Conéctese con nosotros

Actualidad

Bolsonaro promueve el caos en el aparato estatal brasileño
Diciembre 2022 – Bruno Lima Rocha (@blimarocha)

Publicado

Activar

El proyecto de desmantelamiento del servicio público en Brasil va de la mano de un plan más refinado. No se trata de privatizar el mayor conjunto de funciones y deberes del Estado, sino de quitarle al gobierno la capacidad de gobernar. Similar al plan económico de la dictadura de Pinochet en Chile (1973-1990), el especulador Paulo Guedes, superministro de Economía de Jair Bolsonaro, avanzó en estas medidas, generando en la práctica una mala gestión.

En la primera semana de diciembre de 2022, más de 37 días después de la derrota electoral de Bolsonaro y aún con un campo de protofascistas llamando a un golpe militar frente a los cuarteles, la devastación tomó forma de recortes del presupuesto en el Ministerio de Educación (MEC) . El saliente gobierno Bolsonaro (menos de treinta días antes de su salida) admite que no puede permitirse pagar los 14.000 médicos residentes. En Brasil, los recién graduados en medicina buscan el programa nacional de residencia médica y las becas son pagadas por el MEC. Sin residentes, los hospitales universitarios simplemente no funcionan, llegando al corazón de la red pública organizada por el Sistema Único de Salud (SUS).

El 1 de diciembre, el gobierno encabezado por militares activos y retirados y un pequeño grupo de economistas dedicados a la especulación financiera, llevó al despacho de Jair Bolsonaro el borrador de un decreto mortal. En este, los contratos dejan de tener vigencia, quitándose al Poder Ejecutivo el compromiso de pagar “gastos no obligatorios”, como becas de estudio, becas de investigación, facturas de luz y agua y prestación de servicios “secundarios” como limpieza y aseo. No se trata de librarse de gastos extras, sino de agotar las instituciones universitarias federales y los institutos técnicos. La red universitaria y politécnica más grande del país pertenece al gobierno nacional y se amplió notablemente en los ocho años del reelegido Lula de este año (2003-2010) y los primeros cuatro de Dilma (2011-2014).

El país cuenta con dos agencias federales que fomentan y financian becas de maestría, doctorado y pasantías de posdoctorado. Una es la CAPES (Coordinadora de Perfeccionamiento de Personal y Educación Superior), fundación vinculada al MEC, por lo tanto, blanco directo de los recortes presupuestarios. El otro organismo es el Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (CNPq), con vínculos institucionales con el Ministerio de Ciencia y Tecnología (MCT). Los recortes simplemente dejan sin pagar toda la investigación científica brasileña en curso apoyada por las subvenciones de CAPES. Solo sobre esta base de financiación pública a la ciencia, hay más de 100.000 becarios sin ingresos en diciembre. Sumando los médicos residentes, hay 114 mil personas con un papel central en la investigación y los servicios científicos brasileños. Es como cortar el oxígeno de un buzo mientras de aguas profundas mientras el todavía está en el fondo de un río de la cuenca Amazónica.

Es posible que cuando este texto comience a circular, tengamos más informaciones y novedades, como una acción urgente en el Supremo Tribunal Federal (STF, el tribunal constitucional brasileño) o un acuerdo del gobierno de transición para retirar fondos de otros rubros. Una posibilidad para elaborar un presupuesto con urgencia es retirar fondos a los parlamentarios (diputados y senadores federales), emitiendo un juicio para que estos recursos de gabinete (el llamado Presupuesto Secreto, ya que el procedimiento se realiza en secreto de regimiento sin el nombre del parlamentario que exige el presupuesto) sean los salvavidas de la Educación y la Salud. Otra posibilidad es el gobierno saliente destravar una parte del presupuesto. Recursos hay y son sobrantes.

