Conectá con nosotros

Mundo

Brasil: a un año del asesinato de Marielle Franco

Published

en



A un año del asesinato de la activista brasileña Marielle Franco y su chofer, diversas manifestaciones en Brasil y el mundo se han realizado para exigir justicia para el caso. Esta semana, la policía presento a dos posibles responsables del homicidio, sin embargo, se exige conocer el móvil y los autores intelectuales. teleSUR https://videos.telesurtv.net/video/768986/brasil-a-un-ano-del-asesinato-de-marielle-franco/

Publicidad
Comentar

Deja un comentario

Mundo

Los líderes europeos no logran superar sus líneas rojas en el reparto de cargos de la UE

El Partido Popular Europeo, liderado por Angela Merkel, planta cara a Emmauel Macron por el reparto cargos en la Unión. Leer

Published

en

Por

“Ayer era cautamente optimista. Hoy, soy más cauto que optimista”. Al presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, le gustan las frases potentes, los juegos de palabras, los mensajes cargados de simbolismo y poesía. Ha entendido que la comunicación institucional requiere de citas de canciones, chistes e incluso de fotos provocadoras en Instagram. Eso le da una plataforma, una audiencia más amplia que la que sigue los temas europeos. Y sacia parte de su ego. Su tuit de hoy, minutos antes de empezar el Consejo Europeo en Bruselas, no es de los más logrados, pero resume perfectamente tanto el carácter del polaco, siempre buscando el lado positivo de las cosas, como el espíritu de los jefes de Estado y de Gobierno, enquistados y más bien resignados a volver a verse en unos días para desatascar un tema fundamental: los nombramientos de quienes presidirán la próxima legislatura europea.

La jornada de hoy se ha convertido en la del “no”. Hay una multitud de voces que pedían, casi exigían, celeridad. El 2 de julio se reúne por primera vez el nuevo Parlamento Europeo, y hay casi unanimidad en la necesidad de tener ya configurado el mapa. No es estrictamente obligatorio, pero ayudaría mucho y mandaría señales de calma al continente y los mercados. Hasta la propia Angela Merkel, poco partidaria de autolimitarse, habla de ese día como tope. Eso quiere decir que habrá un nuevo encuentro la semana que viene, a pesar de los problemas logísticos por el viaje a Estrasburgo y porque hay una cumbre del G20 en Japón que retendrá a muchos pesos pesados. Pero a pesar de la voluntad, la realidad es tozuda.

“Mi sensación es que estamos lejos. En las últimas semanas hemos escuchado muchas negativas, contra nombres: ‘no’, ‘no’, ‘no’. Pero lo que necesitamos es que empieza a haber ‘síes”, lamentó el letón Karins. “El espíritu de compromiso está en aguas revueltas, lo que quizás sea un tanto sintomático de estos tiempos”, prosiguió. Y llevaba razón. Italia únicamente está obsesionada con que el alemán Jens Weidmann no ocupe la presidencia del BCE, a pesar de la campaña de maquillaje que ha puesto en marcha. Verdes, socialistas y liberales, que cualquiera menos Manfred Weber en la Comisión. Francia, que los ‘Spitzenkandidaten’ son absurdos, “una ficción europea”, y no pueden triunfar. Visegrado, que el holandés Timmermans, su archienemigo, no puede obtener puestos. Y así, todos.

La Cumbre de hoy tenía muchos temas en la agenda: cambio climático, con la ambición de un consenso para fijar en 2050 una fecha para la reducción a cero de las emisiones. Renovar las sanciones a Rusia un año. Reflexiones sobre desinformación y amenazas híbridas. O un cajón desastre de temas internacionales. Pero el asunto fundamental era, es y seguirá siendo el reparto institucional. Y ahí el bloqueo es total y creciente. Con un nivel de belicosidad peligroso. Habrá acuerdo, porque no puede no haberlo. Esta semana, la que viene o en un mes, de eso no hay duda. El problema es todas las cicatrices y rencores que pueden quedar y que hagan todavía más ingobernable una legislatura y una UE presionada por desafíos y enemigos, internos y externos.

