Conectá con nosotros

Política

Debutó la nueva “mesa política” del PJ y ahora saldrán a seducir a los no K

Published

en

Café de por medio, en una sobremesa tardía, José Luis Gioja no duda cuando a su lado lo sondean sobre qué dirigente le gustaría volver a ver en el PJ. “A Miguel pero es muy difícil”, responde el sanjuanino. Habla,claro, de Miguel Angel Pichetto.

La CGT confirmó que no va al paro, pero sigue negociando por el bono compensatorio

En otro tiempo, junto al rionegrino condujeron el bloque de senadores y, cuenta a los que lo rodean, se entendían de memoria. Pero Pichetto, aunque es secretario Político del Consejo del PJ, hace meses no pide la sede de Matheu.

No estuvo este jueves cuando Gioja encabezó la cumbre debut de la nueva CAP, mesa política que alumbró en los días que Luis Barrionuevo oficiaba de interventor judicial del partido y mutó, a pesar de las dudas, en epicentro de unidad.

Conflicto en Aerolíneas: quiénes son los gremialistas del paro aeronáutico

“Me emocioné cuando entré acá: hacía ocho años que no venía” contó Hugo Moyano que junto a Felipe Solá, el triunviro cegetista Héctor Daer y Ricardo Pignanelli, jefe de SMATA, se incorporaron a una CAP ampliada.

José Luis Gioja, titular del PJ.

José Luis Gioja, titular del PJ.

El camionero abandonó el partido en diciembre de 2011, una semana después de que Cristina Kirchner juró para su segundo mandato, con un puñado de frases ásperas contra la ex presidenta. En agosto pasado, en Cañuelas, se reunió con ella.

El Senado vota el miércoles el Presupuesto, pero logran bloquear la discusión del Fondo Sojero

Detrás de los discursos y los abrazos -Moyano con Daer a pesar de la pelea en la CGT; el camionero con otro duelista de larga data: el metalúrgico Antonio Caló- el PJ celebró que logró convertirse en un escenario para realineamientos y reconciliaciones.

Otro de los presentes en la cumbre fue Fernando “Chino” Navarro, uno de los jefes del Movimiento Evita, que junto a Emilio Pérsico la semana pasada se reunió con Cristina Kirchner en el Instituto Patria, encuentro que reveló y relató Clarín.

Con esa foto -en paralelo se invitó a Hugo Yasky, de la CTA- en el peronismo de Matheu dan por cumplida una etapa de ampliación. Pero, según se acordó, empieza el “operativo” para acercar posiciones con dirigentes del peronismo no K.

Daniel Scioli, este jueves en la sede del PJ.

Daniel Scioli, este jueves en la sede del PJ.

Como enviados de buena fe, integrantes de la CAP encararán gestiones para acercar posiciones con esos referentes. En ese mapeo aparece la figura de Pichetto, enfrentado con la ex presidenta y enemistado con La Cámpora.

Otra provincia peronista desdobla su elección: el 2 de junio se votará en San Juan

En el PJ bonaerense, más como deseo que como dato real, especulan que un “acuerdo” doméstico en Río Negro podría facilitar la tregua con el senador. La paradoja es que los jefes del la provincia descartan la unidad con Sergio Massa, uno de los cuatro alternativos que fijaron como sus límites a Mauricio Macri y a Cristina.

En la CAP, convertida en mesa la mesa más grande del peronismo, hablan de “abrir las puertas” para todos pero admiten que hay sectores y actores más difíciles. El objetivo principal son los gobernadores y de ese club, hay tres casi descartados.

El salteño Juan Manuel Urtubey y el cordobés Juan Schiaretti son los más obvios porque armaron el grupo Retiro y avisaron que no compartirán un espacio con Cristina.

El tercer mandatario al que ponen en la vereda de enfrente es al entrerriano Gustavo Bordet, que consideran “demasiado cercano” al Gobierno. Bordet desdoblará la elección e irá por su reelección. Choca con Sergio Urribarri, con butaca en el PJ nacional.

José Mayans, al llegar a la sede del PJ.

José Mayans, al llegar a la sede del PJ.