Publicidad

Pero la destrucción no se detiene allí. La situación es una mezcla de escándalo y calamidad intencional. El 20 de noviembre de este año, el diario conservador O Estado de São Paulo publicó un editorial demoledor. Titulado Enemigos del Estado, el texto afirma el recorte en el programa que pone a disposición medicamentos genéricos a bajo precio (Farmácia Popular, lamentablemente basada en la importación de principios activos) y el sonado escándalo que promete la campaña de Bolsonaro: mantener la emergencia plan de ayuda de BRL 600,00 (USD 114 dólares) – simplemente no estaban garantizados.

La falta de gestión de vacunas, la ruptura del Plan Nacional de Inmunizaciones (PNI) es parte de este desmantelamiento programado. Según la editorial.

“Con casi 700.000 muertos, una nueva ola de casos y coberturas vacunales insuficientes, el país podría tener que descartar 13 millones de dosis de inmunizantes contra covid-19 con fechas de vencimiento a punto de vencer. El daño, según el Tribunal Federal de Cuentas (TCU), podría llegar a casi R$ 2 mil millones. Alegando que se trata de información confidencial, el Ministerio de Salud resiste el pedido de información de miembros del gobierno electo sobre el stock de medicamentos en la red pública, desde analgésicos hasta antirretrovirales para el tratamiento del VIH. La carpeta tampoco presentó datos sobre la cola de personas que buscan atención en el Sistema Único de Salud (SUS) y sobre la previsión para adquirir vacunas del Programa Nacional de Inmunizaciones (PNI)”.

Por si fuera poco, el Registro Cadastral Único (CadÚnico) de beneficiarios de los programas sociales del gobierno federal está desactualizado. Al exigir la presencia física de los más necesitados se forman enormes colas y muchas familias no son atendidas. El diario de élite de São Paulo refuerza que:

El equipo de transición recibió información de que hay 5 millones de procesos relacionados con prestaciones del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) con análisis atrasado. El diario Valor mostró que los beneficiarios del Auxílio Brasil han visto bloqueados sus pagos sin motivo aparente. Resolver el problema requiere meses de espera para programar una atención presencial en los Centros de Referencia de Asistencia Social (Cras), colas que probablemente se dispararán con la tardía investigación sobre el crecimiento de las familias unipersonales en el Registro Único (CadÚnico ), comenzó convenientemente solo después del segundo turno».

Otra área seria de desmantelamiento es la protección del medio ambiente. Instituciones respetadas, como el Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables (IBAMA), vinculado al Ministerio del Medio Ambiente (MMA), están sin fondos y con posiciones de liderazgo bajo el mando de laicos y militares. Lo mismo ocurre con el Instituto Chico Mendes para la Conservación de la Biodiversidad (ICMBIO), del mismo ministerio y destinado a cuidar áreas de preservación pertenecientes al gobierno nacional.

Publicidad

Como ya hemos mencionado en este texto, el volumen de recursos puede cambiar, así como el ancla fiscal y las reglas presupuestarias. La capacidad de componer con oligarcas, agendas corporativas y fracciones de la clase dominante es más que suficiente para Lula y su equipo. El problema de fondo es otro. Es la observación práctica que en América Latina la derecha en general y la extrema derecha en particular se basan en destruir al servicio público de su capacidad de generar beneficios para la sociedad.

Cualquier situación semejante con la constitución chilena de la dictadura de Pinochet no es casualidad. La diferencia es el régimen liberal-democrático, pero este tampoco tiene apoyo a largo plazo, si la ciudadanía no se hace una idea de realización en la vida. La lucha por la supervivencia es el talento y el destino de los pueblos latinoamericanos. Una parte importante de las élites y fracciones de la clase dominante que aquí operan son destructores profesionales de todo lo que pueda generar un mínimo de felicidad para la mayoría de la gente.

Bruno Lima Rocha es politólogo, periodista profesional y profesor de relaciones internacionales (estrategiaeanaliseblog.com / [email protected])

Publicidad
Haga clic en el comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *