidente del Banco Central

Published

en

Por

Aldo Pignanelli, expresidente del Banco Central y últimamente cercano al Frente Renovador, murió este sábado, a los 69 años. El economista sufría cáncer de próstata. En abril pasado se había postulado para las elecciones en el Consejo de Ciencias Económicas, que se realizarán este miércoles.

Pignanelli, nacido en Lanús el 1° de abril de 1950, ocupó la presidencia del Banco Central entre el 25 de junio y el 11 de diciembre de 2002. Había sucedido a Mario Blejer y luego fue reemplazado por Alfonso Prat-Gay.

Tras recibirse en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires y asesorar a empresas del ámbito privado, su carrera en el escenario político comenzó a mediados de los años ochenta, como secretario de Economía de la municipalidad de Moreno.

En los últimos años se desempeñó como asesor de Sergio Massa en el Frente Renovador.

En abril sorprendió al postularse a la presidencia del Consejo de Ciencias Económicas.

Al conocerse la noticia, sus colegas y amigos se expresaron en las redes sociales.

Aldo Pignanelli diserta en una reunión del gabinete de Eduardo Duhalde, en agosto de 2018, en medio de los temblores económicos del gobierno de Mauricio Macri.

Aldo Pignanelli diserta en una reunión del gabinete de Eduardo Duhalde, en agosto de 2018, en medio de los temblores económicos del gobierno de Mauricio Macri.

“Profundo pesar por la partida de Algo Pignanelli”, escribió Roberto Lavagna, que ejerció el Ministerio de Economía entre abril de 2002 y noviembre de 2005. Y completó: “Gran profesional, apasionado por Argentina pero, sobre todo, un excepcional ser humano. Mi acompañamiento y afecto a su familia”.

Sergio Massa durante una reunión con su equipo: Graciela Camaño, Marco Lavagna, Aldo Pignanelli y Sergio Massa.

Sergio Massa durante una reunión con su equipo: Graciela Camaño, Marco Lavagna, Aldo Pignanelli y Sergio Massa.

Marco Lavagna, que trabajó junto a él en el seno del Frente Renovador, lo despidió: “Vamos a extrañarte. Un abrazo fuerte a su familia en este triste momento”.

Aldo Pignanelli en su época de presidente del Banco Central.

Aldo Pignanelli en su época de presidente del Banco Central.

Noticia en desarrollo

Seguir leyendo

Política

Secretos detrás del vice de Macri: el inesperado romance Pichetto-Durán Barba

Published

en

Por

– Pensé que eras el típico peronista chanta- le dijo Jaime Durán Barba.

– Y yo pensé que vos eras un simple marketinero- respondió Miguel Angel Pichetto.

A fines del año pasado chocaron los planetas. Cara a cara y sin testigos, el asesor estrella de Mauricio Macri y el senador peronista hablaron largamente.

Miguel Pichetto, junto a dos peronistas históricos del PRO: Diego Santilli y Cristian Ritondo, el jueves.

Miguel Pichetto, junto a dos peronistas históricos del PRO: Diego Santilli y Cristian Ritondo, el jueves.

Se habían conocido poco antes en una entrevista conjunta que les hizo Jorge Fontevecchia en Perfil. Después de aquel encuentro se vieron varias veces. Hablaron mucho de política, pero sus primeros puntos de contacto fueron sobre historia y literatura. Los dos son fanáticos de Jorge Luis Borges y de Leopoldo Marechal y ambos se consideran adictos a las biografías. A Pichetto le interesó siempre la vida de Charles de Gaulle, de Winston Churchill y de Napoleón Y sobre todo la de John Fitzgerald Kennedy, de quien leyó cuatro biografías distintas.

El estratega ecuatoriano suele decir que le atrae la gente que piensa. No le importan las ideologías sino, simplemente, que las personas no sean superficiales. En la Argentina hizo amigos que no siempre piensan como él: desde Carlos Corach, Miguel Angel Toma y Carlos Grosso hasta Juan José Sebreli. El jueves por la noche con Sebreli mantuvo una encendida discusión sobre la teoría del Big Bang. Los habituales clientes de La Biela los miraban absortos.