Además de Gioja y los nuevos, en la mesa ampliada del PJ están el camporista Eduardo “Wado” De Pedro, los bonaerenses Gustavo Menéndez, Fernando Espinoza, Leo Nardini y Julián Domínguez, los presidenciales Agustín Rossi y Daniel Scioli, y referentes de las provincias como Rubén Marín y José Mayans.

Dos nuevas encuestas electorales y una duda: ¿se achica la grieta y crece el resto?

“Es el puntapié inicial para generar un gran frente nacional, popular, pluralista” sintetizó el diputado Fernando Espinoza. “Como hacía tiempo no ocurría, ahora todo el movimiento obrero está representado en la conducción del partido”, agregó Gustavo Menéndez, jefe del PJ bonaerense.

Comentar

Publicidad
Comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política

Big data, redes y una campaña atravesada por la crisis: ¿Facebook mata bolsillo?

Published

en

Por

Big data, redes y una campaña atravesada por la crisis: ¿Facebook mata bolsillo?

Big data, redes y una campaña atravesada por la crisis: ¿Facebook mata bolsillo?

“La discusión tecnológica está sobrestimada en términos de herramientas de campaña”. Con esas palabras, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, le bajó el tono al uso de redes sociales, algoritmos, big data e inteligencia artificial que fueron claves de cara a las elecciones en los Estados Unidos, Brasil y que en la Argentina también tendrían gran impacto. Su definición en una entrevista con el sitio web Infobae abrió una duda: ¿se impondrán las redes sociales o el bolsillo?

e-planning.net ad

A tres meses del límite para presentar las candidaturas, el panorama electoral está indefinido. A la incertidumbre por lo que podría resolver Cristina Kirchner se le suman otros tres factores: la caída de la imagen presidencial en la gran mayoría de las encuestas; la múltiple propuesta electoral del Peronismo Federal con Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey a la cabeza; y la eventual candidatura de Roberto Lavagna, el ex ministro de Economía de Néstor Kirchner que todavía no confirmó ni descartó ser candidato, pero ya aclaró que no aceptaría ir a una interna.

¿Gana la crisis económica o el impacto de la campaña en las redes sociales?

En ese contexto, el uso de la big data para la campaña electoral no parece ser un dato menor. Para el analista político Sergio Berenzstein, sin dudas el impacto político en las redes será clave. “Es un tema polémico, porque se va a usar cada vez más, hay métodos de análisis increíbles, muy sofisticados, que permiten microsegmentar a las audiencias, enviar mensajes específicos”, dice a BigBang.

Eso abre una incógnita: ¿a la hora de votar pesará más la campaña en las redes o la crisis económica que golpea fuertemente al bolsillo de los argentinos?

La gran mayoría de las encuestas que salieron a la luz en los primeros dos meses y medio del año muestran un dato alarmante para el Gobierno. Lejos quedaron la preocupación por la inseguridad y la corrupción; hoy lo que más desvela son los aspectos económicos: la inflación, la incertidumbre laboral, el impacto de las tarifas y la pobreza.

Dicho sea de paso, este jueves se conocerán los nuevos índices de pobreza que tampoco prometen ser alentadores para la Casa Rosada. El dato difundido en diciembre por el Indec reveló que el 33,6 % estaba por debajo de la línea de la pobreza, pero se anticipa que en el dato que saldrá a la luz esta semana volverá a aumentar, debido al “arrastre” por la inflación derivada de la devaluación del año pasado.

¿Redes o bolsillo?

Berenzstein se hace una pregunta fundamental: “¿Se puede ganar una elección, sobre todo siendo gobierno, con la responsabilidad de gestionar, si los resultados son negativos y si prescindís de criterios básicos de armado político? Tampoco se le puede pedir tanto a la tecnología”, concluye ante BigBang.

Mariel Fornoni, de Management & Fit, aclara que el uso de la big data en la política no es nuevo, aunque remarca que “la política tradicional también cambió y utiliza estos instrumentos”. La encuestadora señala que “las campañas cambiaron” y analiza que con los años se modificaron ampliamente los modos que tienen los políticos para acercarse a los votantes.

El último índice de “optimismo económico” de Management & Fit arrojó un leve repunte y cerró en 28 puntos. “La elección va a depender mucho del momento, la situación económica y social va a ser decisiva; veo un cansancio de la gente hacia la política, esta va a ser una elección por lo negativo”, concluyó Fornoni ante BigBang.

