Conectá con nosotros

Deportes

De Jong recibe al Madrid tras su peor partido como profesional

Published

en

El Ajax cosechó ayer una durísima derrota en la Eredivisie ante el Heracles (1-0). A la hora de buscar culpables, todos los focos apuntaban a Frenkie de Jong, el joven prometedor por el que se peleó media Europa hasta que firmó por el Barcelona hace unos días. Y es que el jugador firmó un partido horrible.

Era su partido oficial con el Ajax número 68 y el futbolista de 21 años realizó su peor actuación en los 79 minutos que estuvo sobre el césped. De Jong perdió la posesión del balón en 20 ocasiones. Jamás había registrado tantas pérdidas en su carrera. El centrocampista deberá reponerse rápido, ya que su próximo encuentro es ante el Real Madrid en los octavos de final de la Champions League.

La afición pone todas sus esperanzas en la estrella del Ajax, por el cual el Barcelona llegó a pagar 75 millones de euros más 11 en variables (se incorporará en verano a las filas del club azulgrana) precisamente porque tenía ‘ADN Barça’ y un talento innato a la hora de gestionar la distribución de la pelota. De momento, el duelo de ayer es un caso aislado y sus actuaciones se cuentan más por exhibiciones que por noches para olvidar y contra el Real Madrid tendrá que demostrarlo, ya que la cita de mañana será su primer gran escaparate para darse a conocer en España.

Comentar

Publicidad
Comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Automovilismo

Mercedes piensa que el Ferrari todavía está sin exprimir

Published

en

Por

En Mercedes siguen viendo a Ferrari como un rival para las primeras carreras de la temporada, a pesar de los tres dobletes consecutivos. Piensan que, más allá de la ejecución del fin de semana y todo lo que conlleva, el SF90 es un buen coche por rendimiento, y que cuando la escudería de Maranello pueda cumplir en todas las áreas (configuración, fiabilidad, estrategia de carrera…), los resultados pueden llegar.

Al respecto, Lewis Hamilton: “Estamos operando con lo que tenemos al máximo potencial. Y habrá más rendimiento y mejoras en el futuro, daremos un paso adelante. En la última carrera fuimos lo suficientemente rápidos como para ganar, pero hubo cosas que pasaron y tienes que situarte en una buena posición para aprovecharlas. Lo hicimos. Los otros tienen un buen coche, el Ferrari es un buen coche, pero no parece que le estén sacando el máximo potencial y la ejecución no es una ejecución sin fallos que sí han hecho en el pasado. Todos tenemos altibajos”.

Toto Wolff, jefe del equipo, no deja de recordar que en los test de pretemporada se vieron a medio segundo por vuelta de los italianos, y que tuvieron que rediseñar completamente su Pack aerodinámico para la segunda semana: “El tercer día de aquella segunda semana empezamos a ver resultados y ya en el cuarto hicimos un tiempo que era alentador, pero nada más. Melbourne fue una sorpresa, en Bahréin Ferrari no fuimos lo suficientemente rápidos. Ferrari debió ganar por prestaciones puras, pero a pesar de que llevemos tres dobletes, esto no es lo que estamos viendo en la foto. Ferrari es muy fuerte y esperamos luchar con ellos por poles y victorias”.

El punto fuerte del Ferrari, según sus rivales, está en la potencia del motor: “Creo que su ventaja en línea recta, especialmente en las vueltas iniciales o con DRS habilitado, será todavía mayor”. Aunque esperaban que en Shanghái pudieran hacer uso de esa ventaja al inicio de la carrera, fue llamativo para todos en el paddock que el cambio de condiciones climatológicas (más frío, otra dirección del viento) perjudicó el ritmo de un SF90 que, parece, necesita que se alineen todos los astros para mostrar su verdadero rendimiento. Un ‘cavallino rampante’ que sigue generando expectación, cuando los resultados dicen lo contrario. Si alguien consigue domarlo…

Comentar

Seguir leyendo

Deportes

Los cinco mejores ‘NextGen’ del tenis mundial, en Barcelona

Published

en

Por

Los cinco mejores jugadores de la llamada ‘NextGen’ –menores de 21 años del Circuito ATP 2019 estarán presentes en el Barcelona Open Banc Sabadell-65º Trofeo Conde de Godó, liderados por el jugador griego Stefanos Tsitsipas, de 20 años y actual número ocho del ranking mundial.

Con solo tres meses desde el inicio de la temporada ATP Tour 2019, cinco jugadores de la ‘NextGen’ ya están dentro del Top 35 del ranking. A estas alturas del año pasado, solo dos jugadores de la ‘NextGen’, el alemán Alexander Zverev y el ruso Andrey Rublev estaban dentro del Top 35.