Mirá también
Compañeros, siempre fuimos compañeros

Ya el año pasado, Mauricio Macri había puesto la lupa sobre Pichetto. Lo habló con Marcos Peña y con Rogelio Frigerio. “Me encanta, es muy preparado, un estadista. Pero tiene un problema: es muy K” les dijo. Con el tiempo, Macri revisaría su opinión Entre otras cosas porque le empezó a prestar atención a sus entrevistas por televisión. Sus posiciones eran duras y por momentos parecía correr por derecha al Gobierno en cuestiones de seguridad y política migratoria. Era, sin serlo, como un álter ego: expresaba lo que muchos macristas piensan y reprimen. Sin embargo, las dudas sobre su accionar no terminaban de despejarse. ¿Por qué era tan funcional a Cristina frente a sus causas judiciales? Cuando se discutió si el Senado debía quitarle los fueros para que la expresidenta pudiera ir presa, un jurista les dijo a varios funcionarios que Pichetto no actuaba solo por corporativismo. Que basaba su negativa en un razonamiento jurídico sólido.

Macri y Pichetto se reunieron a solas en muchas ocasiones. Fueron encuentros intensos entre quien se jacta de representar “lo nuevo” y alguien al que, según los principios del PRO, expresa “lo viejo”. Pichetto fue concejal de Sierra Grande en 1983 y desde entonces hizo toda la carrera política. Fue diputado, candidato a gobernador por Río Negro, llegó a senador de la mano de Carlos Menem y fue reelecto dos veces con la bendición de Néstor Kirchner primero y de Cristina más tarde.

La figura presidencial despierta respeto en Pichetto, independientemente de quien ocupe el sillón. Por eso, cuando habla de Macri nunca lo llama por el nombre ni por el apellido. Tan solo dice “el Presidente quiere o el Presidente piensa”. Tiene, en ese punto, una diferencia con Durán Barba. En el inicio de la gestión, el ecuatoriano le propuso al Gabinete que lo llamaran “Mauricio”. Cree que eso ayuda a que no se la crea y que está más a tono con los tiempos de hoy.

Elisa Carrió dio su consentimiento en la elección del vice de Macri y habló por teléfono con Pichetto.

Elisa Carrió dio su consentimiento en la elección del vice de Macri y habló por teléfono con Pichetto.

Pese a los coqueteos, nunca habían hablado de cargos. Durán Barba tiene predilección por las mujeres. El ofrecimiento llegó hace muy pocos días, cuando en el Gobierno vieron que el regreso de Sergio Massa al kirchnerismo era un hecho y que Roberto Lavagna no era todo lo amplio que Pichetto creía. Se abría una ventana inesperada. El jefe de Estado no se involucró en persona de entrada. Ya había fracasado al intentar seducir a Juan Manuel Urtubey en su última visita a Salta. No podía exponerse a otro fracaso. A Pichetto, antes del ofrecimiento concreto, le mandaron como emisario a un viejo conocido. Después de aquella charla, el enviado macrista se sentó a conversar en la residencia de Olivos.

-Quiere venir- informó el hombre.

¿Y qué pide a cambio?

-Nada.

-¿Cómo que nada?

-Nada. Dice que la elección que viene es de vida o muerte entre un modelo democrático y capitalista y un populismo autoritario y que él quiere estar de nuestro lado.

El ministro Rogelio Frigerio venía hablando con Pichetto en los últimos años.

El ministro Rogelio Frigerio venía hablando con Pichetto en los últimos años.

Las últimas dudas se disiparon de golpe: no había pedidos ni reclamos por lugares en las listas, ni siquiera preguntas sobre cómo iba a ser financiada la campaña. Esas exigencias podrían surgir ahora, pero no fueron parte de la negociación “Es él”, se acordó. Pero no se lo confirmaron.

Para cumplir con la promesa de que sus aliados no se enteraran por los medios, Macri hizo una última rueda de llamados. Elisa Carrió le dijo que iba a apoyar al que él eligiera y fue una de las primeras en enterarse. La diputada llamó a Pichetto por teléfono y le dio la bienvenida. Quedaron en charlar en persona en las próximas semanas. Otra ambrosía que dejará el cierre de listas.

Mirá también
Alberto Fernández se mostró con intelectuales "rivales" de Carta Abierta y criticó los "años de obediencia" en el kirchnerismo

Los radicales también lo cortejaron. Gerardo Morales, Alfredo Cornejo y Ernesto Sanz, que venían pidiendo que Cambiemos se ampliara a espacios peronistas, apostaron fuerte a su designación. Morales lo llamó el lunes para asegurarse de que fuera a aceptar. Así quedaba relegada la posibilidad de que una mujer de la UCR integrara la dupla.