El consultor Hugo Haime analiza que si bien el impacto en las redes es importante, poder ganar una elección gracias a la big data es más complejo, y remarca que sin dudas el factor decisivo será el económico. “No se puede no tener redes en un proceso electoral, pero no conozco un caso en el que sólo las redes ganen elecciones si no llegas a fin de mes”, agrega.

  • Campaña y redes
  • Argentina
  • Facebook
  • Infobae
  • Peronismo Federal
  • Gobierno
  • Indec

Comentar

Seguir leyendo

Política

Dos procesamientos más contra Cristina Kirchner con prisión preventiva: ahora por subsidios al transporte

Published

en

Por

Cristina Kirchner sumó este martes dos nuevos procesamientos con pedido de prisión preventiva. Los decidió el juez Claudio Bonadio, ahora por los subsidios millonarios para empresarios de colectivos y trenes. Son dos decisiones vinculadas y derivadas de la causa de los cuadernos de las coimas. Ambas acarrean embargos cercanos a los 1.000 millones de pesos.

Este nuevo fallo se suma al que firmó Bonadio el lunes y que también implicó un procesamiento con prisión preventiva. Así, ya son cinco los casos por los que la ex presidenta tiene un pedido de detención judicial pendiente. De todos modos, como goza de fueros parlamentarios y en el Senado no avanzarán para quitárselos, Cristina seguirá libre.

El pedido anterior de Bonadio había sido por la compra de gas licuado en barcos. Las novedades se conocen cuando la ex presidenta se encuentra en Cuba, adonde viajó para acompañar a su hija, con problemas de salud. Según confirmó el abogado defensor de ambas, Cristina volverá este viernes a la Argentina. Florencia se quedará allá.

Noticia en desarrollo

EP

Comentar

Seguir leyendo

Política

La falta de confianza en los jueces, el principal problema para Carlos Rosenkrantz

Published

en

Por

Alguna vez lo dijo en forma explícita, y en otras ocasiones optó por un lenguaje más elusivo, pero a esta altura nadie en la Corte Suprema duda de que Carlos Rosenkrantz no dejará pasar muchas oportunidades para marcar sus diferencias con la gestión de su antecesor en la presidencia del tribunal, Ricardo Lorenzetti.

En su primer discurso de apertura del año judicial, Rosenkrantz decidió centrarse en sólo uno de los problemas que ensombrecen a los juzgados: la falta de legitimidad del Poder Judicial. Que los ciudadanos hayan dejado de confiar en los jueces como un ámbito imparcial para dirimir sus conflictos, es, para Rosenkrantz, el escollo principal que tiene la Justicia.

Mirá también
Carlos Rosenkrantz admitió una crisis de legitimidad de la Justicia, pidió coherencia en los tribunales y criticó los personalismos

Según él cree, la tarea más importante que deben emprender los miembros del Poder Judicial es, paradójicamente, erradicar la idea de que los jueces son poderosos, o, mejor dicho, buscan el poder. El contraste con lo que piensa Lorenzetti -un hombre que siempre hizo eje en la responsabilidad institucional de la Corte como uno de los ejes del Estado y que siempre promovió el contacto permanente con los habitantes de la Casa Rosada- queda en ese punto en evidencia.

Los jueces integran, se sabe, un resorte contra-mayoritario del Estado. A diferencia de la cabeza del Poder Ejecutivo y de los senadores y diputados, a los jueces nadie los vota: no necesitan mayorías populares que los respalden y su período en el cargo dura -aunque la propia Corte viole sin disimulo ese principio- hasta que cumplan los 75 años.

Mirá también
Las 10 definiciones más fuertes del presidente de la Corte Suprema

Por eso, en el altar de la coherencia, dice Rosenkrantz, los jueces deben “estar dispuestos a vivir con la falta de popularidad” que algunas de sus decisiones pueden generar. Esa es, según sus palabras, la paradoja más difícil de desatar: para recuperar la confianza popular, los jueces deben estar dispuestos a firmar decisiones impopulares.