Tsitsipas, que el año pasado llegó a la final de Barcelona, cayendo ante Rafa Nadal por 6-2 y 6-1, fue el vencedor del ATP Next Generation Final de 2018. Este año y empezó a despuntar al llegar a semifinales del Abierto de Australia, perdiendo ante Rafa Nadal. Posteriormente, a mediados de febrero, ganaría en Marsella su segundo título ATP.

El también canadiense Denis Shapovalov, de 20 años, cumplidos hoy 15 de abril, es el segundo de la lista. Actual número 20 del ranking ATP, alcanzó su tercera semifinal en Miami y,por primera vez se colocó en el Top 20 por primera vez.

El jugador zurdo cayó ante Roger Federer en la semifinal (2-6, 4-6), antes eliminó a tres jugadores de la ‘NextGen’, el ruso Andrey Rublev, el griego Stefanos Tsitsipas y el estadounidense Frances Tiafoe, para alcanzar la ronda.

El australiano, de padre uruguayo y madre española, Álex de Miñaur, de 20 años y 25 del rankimg ATP, empezó el año ganando su primer título ATP en Sydney, su ciudad natal. Después llegara a la tercera ronda del Abierto de Australia y a los cuartos de final en Acapulco.

El estadounidense Frances Tiafoe de 21 años y 21 ATP, también empezó el año brillando en el Abierto de Australia, llegando a cuartos de final donde cayó eliminado por Rafa Nadal (3-6, 4-6, 2-6).En Miami también llegó a cuartos de final de un Masters 1000, perdiendo ante Denis Shapovalov.

La lista la completa el canadiense Felix Auger-Aliassime, de 18 años y el más joven de todos, que a finales de marzo se convirtió en el semifinalista más joven del Abierto de Miami en sus 35 años de historia, cayendo ante John Isner (6-7(3) y 6-7 (4). Es el número 33 del ranking ATP.

Empezó el año como número 108 del ranking ATP y en febrero llegó a su primera final ATP en Río de Janeiro. Posteriormente, llegó a cuartos de final en Sao Paulo, a la tercera ronda en Indian Wells y las referidas semifinales en Miami.

Los cinco jugadores ocupan también los cinco primeros puestos en la ATP Race To Milán , que determinará siete de los ocho jugadores que competirán en las Finales ATP Next Gen de 2019, que se celebrarán del 5 al 9 de noviembre. El octavo puesto se otorgará a un wild card.

Otro de estos Next Gen que estará en el Barcelona Open Banc de Sabadell por una wild card será el español Nicola Kuhn, de 19 años y número 279 del ranking ATP. Nacido en Insbruck (Austria) su padre es alemán su madre rusa, llegó a España cuando tenía tres meses y se nacionalizó español en diciembre de 2015.

Reside en Torrevieja (Alicante) y se entrena en la Academia Equelite de Juan Carlos Ferrero en Villena. En 2017 llegó a la final del Roland Garros Júnior y ganó la final de dobles.

Comentar

Seguir leyendo

Deportes

Barça-United (1994): el canto de cisne del Dream Team

Published

en

Por

El 2 de noviembre de 1994, ante 114.273 espectadores en el Camp Nou, el irrepetible Dream Team de Johan Cruyff dio su último gran concierto. Sólo dos meses después, aquel equipo saltaría por los aires después del 5-0 del Bernabéu y la decisión de Romario de abandonar el club, el Big Bang definitivo para la destrucción final de aquella obra imperfectamente perfecta del Holandés Volador que ganó cuatro Ligas y la primera Copa de Europa de la historia del club.

Escudo/Bandera Barcelona

Antes de su Titanic, sin embargo, aquella orquesta original y rompedora que fue el Barça del 3-4-3 (que ya no jugaba 3-4-3) quiso dejar su última gran obra. Fue una paliza al todopoderoso United, que venía de ganar dos Premier seguidas y el doblete Premier-Cup en la temporada 1993-94 y empezaba a poner los cimientos del equipo que luego fue campeón en 1999. Ya venía de ser campeón de la Recopa ante el Barça en 1991 y de empezar a dominar con mano de hierro el fútbol inglés.

El monopolio del fútbol, sin embargo, parecía seguir siendo asunto del Barcelona, que aún era campeón de Liga (en 1994 había conquistado la cuarta consecutiva) y actual finalista de la Champions, donde había sido reventado en Atenas. Zubizarreta se había marchado al Valencia y Laudrup, que había sucumbido en su batalla con Koeman, Stoichkov y Romario, había cogido el puente aéreo (“no aguantaba más a Cruyff”). Pero del Barça todavía parecía estar para cosas importantes. Al menos en aquel noviembre… Después de empatar a dos en Old Trafford, se presentó en el Camp Nou en el cuarto partido de la fase de grupos y despachó al United con un 4-0 memorable que abrió Stoichkov en el minuto dos. Las cámaras enfocaban en el palco a Peter Schmeichel. En una decisión que luego sería atacadísima por la prensa inglesa, Sir Alex Ferguson lo dejó en el palco por las restricciones con los extranjeros (sólo se permitían tres) y alineó al portero Gary Walsh, cuyas cualidades digamos que estaban lejos de las del portero danés, que dos años antes había sido clave en la consecución de la Eurocopa y era uno de los porteros más respetados de Europa.