Entre las facciones, por un lado, socialistas y liberales, representados por Pedro Sánchez y Emmanuel Macron, aliados para tumbar la candidatura de Manfred Weber a la presidencia de la Comisión Europea y para intentar romper el monopolio del Partido Popular Europeo, que este fin de legislatura copaba la dirección de la Comisión y el Consejo Europeo. Del otro, precisamente el PPE, furioso y decidido al contraataque. “Vamos a que no haya voto. Hay que parar la máquina y hacer entrar en razón a Macron. Él no manda aquí, Bruselas no es París, y sin el PPE no se puede hacer nada. Les guste o no, somos la primera fuerza europea”, explica una alta fuente en Bruselas.

Antes de cada Cumbre, los líderes de los 28 se reúnen con sus colegas de partido. La reunión del PPE de este jueves, con siete primeros ministros (Chipre, Rumanía, Bulgaria, Letonia, Croacia, Irlanda y la canciller alemana), ha concluido con un mensaje claro: no pasarán. Los líderes se conjuraron para dos cosas. La primera, plantar cara a Macron y hacerle ver que por las malas, nada. La segunda, defender a capa y espada el derecho de los conservadores a obtener la presidencia de la Comisión Europea, el tesoro más preciado. “No vamos a renunciar, ni a la Comisión ni a Manfred. Es hora de devolver los golpes”, explica con micrófono apagado otro líder popular.

En la UE hay ahora mismo muchas divisiones. Académicos o analistas, por ejemplo, apuntan mucho al BCE y la relevancia de elegir como sucesor de Draghi a la persona adecuada. Pero gobiernos, embajadas y funcionarios se inclinan sin duda por el grial de la Comisión. Hay una masa creciente que considera puestos como el de la alta representante para la Política Exterior como secundario, pero sigue habiendo capitales y corrientes que se apegan al puesto por su valor simbólico y el hecho de que se considere formalmente un ‘top job’, uno de los elegidos a dedo por los líderes. De lo visto y escuchado este jueves, parece claro que la fractura ideológica pesa más que la geográfica en general, salvo quizás con la excepción del grupo de Visegrado (checos, eslovacos, húngaros y polacos) y, a su manera, el Benelux. Y la influencia de partido más incluso que la de posibles intereses a medio plazo como Estados.

Durante semanas se han visto los pocos consensos y las muchas diferencias. Las normas dicen que debe tenerse en cuenta un equilibrio demográfico, geográfico y de género. Gente del este y del oeste, hombres y mujeres, países grandes y algún pequeño. Según el búlgaro Borissov, el presidente Tusk planeaba poner tres nombres sobre la mesa para intentar un consenso en la Comisión. Pero tras reunirse con Macron o Merkel, y con una buena tanda de colegas, ha aceptado que el horno probablemente no estaba para esos bollos.

El presidente del Consejo recuerda constantemente que la unanimidad es deseable, pero no obligatoria. En 2014, Reino Unido y Hungría votaron contra Jean-Claude Juncker, y aun así salió adelante. Y está dispuesto a que se use la mayoría prevista en los tratados. Pero ahora mismo no hay un mínimo suficiente, ni en el Consejo ni en el Parlamento Europeo, que debe respaldar el nombramiento y votar en el pleno tanto al futuro presidente o presidenta como a sus comisarios.

Para eso hace falta más trabajo que el visto hasta el momento. Para algunos, como el presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani, la solución era encerrar a los líderes, como a los cardenales, y no abrir la puerta hasta que haya ‘fumata blanca’. Otros abogaban por no intentar un paquete completo, sino ir tratando de cerrar nombramientos uno a uno, empezando por el del BCE, por ejemplo. O incluso provocar una pequeña revolución y hacer que el Consejo Europeo elija no sólo al presidente, sino también a los vicepresidentes de la Comisión, dándole así más entidad y poniendo más trofeos sobre la mesa que permitan más equilibrios.