No será sencillo para el Gobierno de Mauricio Macri convivir con una Justicia como la que propone Rosenkrantz. El Presidente deberá estar preparado para lidiar con fallos como el que devolvió fondos a San Luis o, en el futuro próximo, a Santa Fe. Y tendrá que hacerlo en su momento de mayor debilidad y enredado por la incertidumbre del año electoral.

Comentar

Seguir leyendo

Política

Las 10 definiciones más fuertes del presidente de la Corte Suprema

Published

en

Por

Carlos Rosenkrantz, presidente de la Corte Suprema de Justicia, dio su discurso de apertura del año judicial 2019 donde se refirió a los desafíos para los jueces y miembros del Poder Judicial. 

El titular del máximo tribunal encabezó por primera vez el inicio del año judicial, luego del desplazamiento en octubre de 2018 de Ricardo Lorenzetti, por lo que hubo mucha expectativa en torno sus palabras.

Mirá también
Rosenkrantz abre el año judicial ante una Corte cruzada por tensiones

Las definiciones más fuertes

1. “La justicia argentina está frente a un gran desafío institucional que consiste en superar la crisis de legitimidad que la afecta. Afortunadamente no es una crisis de legitimidad terminal. Todavía estamos a tiempo de revertirla”.

2. “Los argentinos están perdiendo la confianza en el Poder Judicial. Hay dudas de que nos comportamos como verdaderos jueces de una democracia republicana. La solución requiere entonces que revirtamos esta percepción y, para ello, los jueces debemos mostrar, todos y todos los días, que sí somos verdaderos jueces de una democracia republicana“.

3. “Tenemos que entender que pertenecer al Poder Judicial no es un privilegio. Ser jueces o funcionarios del Poder Judicial no nos confiere derechos sino que, por el contrario, nos impone deberes y responsabilidades. El Poder Judicial es un poder que en todo estado democrático y republicano se organiza para prestar el servicio de justicia a la comunidad. Estamos para servir a la ciudadanía con una particular prestación: aplicar el derecho”.

Mirá también
La Corte Suprema definirá la semana próxima si habilita las re-reelecciones de Sergio Casas y Alberto Weretilneck

4. “Servir a nuestra comunidad como jueces no debemos buscar el poder. Como he dicho varias veces, la percepción de que somos poderosos (por oposición a la de ser justos y rectos) no ennoblece sino que mancilla nuestra investidura“.

5. “Debemos convertirnos en una institución íntegramente sujeta a procedimientos reglados en base a los cuales sea posible evaluarnos con objetividad”.

6. “Es indispensable hacer lo que se necesita para tener un Poder Judicial sujeto a procedimientos reglados que constituyan estándares de evaluación objetiva de nuestra acción. Eso es lo primero que debemos hacer para sortear la crisis de confianza que enfrentamos. Pero eso no es todo. Para recuperar la legitimidad debemos hacer algo más“.

Mirá también
La Corte Suprema dejó firme la prisión preventiva de Cristina Kirchner

7. “La desconfianza creciente de nuestros ciudadanos ha nacido en parte porque se empieza a generalizar la sospecha de que servimos a intereses diferentes al derecho. Debemos mostrar que no nos servimos del derecho sino que servimos al derecho”.

8. “Para ser coherentes todo el tiempo debemos pagar un precio alto pues debemos estar dispuestos a vivir con la falta de popularidad que algunas de nuestras decisiones pueden generar. Sabemos que no todo lo que la Constitución o las leyes establecen es popular o cae bien”.

9. “Los representantes de la voluntad popular son legítimos cuando son elegidos del modo indicado por la Constitución y las leyes. La legitimidad de los jueces, en cambio, no se agota en el modo de su elección sino que depende crucialmente del modo en que deciden y, más importante que ello, de las razones que invocan en apoyo de su decisión”.

10. “La confianza no se ha perdido totalmente y recuperarla es perfectamente posible. Exige paciencia y un trabajo sostenido. Hay que prescindir de estridencias y personalismos”.