Con un fútbol que recordó al de sus mejores días pese a que el césped del Camp Nou, cambiado en el verano de 1994 cuando se bajó el nivel del Camp Nou para meter más asientos, tenía un césped que parecía más una playa que otra cosa (debajo del césped había muchísima arena), Romario hizo el 2-0 después de controlar como los ángeles un servicio largo de Stoichkov y hacer un movimiento dulcísimo en el área. La segunda parte fue un festival. Stoichkov, en otra combinación maravillosa con Romario, que pisó el balón al estilo de un pivote de fútbol sala, marcó el 3-0 (aquella sociedad Romario-Stoichkov había acabado con Laudrup en el tramo final de la temporada 1993-94 cuando el Barça remontó al Depor en LaLiga en unas 13 últimas jornadas casi perfectas y arrolló al Oporto en la semifinal de la Champions). Ferrer cerró la goleada con el 4-0 sorprendiendo al flojísimo Walsh en medio de la euforia colectiva. Eric Cantona, al lado de Schmeichel en el palco con una gorra Nike y que no pudo jugar porque estaba sancionado, no daba crédito.

Nadie lo hubiera dicho después de aquella noche memorable de fútbol pero aquel Barça que trituró al United se hizo añicos apenas dos meses después. Goleado en Madrid, en Santander, perdió a Romario que se marchó al Flamengo, vivió los últimos meses de Koeman y Stoichkov como azulgranas; y tiró de jugadores mediocres como Sánchez Jara, Korneiev, Escaich y José Mari. Fue eliminado en el Parque de los Príncipes en cuartos de final e hizo el ridículo en la Liga y se preparó para una reconstrucción que Núñez no dejó terminar a Cruyff con Figo y la Quinta del Mini. Aquella noche, sin embargo, dio un último concierto memorable.

Ficha técnica

Barcelona: Busquets; Ferrer, Koeman, Abelardo, Sergi; Guardiola, Amor, Bakero (Sánchez Jara); Jordi Cruyff (Iván Iglesias), Romario y Stoichkov.

Manchester United: Walsh; Parker, Pallister, Bruce, Irwin; Keane, Ince, Butt; Kanchelskis, Hughes, Giggs (Scholes).

Árbitro: Joel Quiniou. Amonestó a Ince (75′) y Parker (76′).

Goles: 1-0 Stoichkov (9′). 2-0 Romario (45′). 3-0 Stoichkov (52′). 4-0 Ferrer (88′).

Comentar

Seguir leyendo

Deportes

Barça-United: el canto de cisne del Dream Team

Published

en

Por

El 2 de noviembre de 1994, ante 114.273 espectadores en el Camp Nou, el irrepetible Dream Team de Johan Cruyff dio su último gran concierto. Sólo dos meses después, aquel equipo saltaría por los aires después del 5-0 del Bernabéu y la decisión de Romario de abandonar el club, el Big Bang definitivo para la destrucción final de aquella obra imperfectamente perfecta del Holandés Volador que ganó cuatro Ligas y la primera Copa de Europa de la historia del club.

Escudo/Bandera Barcelona

Antes de su Titanic, sin embargo, aquella orquesta original y rompedora que fue el Barça del 3-4-3 (que ya no jugaba 3-4-3) quiso dejar su última gran obra. Fue una paliza al todopoderoso United, que venía de ganar dos Premier seguidas y el doblete Premier-Cup en la temporada 1993-94 y empezaba a poner los cimientos del equipo que luego fue campeón en 1999. Ya venía de ser campeón de la Recopa ante el Barça en 1991 y de empezar a dominar con mano de hierro el fútbol inglés.

El monopolio del fútbol, sin embargo, parecía seguir siendo asunto del Barcelona, que aún era campeón de Liga (en 1994 había conquistado la cuarta consecutiva) y actual finalista de la Champions, donde había sido reventado en Atenas. Zubizarreta se había marchado al Valencia y Laudrup, que había sucumbido en su batalla con Koeman, Stoichkov y Romario, había cogido el puente aéreo (“no aguantaba más a Cruyff”). Pero del Barça todavía parecía estar para cosas importantes. Al menos en aquel noviembre… Después de empatar a dos en Old Trafford, se presentó en el Camp Nou en el cuarto partido de la fase de grupos y despachó al United con un 4-0 memorable que abrió Stoichkov en el minuto dos. Las cámaras enfocaban en el palco a Peter Schmeichel. En una decisión que luego sería atacadísima por la prensa inglesa, Sir Alex Ferguson lo dejó en el palco por las restricciones con los extranjeros (sólo se permitían tres) y alineó al portero Gary Walsh, cuyas cualidades digamos que estaban lejos de las del portero danés, que dos años antes había sido clave en la consecución de la Eurocopa y era uno de los porteros más respetados de Europa.

