fbpx
Conectá con nosotros

Policiales

Disfrazados de policía, entraron a robar en la casa del “Pata” Medina

Published

en

Usá tus ← → (flechas) para navegar

Cuatro ladrones se metieron en el domicilio mientras la mujer del sindicalista estaba visitándolo en la cárcel de Ezeiza

 

Juan Pablo “Pata”, el sindicalista que fue detenido por asociación ilícita, lavado de dinero y extorsión.

En la noche de ayer, cuatro hombres vestidos de policía entraron a la casa de Juan Pablo “Pata” Medina, quien está detenido en el marco de una investigación por extorsión y asociación ilícita. Mientras su mujer lo visitaba en la cárcel,  encontraron la oportunidad y golpearon a un custodio que estaba en el lugar. Sin embargo, no pudieron abrir la caja fuerte.

La casa del ex titular de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA), se encuentra en el barrio de Villa del Plata, en Buenos Aires. Según la policía, golpearon a un cuidador y justo en ese momento, la mujer del sindicalista, Fabiola García, se encontraba visitándolo en la cárcel de Ezeiza.

Con respecto al guardia, recibió varios golpes en la cabeza con una pistola, por lo que le dejaron algunos cortes. Uno de los delincuentes se quedó afuera con el hombre y los otros tres ingresaron.

Usá tus ← → (flechas) para navegar

Debate

Estudiante de la Licenciatura en Comunicación Social. Locutor en la Cátedra Deportiva 93.1 Mhz. Radio Universidad. Editor en jefe de SDN serviciodenoticias.net. ebalmaceda@serviciodenoticias.net

Policiales

El sommelier Luciano Sosto, que pasó cuatro años preso por un crimen que no cometió, rompió el silencio

Published

en

Usá tus ← → (flechas) para navegar

El sommelier Luciano Sosto, que pasó cuatro años preso por un crimen que no cometió, rompió el silencio

En 2015, Luciano Sosto fue condenado a prisión perpetua por matar a su mamá, en una supuesta discusión por dinero. Sin embargo, en diciembre del año pasado, la Justicia revocó el fallo y le devolvió su libertad tras una incansable lucha de sus familiares y amigos. Las autoridades consideraron que el asesino podría haber sido otro. “Hace siete meses que recuperé mi libertad y es un trabajo del día a día volver a la normalidad”, dijo al romper el silencio, en diálogo con TN.

El sommelier entró por primera vez a la cárcel de Marcos Paz el 30 de diciembre del 2014, acusado del asesinato de Estela Garcilazo, en su departamento en Palermo. Cuatro años después, salió por la misma puerta por donde había entrado y festejó su libertad con un fuerte abrazo con su papá. “Era imposible que le haya hecho algo a su madre”, señaló su padre ese día.

Yo siempre fui inocente. Esta libertad tan merecida que tengo tiene que ver con que siempre aposté a que yo iba a recuperarla. La fecha que tenía en un principio era una condena a perpetua por 25 años”, señaló Sosto, en relación al fallo del Tribunal Oral en lo Criminal N° 8, en diciembre del 2015. “Estaba dispuesto a darle batalla a esa sentencia, pero en el fondo sabía que en un momento la Justica tenía que redimirse conmigo porque fue muy cruel”, agregó.

En diálogo con TN, el sommelier contó que los primeros días en la cárcel fueron “una pesadilla sin descanso”. A pesar de que fue golpeado por algunos presos, confesó que lo peor que tuvo que vivir en el encierro fue el hacer frente al duelo de la muerte de su madre. La autopsia del cuerpo de Garcilazo reveló que murió estrangulada y había sido víctima de un abuso sexual. “El fallecimiento de mamá fue el dolor más grande que tuve adentro. Después de aceptar la situación que me tocó vivir, mi vida empezó a tener sentido”, expresó.

Con respecto a su relación con las drogas, Sosto reconoció que tenía “una fuerte adicción” a la cocaína que tuvo que combatirla en la cárcel: “En Marcos Paz podría haber tenido recaídas, pero elegía no hacerlo y me mantenía en pabellones de conducta donde la gente elige sobrevivir”.

Durante el tiempo que estuvo tras las rejas, el sommelier trató de hacer “cosas buenas”, según sus palabras. Comenzó a escribir un diario que terminó el día 1461, cuando salió de prisión. “Lo guardaron mis amigos, mi gran grupo de contención. Me lo volvieron a dar cuando recuperé mi libertad”, señaló el hombre. Además, confesó que no lo volvió a leer: “Todavía no es momento de revivirlo”.

El sommelier Luciano Sosto quedó en libertad, tras la anulación de su condena por Casación.El sommelier Luciano Sosto quedó en libertad, tras la anulación de su condena por Casación.

“En el momento del juicio no tenía muchas herramientas para defenderme. Después, cuando la causa tuvo acceso a los medios y se entró en profundidad, la gente empezó a dudar y era eso lo que necesitamos”, dijo Sosto, que llegó a las primeras instancias judiciales acusado no solo del “homicidio calificado por el vínculo” de su madre, sino también por el “abuso sexual agravado”.

La investigación fue un conjunto de errores torpes que son muy comunes en el accionar policial”, criticó el sommelier, que fue acusado del crimen a pesar de no haber una evidencia concreta de ADN. Sin embargo, lejos de todo rencor, Sosto mira con optimismo su nueva etapa: “Ahora quiero disfrutar mi libertad, volver a empezar y aprovechar esta segunda oportunidad que me dio la vida”.

El caso y la condena a perpetua

El hecho por el que fue condenado Sosto fue el 26 de diciembre de 2013. Según sostuvo la fiscalía, el sommelier, que vivía en el 5º B del edificio de Seguí 4444, bajó al departamento 4º B donde estaba su madre, Estela Garcilazo, discutió con ella y la estranguló porque necesitaba dinero para comprar cocaína y contratar taxi boys.

Durante el juicio, quedó claro que la mujer no recibía visitas, que su hijo Luciano tenía llaves de su departamento y que cuando llamó al servicio de emergencias para pedir una ambulancia, dijo que la víctima tenía convulsiones cuando ya llevaba varias horas muerta.

Pericias complementarias a la autopsia determinaron que en la vagina de Garcilazo había “fosfatasa ácida prostática”, una proteína del semen, pero las muestras no alcanzaron para obtener un perfil de ADN de su aportante, por lo que al no haber una evidencia concreta, la fiscal del juicio, Diana Goral, decidió no acusar a Sosto por el abuso.

Sin embargo, dos años después, tras una incansable lucha de sus familiares, el fallo cambió por completo. La Cámara Nacional de Casación anuló la sentencia por falta de evidencias. Tras su liberación, el interrogante sobre quién fue el asesino de Garcilazo sigue sin responderse.

Usá tus ← → (flechas) para navegar

Debate

Continuar leyendo

Publis

Publicidad

Publicidad

Para vos

Te puede interesar

Data Fiscal

Tendencia