Comentar

Seguir leyendo

Política

Carlos Rosenkrantz admitió una crisis de legitimidad de la Justicia, pidió coherencia en los tribunales y criticó los personalismos

Published

en

Por

Las expectativas por un giro en el contenido y el estilo del mensaje respecto a su antecesor no se vieron defraudadas este martes cuando el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Rosenkrantz, inauguró el año judicial en el Patio de Honor del palacio de la calle Talcahuano. En menos de media hora, el titular del máximo tribunal admitió una “crisis de legitimidad” del Poder Judicial, advirtió que para revertirla es necesario que la tarea de los magistrados pueda ser evaluada, y afirmó que la Corte ya comenzó a hacerlo.

Además, pidió previsibilidad en el sentido de los fallos y mostrar que los jueces son “refractarios a todo interés personal, ideológico, político y de cualquier otra naturaleza que no sea el interés de realizar el imperio del derecho”, y en un poco disimulado golpe al modo en que a su criterio Ricardo Lorenzetti manejó la Corte, Rosenkrantz criticó las “estridencias y personalismos”.

Desde la disposición de las sillas -con los jueces de instrucción detrás de los camaristas- hasta el clima del acto, el cambio de jefe se palpitó desde el primer minuto de la ceremonia. Un contraste que de ninguna manera señala a bendecidos ni réprobos, pero que recuerda los beneficios de la alternancia y la renovación en la cima de los poderes públicos. Con una gestión controvertida en algunos aspectos pero sin duda luminosa en otros, Lorenzetti comandó la Corte y proyectó su sombra sobre todo el Poder Judicial durante doce años.

Mirá también
Confirmado: la Corte investigará a la perito oficial que habría ayudado a Néstor Kirchner en una causa clave

Rosenkrantz no se distrajo en rodeos ni lisonjas. De entrada nomás, recordó que “la legitimidad del Poder Judicial es esencial”, y admitió que en esa materia el presente es preocupante: “Toda crisis de legitimidad es en gran parte una crisis de confianza. Los argentinos están perdiendo la confianza en el Poder Judicial. Hay dudas de que nos comportamos como verdaderos jueces de una democracia republicana. La solución requiere entonces que revirtamos esta percepción y, para ello, los jueces debemos mostrar, todos y todos los días, que sí somos verdaderos jueces de una democracia republicana”, disparó.

19-03 Apertura del año judicial con el discurso de Carlos Rosenkrantz presidente la Corte Suprema.. Foto: Andrés D’Elia

19-03 Apertura del año judicial con el discurso de Carlos Rosenkrantz presidente la Corte Suprema.. Foto: Andrés D’Elia

“Tenemos que entender que pertenecer al Poder Judicial no es un privilegio. por el contrario, nos impone deberes y responsabilidades”, continuó ante un centenar de magistrados que lo escuchaban en silencio. “Para servir a nuestra comunidad como jueces, no debemos buscar el poder. Como he dicho varias veces, la percepción de que somos poderosos (por oposición a la de ser justos y rectos) no ennoblece sino que mancilla nuestra investidura.” Más silencio. 

Mirá también
Fallo de la Corte Suprema limita el cálculo de intereses en una sentencia

Tras el golpe a la boca del estómago, el titular de la Corte buscó levantar los ánimos ofreciendo soluciones para “recuperar la legitimidad”. Como había dicho en una entrevista con Clarín, reiteró que los jueces deben ser evaluados: “La magistratura es un trabajo del que dependen la libertad y el patrimonio de nuestros conciudadanos y, por esa razón, debe estar sujeta a reglas de evaluación claras. Nuestro comportamiento, tanto jurisdiccional como administrativo, debe poder evaluarse públicamente mediante estándares objetivos. El poder judicial no ha avanzado lo suficiente en ese sentido“, fustigó.

Apertura del año judicial en Palacio de los Tribunales. Foto: Andrés D’Elia -

Apertura del año judicial en Palacio de los Tribunales. Foto: Andrés D’Elia –

En esa línea, Rosenkrantz enumeró tres medidas que la Corte implementó para mejorar: la digitalización de los trámites de los expedientes, que a su vez permitió la creación de una gigantesca base de datos, con “información empírica objetiva que, correctamente analizada, permite que seamos evaluados”. Esa tarea ya comenzó a realizarse en forma experimental la semana pasada, a través de un software que permite examinar el flujo de causas, el tiempo que demora su tramitación, el promedio de causas sentenciadas y discrimina las razones que la Corte emplea para resolver

Mirá también
La Corte Suprema definirá la semana próxima si habilita las re-reelecciones de Sergio Casas y Alberto Weretilneck

“En poco tiempo más podremos examinar la productividad, en términos cuantitativos, y en base a información empírica, hacer comparaciones con los parámetros que deseemos (año a año, mes a mes, por temas). Convenientemente desarrollada, esta estrategia puede expandirse a todo el Poder Judicial de la Nación“, explicó el titular de la Corte.