En rigor, Macri nunca estuvo convencido de llevar a un radical en la fórmula. Quienes lo conocen desde que puso los pies en la arena política sabían que iba a buscar cualquier otra alternativa. Si no podía ser Gabriela Michetti, como él quería hasta que sus aliados empezaron a hostigarlo con reclamos -en sintonía con el Círculo Rojo-, tenía que encontrar la vuelta para no llevar en la boleta un apellido de la UCR. A propósito de Michetti: la actual vicepresidente se enteró de la designación en Nueva York, el mismo martes. Macri la llamó para informarle una hora antes de publicar el tuit con la noticia, que ya había sido revelada por clarin.com.

Gerardo Morales llamó el lunes a Pichetto para asegurarse de que aceptaría el ofrecimiento.

Gerardo Morales llamó el lunes a Pichetto para asegurarse de que aceptaría el ofrecimiento.

La última conversación de Pichetto con Durán Barba fue para coordinar cómo moverse en los medios. A las pocas horas, el senador participó de la primera reunión de Gabinete. Cerca del legislador cuentan que no hubo consejos de marketing. Al contrario. “No quieren sumar a otro PRO. Quieren que Miguel recorra el país ‘a la peronista’”, aseguran sus colaboradores. Seducir a gobernadores será una de sus tareas. Ya habló con casi todos. La mira no está puesta en octubre. Está puesta en el balotaje. El primero en hacerle un guiño fue el cordobés Juan Schiaretti.

El Gobierno ya puso a disposición del candidato un despacho en la sede de la calle Balcarce, en San Telmo. Es un edificio bien PRO. Las paredes están cubiertas con frases escritas a manos del tipo “sí, se puede”, “es acá, es ahora”, “a salir a la cancha y dejar todo” y las oficinas están decoradas al estilo Google, con tablones de colores que separan los escritorios y banderines que caen del techo. Todo está supervisado por jóvenes de la generación Millennials, que a veces se quedan a comer asados y a escuchar música house en la terraza. Amanece un nuevo mundo para Pichetto. 

Seguir leyendo

Política

Cada candidato presidencial no podrá gastar más de $ 905 millones en toda la campaña electoral

Published

en

Por

Los candidatos presidenciales podrán gastar en total hasta 905 millones de pesos en la campaña electoral que empezará el 22 de este mes y si hay segunda vuelta terminará el 24 de noviembre. Así lo dispuso la Cámara Nacional Electoral, integrada por integrada por Alberto Dalla Via y Santiago Corcuera, al fijar los topes para los gastos electorales de las PASO, elecciones generales y segunda vuelta si hay balotaje. En este supuesto, la campaña de este año durará cinco meses.

Ese monto, no incluye los gastos para las categorías de diputados o senadores y otros cargos que ven por cuerda aparte y aumentaría aquella cifra.

Ese “techo” de gastos abrió un incipiente debate sobre si es una cifra realista que permitirá a los candidatos sufragar con fondos blancos los tres principales gastos que tienen: campaña propiamente dicha -incluye movilización del candidato, actos y encuestas-, impresión de boletas y la logística de tener que movilizar miles de fiscales para las casi 100 mil mesas electorales que deberán desplegarse. Por ejemplo, una encuesta telefónica que abarque “1.500 personas cuesta unos 150.000 pesos, un focus group nacional, 800.000 y una encuesta presencial para todo el país llega a unos 5 millones de pesos”, estimó un encuestador que pidió a Clarín mantener su nombre en el anonimato.

Tanta reglamentación se debe a que el financiamiento de las campañas es siempre un punto de contacto gris entre la política y los negocios.

Por lo pronto, los partidos y alianzas no podrán gastar más de 226 millones de pesos para sus campañas presidenciales nacionales con vistas a las PASO del 11 de agosto, según resolvió el máximo tribunal electoral del país.

En tanto, que el límite para las campañas en la provincia de Buenos Aires será de 83 millones y para la Capital Federal, 18 millones. Las otras provincias tienen gastos menores (Ver .https://www.electoral.gob.ar/).

En cambio, para las elecciones generales del 27 de octubre el tope para las campañas presidenciales será casi el doble de las PASO: 453 millones. En tanto, que en las elecciones a gobernador bonaerense y jefe de gobierno porteño solo se podrá gastar 167 millones y 36 millones, respectivamente. Y para la segunda vuelta, si hay balotaje, el tribunal electoral permitió gastar la mitad de esa cifra.