Pero todos saben la importancia de moverse. Por eso, por ejemplo, Nadia Calviño y Josep Borrell, dos de los nombres que más salen en las quinielas españolas y europeas, estuvieron el martes en Bruselas hablando, escuchando y tanteado. Por eso, el ‘sherpa’ de Sánchez, José Manuel Albares, estaba en La Haya esta semana y en permanente contacto con todas las delegaciones. Por eso el propio presidente voló el miércoles a Bruselas también y ha desayunado esta mañana con los primeros ministros de Bélgica, Holanda, Croacia y Letonia. Y se vio luego con Macron y el portugués Costa.

De esta semana lo importante no era salir ganador, sino no salir cadáver. Seguir con opciones y, ni descolgarse de lo que el dañado eje franco-alemán negocia, ni ponerse en su trayectoria tampoco. Macron ha sufrido muchos reveses en las últimas cumbres, parece menos hábil de lo que transmite y ha dejado escapar oportunidades claras al no ser capaz de forjar alianzas duraderas. Merkel, igual. Su sucesora no convence y su pareja de coalición, el SPD, insiste en Weber no cuenta con su respaldo y por tanto Berlín debe buscar alternativas. Pero si algo enseña la historia es que en los momentos clave y las decisiones fundamentales, los gigantes dan la cara. “No se puede sostener nada en oposición al eje franco-alemán, el motor es irremplazable e indispensable”, resumió ayer ante la prensa una fuente del Elíseo. Sonaba a imposición, sonaba prepotente. Pero sobre todo, sonaba cierto.

Conforme a los criterios de

Saber más

Fuente

Seguir leyendo

Mundo

Michelle Bachelet, entre las protestas de la sociedad y la propaganda chavista

El chavismo ha evitado que la Alta Comisionada de la ONU viese una simbólica protesta, protagonizada por familiares de presos políticos Leer

Published

en

Por

Derechos humanos

Jueves, 20 junio 2019 – 20:47

El chavismo ha evitado que la Alta Comisionada de la ONU viese una simbólica protesta, protagonizada por familiares de presos políticos

Michelle Bachelet habla durante una reunión con el ministro de Educación venezolano, Aristóbulo Istúriz, en Caracas. Yuri Cortez AFP

“¡Señora Bachelet, Maduro es Pinochet!”. Cientos de personas se han desplegado hoy en varias protestas en Caracas para alertar a la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, temerosos de que la agenda oficial y la propaganda revolucionaria desplegadas por el Gobierno de Nicolás Maduro le enturbie la mirada a Michelle Bachelet sobre la aplastante realidad venezolana.

La protesta más simbólica, protagonizada por familiares de presos políticos, ni siquiera ha sido vista por la ex presidenta chilena. El operativo bolivariano ha sacado a Bachelet por detrás del edificio de la ONU en el este de Caracas para que no escuchara sus lamentos.

“Por favor escúchenos, señora Bachelet. A mi esposo hasta le obligaban a comer sus heces fecales, lo torturaron, le arrancaron piel de las manos. Todos los militares detenidos son tratados con la mayor crueldad que puede existir”, ha asegurado Sandra Hernández, esposa del sargento Luis Bandrés, detenido por sublevarse contra el Gobierno de Maduro. Este militar ha encabezado la rebelión en el cuartel de Cotiza en enero pasado, apoyado por sectores populares. Organizaciones de derechos humanos también han denunciado las torturas que sufre, junto a otros oficiales, en la sede de la Dirección General de la Contrainteligencia Militar (Dgcim).

En el mismo lugar ha protestado un grupo de niños, hijos de los 59 colombianos detenidos hace casi tres años en un operativo para justificar la imposible presencia de un campamento de paramilitares a pocos metros del Palacio de Miraflores. “Han sido tres años terribles, nuestra situación es crítica, incluso muchas mujeres e hijos se han ido del país. Le pedimos que se ponga la mano en el corazón y haga justicia”, ha denunciado Isveth Rivero, mujer de uno de los reclusos.