Apertura del año judicial con el discurso de Carlos Rosenkratz presidente la Corte Suprema. Foto: Andrés D’Elia

Apertura del año judicial con el discurso de Carlos Rosenkratz presidente la Corte Suprema. Foto: Andrés D’Elia

Rosenkrantz también celebró la creación de una agenda de causas trascendentes, inaugurada a fines del año pasado -“otorga previsibilidad”- y un proyecto de reglamento de compras y contrataciones, que “permitirá que el manejo del dinero público se pueda evaluar fácilmente en base a reglas objetivas también dictadas de antemano.”

Mirá también
¿Copar la Corte Suprema?

Aunque profundos, los cambios que propone el titular de la Corte para mejorar la imagen de la justicia no son “dramáticos” ni “revolucionarios”, sino “incrementales”. En sus palabras, se trata de  “trabajar un poco mejor cada día”. “Las mejoras incrementales nos ponen al margen de la necesidad de grandes líderes, a los que en la Argentina somos tan adeptos, y van en la línea de la convicción de que lo que hace falta, más bien, es una épica de los cambios modestos y graduales.” Una definición de fondo, que no necesariamente refleja el sentir de todos sus compañeros en el máximo tribunal.

Mirá también
Rosenkrantz abre el año judicial ante una Corte cruzada por tensiones

“La desconfianza creciente de nuestros ciudadanos ha nacido en parte porque se empieza a generalizar la sospecha de que servimos a intereses diferentes al derecho. Los jueces debemos mostrar que somos refractarios a todo interés personal, ideológico, político y de cualquier otra naturaleza que no sea el interés de realizar el imperio del derecho. Suena crudo pero es así”, levantó la voz Rosenkrantz, y también la mirada. “No podemos mostrar que estamos a la altura de nuestras responsabilidades con una sola decisión, ni con dos o tres decisiones. No podemos siquiera mostrarlo en uno o dos años.”

Otra de las definiciones potentes del discurso fue la advertencia de que “para ser coherentes todo el tiempo debemos pagar un precio alto pues debemos estar dispuestos a vivir con la falta de popularidad que algunas de nuestras decisiones pueden generar. Sabemos que no todo lo que la Constitución o las leyes establecen es popular o cae bien”, dijo Rosenkrantz, y mentó su admiración por el juez de la Corte estadounidense Felix Frankfurter y los juristas argentinos Genaro Carrió y Carmen Argibay, la fallecida ex jueza de la Corte.

Mirá también
Elisa Carrió, muy dura con Germán Garavano: "No tengo trato con imbéciles"

“Para mostrar coherencia todo el tiempo en todas nuestras decisiones, es crucial que expongamos siempre con claridad todas las razones por las que decidimos como lo hacemos. Lo que importa -y lo que debe importar- no es meramente el resultado de la decisión, esto es, quién gana y quién pierde, si gana el gobierno o la oposición, si gana la izquierda o la derecha, si gana el actor o el demandado. Lo que importa es que el resultado de un pleito venga determinado por las razones jurídicas que lo justifican”, reflexionó.

“Nuestras decisiones deben están estructuradas por principios. Significa también que estamos comprometidos, en casos futuros, a aplicar esos mismos principios aunque el resultado sea impopular o antipático.” Para Rosenkrantz, “este es el punto central para recuperar confianza y legitimidad.”

“La confianza no se ha perdido totalmente y que recuperarla es perfectamente posible. Exige paciencia y un trabajo sostenido. Hay que prescindir de estridencias y personalismos“, repitió antes de despedirse, entre la esperanza y la admonición.

Comentar

Seguir leyendo

Publicidad

Política

Publicidad

Facebook

Publicidad

Deportes

Publicidad

Provincias

Publicidad

Publicidad