Si los partidos violan esos limites estarían infligiendo las leyes 26.215 (de financiamiento de partidos políticos) y 26.571 (de transparencia electoral). Además, los partidos deberán entregar un informe de estimación de gastos antes de las elecciones y otro después con los gastos realmente efectuados para intentar controlar el financiamiento en negro de las campañas.

En cuanto a los aportes privados que puedan hacer personas o empresas el límite para los candidatos presidenciales en las PASO nacionales, como distrito único, se fijó en 4.535.618. Mientras que para las campañas a gobernador en Buenos Aires es de 1.674.668 y a jefe de gobierno para la ciudad de Buenos Aires, 363.010. El monto tiene relación con la cantidad de electorales para cada distrito.

En las elecciones generales, los límites para las donaciones de personas o empresas a los postulantes al sillón de Rivadavia no podrán ser más de 9 millones de pesos. Aquellos que quieran donar a los candidatos a gobernador bonaerense o jefe de gobierno porteño no podrán excederse de los 3.349.335 pesos y 726.020 pesos, respectivamente.

Además de las donaciones, los partidos recibirán en total 600 millones de pesos de parte del Ministerio del Interior como aporte a distribuirse según los votos que obtuvieron en las elecciones del 2017. Y a cada agrupación nacional se le pagará la impresión de dos padrones de boletas electorales y tendrán unos días antes de la votación espacios gratis en los medios de comunicación audiovisuales. Aunque, en general, algunos políticos se imprimen otros dos padrones de boletas que generalmente pagan con fondos negros.

Luego del escándalo de la efedrina y el Triple Crimen de General Rodríguez del 2008, la ex presidenta Cristina Kirchner había hecho prohibir los aportes de empresas, pero este año, tras un arduo debate, el Congreso volvió a permitir las donaciones de personas jurídicas. Una de las víctimas de esa tragedia, Sebastián Forza, había donado 200 mil pesos a la campaña de Cristina y Julio Cobos del 2007. Luego se descubrió más aportes ilegales del sector farmacéutico. Por su parte, se descubrió que en la campaña del 2017 de Cambiemos en el territorio bonaerense unos 567 de los 4.721 aportantes físicos eran beneficiarios de planes sociales sin recursos como para hacer donaciones. El caso lo difundió desde la cárcel de Ezeiza el ex secretario de Planificación, Roberto Baratta. Además, la causa de los cuadernos de las coimas demostró un aceitado mecanismo de financiamiento ilegal de la política en la época K de parte de contratistas de obra pública.

Sobre aquella incipiente discusión en torno al realismo de las cifras, el secretario de Asuntos Políticos del ministerio del Interior, Adrián Pérez, dijo a Clarín que “los límites para aportes y gastos definidos por la Cámara Electoral en realidad son estrictamente los que surgen de la ley”. “Cada año electoral la Cámara publica estos topes. A partir de la reforma de la ley de financiamiento, el cálculo incluye esta vez a las personas jurídicas y actualiza el modo de calcular los topes de aportes”, agregó.

La reforma aprobada por el Congreso impuso, además, “criterios que apuntan a transparentar el financiamiento político y busca al mismo tiempo fortalecer todas las herramientas de control: como mayores recursos para la justicia y procedimientos más eficientes”, explicó.

“Creo que para esta elección vamos a tener un mejor esquema legal para regular el financiamiento, con normas más realistas por un lado pero también con mayores capacidades para controlar, investigar y eventualmente sancionar, aseguró Pérez.

Por su parte, el director ejecutivo de Poder Ciudadano, Pablo Cecchi, dijo que “es difícil decir si son límites realistas”. “El tema es que no sabemos, desde la sociedad civilcuál es el costo real de una campaña. Lo que declaran (en los informes) es mucho menos”, advirtió.

“Hay que recordar que la campaña este año es más larga. Algunas versiones hablan de que el costo real de una campaña es de de 100 millones de dolares”, subrayó. “De todos modos, en principio, parecen límites razonables”, afirmó Cechi

La campaña comenzará formalmente el 22, luego de que se inscriban los candidatos. Pero la población sentirá recién el gran impacto con el inicio de la campaña en los medios audiovisuales para las PASO del 11 de agosto que arrancará el 7 de julio.

Seguir leyendo

Lo + Visto