Luchadores sociales, familiares de presos, trabajadores de la salud, empleados de la industria del petróleo y profesores universitarios han unido sus voces, pese a los habituales malos modos de los agentes bolivarianos. Los paramilitares han agredido incluso a dos periodistas y les han obligado a borrar su trabajo, ante la connivencia policial, a pocos metros de donde Bachelet se reunía con los dos generales acusados de ocultar centros de tortura en las sedes del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), la Dgcim y la prisión militar de Ramo Verde.

“No se deje manipular, en Venezuela muere gente por pensar distinto. Mi papá (el general Raúl Isaías Baduel, antiguo ministro de Defensa de Chávez) lleva una semana desaparecido después de ser sacado sin orden judicial de La Tumba (Sebin). Ahí le aplican la tortura blanca: está todo el día sin luz natural, sólo recibe luz blanca”, ha clamado Andreína Baduel.

El chavismo controla la agenda de Bachelet, obligada a reunirse con los jerarcas de la revolución, que buscan que la Alta Comisionada vincule el desastre nacional con las sanciones financieras de los últimos meses. “En mi primera visita a Venezuela como Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, espero escuchar todas las voces y trabajar con todas los actores para promover y proteger todos los derechos humanos de todos los venezolanos”, ha precisado a las pocas horas de aterrizar.

Pero de momento sólo los medios bolivarianos tienen acceso a los distintos actos, mientras los medios independientes buscan la información de los miembros de la sociedad civil que también se reúnen con Bachelet. “Debe exigir que le permitan acceder a cárceles y hospitales. Si logra entrar, lo cual es difícil, puede narrar lo que ve. Y si no, puede evidenciar que Maduro solamente busca comprar legitimidad invitándola a un tour”, ha reclamado José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch.

De la misma opinión es Alfredo Romero, presidente del Foro Penal, quien se reunirá en las próximas horas con Bachelet, encuentro al que piensa asistir con el respaldo de 150 familiares de los 693 presos políticos encarcelados en las mazmorras revolucionarias.

“Esta visita es una conquista del pueblo venezolano, tuvimos que esperar 17 años para que un funcionario de esta envergadura pudiera estar de nuevo en Venezuela”, ha precisado Rafael Uzcátegue, coordinador de la prestigiosa ONG Provea, en un intento de matizar el mantra (“Maduro invitó a Bachelet”), que repiten hasta saciedad las televisiones chavistas.

Conforme a los criterios de

Saber más

Fuente

Seguir leyendo

Mundo

Trump tilda de “grave error” el derribo iraní de uno de sus drones

Aunque EEUU e Irán han mostrado que no están dispuestos a ir a la guerra, cualquier golpe mal medido o una reacción mal interpretada puede desembocar en un choque de trenes Leer

Published

en

Por

Escalada de tensión entre ambos países

Actualizado Jueves, 20 junio 2019 – 20:04

Aunque EEUU e Irán han mostrado que no están dispuestos a ir a la guerra, cualquier golpe mal medido o una reacción mal interpretada puede desembocar en un choque de trenes

<img src="https://serviciodenoticias.net/wp-content/uploads/2019/06/trump-tilda-de-grave-error-el-derribo-irani-de-uno-de-sus-drones-2.jpg" class="ue-c-article__media–image" alt="FILE PHOTO: U.S. President Donald Trump attends a campaign…”>
El presidente de EEUU, Donald Trump, durante el lanzamiento de su campaña presidencial, en Orlando. Carlos Barria REUTERS

“Presidente, ¿bombardeará Irán?”, ha preguntado un periodista hoy por la tarde al máximo dirigente estadounidense. “Lo sabréis pronto”, ha respondido Donald Trump que, poco antes, había calificado de “gran error” el derribo matutino, por parte de Irán, de un avión no tripulado de reconocimiento de EEUU. Así ha concluido otra jornada tensa, en la que el mundo ha vuelto a contener la respiración por la subida de un nuevo peldaño en la peligrosa escalada que mantienen Irán y Estados Unidos.

