La expresidenta Cristina Kirchner fue citada a indagatoria y deberá declarar el 13 de agosto en la causa como imputada por el pago de coimas millonarias durante su gestión. El juez Claudio Bonadio, quien lleva adelante la investigación junto al fiscal Carlos Stornelli, intenta determinar si esos bolsos con dinero terminaban en la casa de la exmandataria.

Esta mañana, detuvieron a exfuncionarios y empresarios por coimas durante la gestión kirchnerista. Entre los apresados, se encuentran Roberto Baratta, ex mano derecha de Julio De Vido; Gerardo Ferreyra, dueño de Electroingeniería; y Javier Sánchez Caballero, exgerente general de IECSA.

En el caso, fue clave la exmujer de Oscar Centeno, exchofer de Baratta, a quien llevaba en la supuesta recorrida que realizaba por las empresas relacionadas con el Ministerio de Planificación y que utilizaba el auto para recaudar coimas. Además, indicó que los bolsos con dinero terminaban en ese ministerio.

Por otra parte, los investigadores intentan determinar si el dinero recaudado terminaba en la casa de Cristina Kirchner en Capital Federal, ubicado en Uruguay y Juncal. Es que Centeno, quien está detenido, dejó constancia en ocho cuadernos de los días, horarios, nombres y montos de la coimas que las empresas le pagaban a funcionarios del Ministerio de Planificación; y entre esas anotaciones, desliza que llevó dinero al domicilio de la expresidenta.

Cabe destacar que Cristina no fue detenida porque tiene fueros por su condición de senadora. Una cuestión que llama la atención es que aún no haya sido citado a declarar Julio De Vido, ya que la investigación gira en torno al ministerio que tenía a cargo.