Con un fútbol que recordó al de sus mejores días pese a que el césped del Camp Nou, cambiado en el verano de 1994 cuando se bajó el nivel del Camp Nou para meter más asientos, tenía un césped que parecía más una playa que otra cosa (debajo del césped había muchísima arena), Romario hizo el 2-0 después de controlar como los ángeles un servicio largo de Stoichkov y hacer un movimiento dulcísimo en el área. La segunda parte fue un festival. Stoichkov, en otra combinación maravillosa con Romario, que pisó el balón al estilo de un pivote de fútbol sala, marcó el 3-0 (aquella sociedad Romario-Stoichkov había acabado con Laudrup en el tramo final de la temporada 1993-94 cuando el Barça remontó al Depor en LaLiga en unas 13 últimas jornadas casi perfectas y arrolló al Oporto en la semifinal de la Champions). Ferrer cerró la goleada con el 4-0 sorprendiendo al flojísimo Walsh en medio de la euforia colectiva. Eric Cantona, al lado de Schmeichel en el palco con una gorra Nike y que no pudo jugar porque estaba sancionado, no daba crédito.

Nadie lo hubiera dicho después de aquella noche memorable de fútbol pero aquel Barça que trituró al United se hizo añicos apenas dos meses después. Goleado en Madrid, en Santander, perdió a Romario que se marchó al Flamengo, vivió los últimos meses de Koeman y Stoichkov como azulgranas; y tiró de jugadores mediocres como Sánchez Jara, Korneiev, Escaich y José Mari. Fue eliminado en el Parque de los Príncipes en cuartos de final e hizo el ridículo en la Liga y se preparó para una reconstrucción que Núñez no dejó terminar a Cruyff con Figo y la Quinta del Mini. Aquella noche, sin embargo, dio un último concierto memorable.

Ficha técnica

Barcelona: Busquets; Ferrer, Koeman, Abelardo, Sergi; Guardiola, Amor, Bakero (Sánchez Jara); Jordi Cruyff (Iván Iglesias), Romario y Stoichkov.

Manchester United: Walsh; Parker, Pallister, Bruce, Irwin; Keane, Ince, Butt; Kanchelskis, Hughes, Giggs (Scholes).

Árbitro: Joel Quiniou. Amonestó a Ince (75′) y Parker (76′).

Goles: 1-0 Stoichkov (9′). 2-0 Romario (45′). 3-0 Stoichkov (52′). 4-0 Ferrer (88′).

Comentar

Seguir leyendo

Automovilismo

Briatore: “¿Ferrari lento? El coche es así desde hace ocho años”

Published

en

Por

Todo fueron sonrisas y buen ambiente en el garaje de Ferrari durante la pretemporada en el Circuit Barcelona Catalunya. Porque salvo pequeños contratiempos con el colector de escapes, la refrigeración o la parte eléctrica de la unidad de potencia, el SF90 exhibió una velocidad muy superior al resto de la parrilla. Hasta el Gran Premio de Australia 2019.

Desde la prueba inaugural de la 70º edición del ‘Gran Circo’, los dos primeros cajones del podio han sido ocupados por Lewis Hamilton y Valtteri Bottas, así como la Scuderia ha tenido que utilizar tres órdenes de equipo para realzar la figura de Sebastian Vettel ante el empuje de Charles Leclerc y sólo en Sakhir manifestó un rendimiento suficiente para plantar batalla a Mercedes.

Preguntado por este aciago comienzo del Mundial de Fórmula 1 2019, Flavio Briatore recurre a la ironía en el programa ‘Non è l’Arena’ para después señalar que quizá la organización impulsada este invierno no sea la más idónea: “¿Ferrari lento? No creo que sea una gran novedad. El coche es así desde hace ocho años. Mattia Binotto es un gran director técnico, pero también ha sido nombrado jefe de equipo. De esta manera, corres el riesgo de no tener director y perder a tu director técnico”.

Unas palabras que avivan un poco más la polémica suscitada recientemente entre la prensa transalpina que demandan a Binotto que deje de proteger a Vettel y promocione la figura del Leclerc si quiere derrotar a las flechas plateadas.

Comentar

Seguir leyendo

Publicidad

Política

Publicidad

Facebook

Publicidad

Deportes

Publicidad

Provincias

Publicidad

Publicidad