La cuestión principal en estos momentos sigue siendo dónde se hallaba el dron en el momento de ser derribado. El aparato, un RQ-4 Global Hawk, es uno de los más sofisticados del ejército estadounidense, capaz de alcanzar los 18 kilómetros de altura para tomar imágenes de alta resolución. Los Guardianes de la Revolución, que han anunciado su derribo de madrugada, han asegurado que se encontraba cerca del distrito costero de Jask, en la provincia de Hormozgan; EEUU, que se hallaba en espacio aéreo internacional.

“El dron espía” despegó, según un comunicado de las fuerzas iraníes, “a las 00:14 y apagó todos sus identificadores”. Luego, ha añadido, “prosiguió con su vuelo desde el estrecho de Ormuz al puerto de Chabahar”. “El dron comenzó a recolectar información en una operación de espionaje cuando regresaba hacia territorio occidental de la región cerca del estrecho de Ormuz, y violó el espacio aéreo territorial de la República Islámica de Irán”.

“Las fronteras son nuestra línea roja y todo enemigo que las viole no volverá atrás y será aniquilado. El único camino para los enemigos es respetar la integridad territorial de Irán y sus intereses nacionales”, ha declarado el comandante en jefe de la Guardia Revolucionaria, Husein Salami, pocas horas después de anunciarse el derribo, según la agencia semioficial Fars. El Gobierno de Hasan Rohani se ha sumado a las condenas. Su Ministerio de Exteriores ha denunciado una “violación” territorial “provocativa”.

El Pentágono ha refutado las alegaciones iraníes asegurando que son “categóricamente falsas”. “Fue un ataque sin provocación contra un activo” de EEUU “que no había violado el espacio aéreo iraní durante su misión”, aseha asegurado guró el lugarteniente general, Joseph Guastella, del Mando Central de la Fuerza Aérea estadounidense. El militar ha subrayado que el aparato derribado “cayó en aguas internacionales”. Fue interceptado, ha dicho, a 34 Km de la costa iraní -el espacio aéreo alcanza hasta 22,2 Km desde la costa.

Con todo, Irán se ha mostrado hoy dispuesto a llevar el caso a la ONU. Su ministro de Exteriores, Mohamed Yavad Zarif, ha denunciado una “guerra económica” contra Irán -para los iraníes, la raíz del actual problema se halla en las sanciones que Washington les impuso hace un año, tras retirarse del acuerdo nuclear- a través de Twitter: “No buscamos una guerra, pero defenderemos celosamente nuestros cielos, tierra y aguas. Llevaremos esta nueva agresión a la ONU y mostraremos que EEUU miente”.

Este miércoles no ha sido la primera vez que Irán tira a tierra un dron estadounidense. En diciembre de 2011, la Guardia Revolucionaria intervino en el sistema de navegación de un RQ-170 en el noreste del país, se hizo con su control, lo logró hacer aterrizar y lo exhibió como un trofeo. Tiempo después, mediante la ingeniería inversa, Irán logró construir su propio dron en base a ese modelo. En años posteriores, Teherán ha reivindicado haber derribado al menos dos aparatos más de este tipo.

Pero, esta vez, el golpe ocurre en plena escalada de acontecimientos, que discurren en sentido contrario a la diplomacia y que parecen precipitarse. Hace justo una semana del ataque con explosivos a dos petroleros en el mar de Omán, cerca del crítico estrecho de Ormuz -la misma zona, aproximadamente, donde ha tenido lugar el derribo de hoy-, del que Washington culpa a Irán. Entonces, como hoy, el Pentágono aportó imágenes -no verificables por este medio- que parecían corroborar su denuncia.

