fbpx
Conectá con nosotros

Misceláneos

El ajuste profundiza otra grieta en el PJ: intendentes vs. gobernadores

Published

en

Usá tus ← → (flechas) para navegar

“Hagan cuentas muchachos: acá tenemos más votos que los que se juntan en el CFI”. La sentencia partió del tumulto de intendentes repartidos en la mesa y Agustín Rossi, huésped de la noche, rió con ganas.

El santafesino que preside el bloque de Diputados K tenía motivos para la euforia: la cena en la sede del PJ en calle Matheu reunió a casi 30 alcaldes pero, sobre todo, logró la magia esquiva de juntar a todas las tribus peronistas.

Presidentes de conferencia y el viajero contraataca

La ironía era política pero también matemática: el caudal electoral del conurbano -Matanza, Lomas, San Martin, Avellaneda, entre otros- más el medio millón que sacó Rossi en Santa Fe en 2017, habilitan ese duelo numérico.

Rossi, Insaurralde, Ferraresi y Fernando Espinoza

Rossi, Insaurralde, Ferraresi y Fernando Espinoza

No es un torneo. Lo real es que el diálogo entre los gobernadores y los alcaldes bonaerenses, primos en la familia peronista, es escaso y tortuoso. Hay salvedades como alguna charla con Sergio Uñac o la cercanía de jefes K con Alberto Rodríguez Saá.

La figura de Cristina Kirchner mete ruido. La mayoría de los jefes provinciales toman distancia de la ex presidente casi con la misma vehemencia con que los intendentes se alinean, por simpatía o conveniencia, detrás de ella.

Hay una dificultad logística: en el PJ bonaerense, cuando piensa en la elección de gobernadores, entienden que es riesgoso que haya dos ofertas peronistas, y es justamente esa la alternativa que proponen muchos gobernadores que despegarán las votaciones locales de la presidencial.

El Gobierno busca unificar las elecciones en los distritos propios y evitar que el PJ desdoble

Pero hay un asunto más palpable y cercano: en la discusión del presupuesto nacional para el 2019, los gobernadores pelean por sus fondos y reclaman que sea el gobierno de María Eugenia Vidal el que ceda recursos.

Uñac con intendentes del P

Uñac con intendentes del P

El martes, en Ituzaingó, intendentes del PJ pidieron que la gobernadora declare la emergencia social y que reclame por los fondos como lo hacen los demás gobernadores.

“Intendentes peronistas se quejan de los fondos que se llevan de la provincia gobernadores peronistas” toreó, en un mano a mano, Joaquín De la Torre a los alcaldes del PJ con los que tiene empatía, ya que gobernó San Miguel hasta hace algo más de un año.

Las posturas son muy diferentes. El PJ bonaerense tomó como bandera el Fondo Sojero, que le quita unos 600 millones a los distritos, mientras el grueso de los gobernadores se desentendió de ese tema.

Intendentes del PJ bonaerense se reunieron en Ituzaingó

Intendentes del PJ bonaerense se reunieron en Ituzaingó

Verónica Magario, de Matanza, encabezó desde la FAM una cruzada contra esa medida que visibilizó una fractura: el grueso de los gobernadores, tanto “amigables” como Juan Schiaretti y Juan Manuel Urtubey, o equilibristas como Uñac, optaron por el silencio.

Pero con aquellos que activaron contra la eliminación de ese fondo, como el tucumano Juan Manzur, la diferencia es política: el ex ministro de Salud milita la tesis de que el ciclo de Cristina terminó mientras los bonaerenses no contemplan ningún armado que excluya al dispositivo K.

La guerra del agua abre una grieta entre gobernadores e intendentes del PJ

La protohistoria de esos chispazos fue cuando Schiaretti y el salteño Juan Manuel Urtubey, y luego se sumaron los demás, pidieron que el gobierno transfiera a la provincia de Buenos Aires y a Capital, Aysa, EDENOR, EDESUR y los subsidios al transporte.

Los intendentes dicen que Vidal no defiende sus fondos y desde el vidalismo, haciendo equilibrio, cuestionan que la Provincia siempre termina cediendo.

La gobernadora logra, por momentos, lo que logra Cristina: que los tres clanes en que se reparte el peronismo territorial de la provincia se muestren juntos y definan, al menos a grandes rasgos, posturas uniformes.

En el Gobierno aseguran que ya tienen los votos para aprobar el Presupuesto 2019

El martes en Ituzaingó, convocados por Alberto Descalzo, estuvieron los tres sectores al igual que el lunes en la cena con Rossi, a quien la mayoría ve como un potencial plan B en el caso de que Cristina no sea candidata.

Todos, hasta acá, mantienen vínculo fluido con Cristina y Máximo Kirchner, entienden que es la mejor oferta electoral y la que, en caso de ser candidata a presidente, puede “tirar” hacia arriba la candidatura a gobernador de un peronista.

Pero es esa butaca la que genera diferencias y, además, el color de la relación con Vidal. El sector de Martín Insaurralde, que se mueve como postulante para 2019, tiene diálogo aceitado y es visto por Cambiemos como el “nexo” amigable.

Magario, Gray, Insaurralde , intendentes del PJ con posiciones diferentes

Magario, Gray, Insaurralde , intendentes del PJ con posiciones diferentes

Aun con matices, ahí confluyen varios intendentes, entre ellos Fernando Gray (Echeverría), Mariano Cascallares (Brown), Juan Zabaleta (Ituzaingó) y, entre otros, Gabriel Katopodis (San Martín). Con matices, sintonizan en ese grupo, Leo Nardini (Malvinas), Ariel Sujarchuk (Escobar) y Gustavo Menéndez (Merlo).