Adónde lleva la concatenación de incidentes actual es todavía una incógnita. Si bien, por un lado, tanto Irán como EEUU han expresado que no están dispuestos a ir a la guerra, la mayoría de observadores advierte de que, del mismo modo, un golpe mal medido, o una reacción mal interpretada por el rival puede desembocar rápidamente en un choque de trenes. En la Casa Blanca, halcones como el asesor en Seguridad Nacional, John Bolton, son conocidos por su belicosidad; también Teherán tiene sus figuras.

Por último está Trump, tradicionalmente partidario de replegar sus tropas de los escenarios militares de Oriente Próximo. Alguien que ha demostrado ser imprevisible. Que ha pasado semanas ofreciendo a Irán una negociación -Teherán dice que no puede fiarse de quien se fue del pacto atómico, y le exige, como paso inicial, un paso atrás en sus sanciones- pero que, del mismo modo, ha ordenado en el pasado asestar golpes contundentes. Su última conclusión hoy sobre el derribo del dron, frente a los periodistas, ha sido que, probablemente, se trató de “un error de alguien que no debería estar haciendo lo que hizo”.

Conforme a los criterios de

Saber más

Fuente

Seguir leyendo

Mundo

El Brexit, un grave daño al vínculo entre las dos Irlandas

Un informe revela el devastador impacto de la salida de la Unión Europea más allá de la frontera ‘dura’ entre Dublín y Belfast Leer

Published

en

Por

Reino Unido

Jueves, 20 junio 2019 – 19:39

Un informe revela el devastador impacto de la salida de la Unión Europea más allá de la frontera ‘dura’ entre Dublín y Belfast

Un manifestante envuelto en una bandera de la Unión Europea se sienta en el suelo durante las protestas en contra del Brexit, en 2016. Justin Tallis AFP

El Brexit tendrá un fuerte impacto en al menos 142 áreas en Irlanda del Norte, desde la salud infantil a la seguridad, pasando por la protección civil, la investigación sobre el cáncer o la telefonía móvil. El informe interno, mantenido en secreto por el Gobierno británico, ha sido finalmente hecho público a través de una petición popular y en aplicación de la Ley de Libertad de Información.

Hasta ahora, el principal argumento contra el Brexit era la vuelta a la frontera ‘dura’ y la instalación de aduanas, pero el informe saca a la luz el estrecho vínculo entre las dos Irlandas en materias como la energía, la alimentación o el transporte, y el trastorno que supondría la salida de la UE especialmente para el Ulster, donde el 56% de población votó a favor de la permanencia.

“Estoy contento de que esta información se haga pública para que quede constancia del alcance de la cooperación entre Dublín y Belfast”, ha declarado el primer ministro irlandés Leo Varadkar. “Este informe demuestra todo lo que se ha avanzado desde los Acuerdos de Viernes Santo y el interés que tenemos en proteger esos avances, más allá de prevenir la vuelta a una frontera ‘dura'”.

La gestión de residuos, la prevención de enfermedades infecciosas y la cooperación policial son otros de los apartados que más sufrirían con la salida de la UE, que abriría las puertas al contrabando, a la evasión de impuestos e incluso a la posible fuga de delincuentes hacia el norte, en ausencia de un mecanismo como la orden europea de arresto.

El movimiento de medicinas entre las dos Irlandas se vería gravemente afectado y obligaría a grandes cambios por parte de la industria farmacéutica, al igual que la industria láctea y el sector alimenticio (con mención especial a la cerveza Guinness, que se fabrica en Dublín y se embotella en Belfast).

Otro caso ilustrativo es el de la cooperación en materia de salud, como la red irlandesa de enfermedades cardiovasculares congénitas, que cuenta con una centro quirúrgico en Dublín y un centro especializado en Belfast, posiblemente desmantelados tras la salida de la UE, que obligaría a cancelar los planes de extensión de la red otras zonas de los dos países.

Conforme a los criterios de

Saber más

Fuente

Seguir leyendo

Mundo

Boris Johnson se medirá a Jeremy Hunt por el liderazgo conservador

Al cabo de cinco eliminatorias, los 10 candidatos iniciales han dejado paso a los dos finalistas, que tienen un mes por delante para hacer campaña antes de las ‘primarias tories’ Leer

Published

en

Por

Reino Unido

Actualizado Jueves, 20 junio 2019 – 19:18

Al cabo de cinco eliminatorias, los 10 candidatos iniciales han dejado paso a los dos finalistas, que tienen un mes por delante para hacer campaña antes de las ‘primarias tories’

<img src="https://serviciodenoticias.net/wp-content/uploads/2019/06/boris-johnson-se-medira-a-jeremy-hunt-por-el-liderazgo-conservador-2.jpg" class="ue-c-article__media–image" alt="PM hopeful Boris Johnson leaves the Parliament in London”>
Boris Johnson, a su salida del Parlamento británico. HENRY NICHOLLS REUTERS

Boris Johnson tendrá que medirse al actual secretario de Exteriores, Jeremy Hunt, en la batalla final por el liderazgo del Partido Conservador británico. Hunt ha vencido este jueves su pulso personal con el secretario de Medio Ambiente, Michael Gove, por apenas dos votos (77 a 75) y a una notable distancia del favorito (160).

Al cabo de cinco eliminatorias, los 10 candidatos iniciales han dejado paso a los dos finalistas, que tienen un mes por delante para hacer campaña antes de las “primarias” en las que votarán los más de 160.000 militantes “tories”. Se espera que el nombre del triunfador sea hecho público el 23 de julio, el mismo día en que Theresa May dejará Downing Street (aunque hasta entonces seguirá ejerciendo de primera ministra en funciones).

La ‘guerra sucia’ entre los últimos candidatos protagonizó la cuarta y la quinta ‘eliminatoria’. Los partidarios del gran favorito, Boris Johnson, lanzaron la consigna de humillar al secretario de Medio Ambiente Michael Gove y propiciar el voto táctico a favor de Jeremy Hunt.

Gove, que arrancó al ralentí tras las explosivas declaraciones sobre su consumo de cocaína en su juventud, fue subiendo enteros entre los 313 diputados “tories” que participaron en las ‘eliminatorias’ hasta arrebatar el segundo puesto a Hunt, considerado como el máximo rival de Johnson desde el inicio de la carrera hace apenas una semana.

Los partidarios de Johnson no han perdonado la traición de Michael Gove, cuando decidió presentar en el 2016 su propia candidatura tras la victoria del Brexit y torpedeó las ambiciones de su viejo compañero, allanando finalmente el camino a May.

Boris Johnson ha logrado afianzar su amplia mayoría a última hora con el apoyo del cuarto candidato en discordia, Sajid Javid, el “perdedor” de la penúltima tanda. Javid ya había expresado de antemano sus simpatías por el favorito, que podría compensarle con un “ascenso” en su futuro Gobierno (posiblemente como secretario de Exteriores).

Johnson recibió también este jueves el inesperado espaldarazo de ‘The Evening Standard’, el periódico que dirige el ex secretario del Tesoro George Osborne, que justificó su apoyo alegando que el favorito ha moderado su postura desde que entró en la carrera y que será “flexible” con la fecha límite del Brexit.

Boris es en cualquier caso el candidato más escorado hacia el Brexit duro. Al inicio de la campaña proclamó: “Nos vamos de la UE el 31 de octubre, con o sin acuerdo”. Su postura se ha moderado sin embargo en las últimas apariciones, en un esfuerzo de llegar a la facción centrista de su propio partido, arracimada en torno a la bandera de ‘One Nation’ (Una Nación).

La guerra desatada entre los candidatos en la recta final disparó sin embargo las alarmas por el temor a un impacto en la opinión pública que podría perjudicar aún más la ya devaluada imagen del Partido Conservador, devorado por las batallas internas por la cuestión europea. “No necesitamos este tipo de juegos”, advirtió la secretaria de Trabajo Amber Rudd, que decidió dar su apoyo a Jeremy Hunt.

Conforme a los criterios de

Saber más

Fuente

Seguir leyendo

Lo + Visto