Otra que juega es Magario, que camina para entrar en la grilla de la gobernación, y cuenta con el esquema Matanza, y relaciones con otros alcaldes. Tarde o temprano, Insaurralde y Magario chocan entre sí.

Jorge Ferraresi junto a Cristina Kirchner durante los anuncios municipales

Jorge Ferraresi junto a Cristina Kirchner durante los anuncios municipales

Más cerca de Matanza que de Lomas aparece el pelotón más K, que comparten Walter Festa (Moreno), Jorge Ferraresi (Avellaneda), Mario Secco (Ensenada) y, entre otros, Francisco Durañona (Areco), que expresan además una postura crítica más abierta con Vidal.

Usá tus ← → (flechas) para navegar

Debate
0 Usuarios (0 Votos)
Me encanta0
Me enfurece0
Una estupidez0
Lo que dice la gente Dejá tu rating
Sort by:

Be the first to leave a review.

User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Dejá tu rating


Director de Servicio de Noticias, Socio gerente de Pladeve (Plataforma de ventas); Director de Proveo Publicidad, medios y eventos, Master coach en oratoria, ventas, Ontología y neurociencias. Periodista, Consultor de empresas, Locutor y productor de radio y tv

Clic para comentar

Deja un comentario

Misceláneos

No tener un ministerio de Salud tiene sus costos

Published

en

Por:

Noticia posterior
Usá tus ← → (flechas) para navegar

En la última década muchos Ministerios de Salud han sido reformados reorientando sus estructuras y funciones para reducir la cantidad de unidades organizativas como las secretarías, subsecretarías y direcciones, que en Argentina se han multiplicado. Sin embargo, ningún país decidió prescindir de tener un ministerio.

Países con alta federalización (Canadá), regionalizaciones (España e Italia) o un avanzado grado de municipalización (Suecia o Brasil), han propiciado la reingeniería de los ministerios, revisando sus competencias y estructuras, pero nunca las han eliminado.

Hace falta preservar la existencia de un Ministerio de Salud a nivel nacional por motivos políticos, económicos, jurídicos y administrativos.

¿Degradación de la salud pública?

a) Políticos: la necesidad de contar con una gobernanza y rectoría para regular, articular y modelar conductas de actores e intereses de un sistema de salud segmentado. Bajar la jerarquía del ministerio puede debilitar esta capacidad. La existencia de una cartera a nivel ministerial con competencia sectorial se justifica por la necesidad de una estrategia para definir prioridades, coordinar, regular y modelar las conductas. La pérdida de la jerarquía contribuye a debilitar y desconocer la necesidad de una instancia superior que dirima conflictos y sirva de interlocutor con los diferentes actores.

Protestas por la recategorización del Ministerio de Salud en Secretaría. Foto: NESTOR GARCIA

Protestas por la recategorización del Ministerio de Salud en Secretaría. Foto: NESTOR GARCIA

b) Económicos: en salud, mercado sin un estado fuerte es mercado negro.

c) Jurídicos: las particularidades sectoriales y de los mercados de medicamentos y tecnologías implican la necesidad de una autoridad con jerarquía superior.

d) Administrativos: incorporar a Salud como una Secretaría dentro de un Ministerio de mayor jerarquía plantea el problema que las organizaciones que poseen una misión con demasiado alcance (Ministerio de Salud y Desarrollo Social) alcanzan poca eficacia en su cumplimiento.

Las reformas sectoriales de los últimos años han respondido a un corte netamente financiero. Para recobrar la solidaridad, universalizar el acceso e integrar el sistema de salud tanto a nivel nacional, provincial como municipal, es necesario contar con un comando central. Esto no significa, limitar las autonomías de las jurisdicciones provinciales, sino por el contrario, la federalización debe hacerse cambiando las funciones del Ministerio de Salud a nivel nacional, antes que bajándole su nivel. La reducción de jerarquía de la cartera de salud puede ser susceptible de las siguientes críticas: la medida no reduce gastos y, si lo hace, es a un alto costo sanitario en la medida que los recursos destinados a las funciones administrativas o de apoyo se mantienen, no se plantearía una reducción significativa de los gastos, ni se reduciría la burocracia.

El Gobierno garantiza la continuidad de "todos los programas" pese a la reducción de ministerios

Estructuras organizativas que reúnen competencias de naturaleza tan diversa como la del Ministerio Salud y Desarrollo Social presentan modelos de gestión burocratizados y con lentitud para la toma de decisiones, concentrando en la cabeza del ministro altos volúmenes de trabajo. El área sanitaria, por sus características, debe dar cuenta de las emergencias, lo que implica rapidez y muchas veces autorizaciones de montos de dinero que superan a los autorizados por la Ley de Administración Financiera para los secretarios.

Sería un error justificar la eliminación del Ministerio de Salud de Nación, por considerar debilidades, errores y ausencia de políticas sustantivas de salud de los últimos años.

El fortalecimiento de las funciones de regulación, la evaluación de tecnologías sanitarias, la investigación sobre nuevas fuentes de financiamientos y evaluación del impacto del gasto en cada jurisdicción; el desarrollo de incentivos a la productividad y calidad en salud, serían algunos de los roles que el área de Salud del Gobierno nacional debería fortalecer.

Sebastián Tobar es sociólogo, UBA. Magister en salud pública con orientación en políticas públicas y salud (ENSP/FIOCRUZ)

Noticia posterior
Usá tus ← → (flechas) para navegar

Debate
0 Usuarios (0 Votos)
Me encanta0
Me enfurece0
Una estupidez0
Lo que dice la gente Dejá tu rating
Sort by:

Be the first to leave a review.

User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Dejá tu rating


Continuar leyendo

Publis

Publicidad

Economía

Publicidad

Para vos

Te puede interesar

Data Fiscal

Policiales

Tendencia