Conéctese con nosotros

Actualidad

El “Capitolio Brasileño” y el enemigo interno

Tenemos abundante información como las mencionadas anteriormente, incluyendo la destitución del gobernador del DF Ibaneis Rocha (PMDB), la solicitud de captura del Secretario de Seguridad del DF (Anderson Torres, quien fue exonerado esa misma tarde ) y que, por cierto, estuvo en EE. UU. con el expresidente Jair Bolsonaro en la víspera. En un allanamiento en su domicilio se encontró el borrador de un decreto que en la práctica promovía un golpe de Estado y anulaba el resultado de las elecciones de 2022.

Publicado

Activar

Bruno Lima Rocha (@blimarocha) – enero 2023

A más de una semana de los sucesos del 8 de enero de 2023 en Brasilia (con los ataques fascistas a las sedes de los Tres Poderes), tenemos la extraña sensación de “fatiga de repetición”. Como una enfermedad de RSI (lesión por esfuerzo repetitivo), nos enfrentamos a lo que todos ya sabíamos que tendría condiciones completas para ocurrir. Era visible, presumible, predecible. Una acción del tipo “rebelión de extrema derecha” – con la siempre presente bandera y simbolismo sionista (como este analista viene diciendo hace más de cuatro años) – y una evidente fragilidad y contaminación fascista dentro del aparato de seguridad del Distrito Federal de Brasil.

Las posibilidades de que ocurrieran acciones de esta magnitud eran muchas, incluida la maniobra de distracción. El hecho de que haya un buen esquema de seguridad el primero de enero (la toma de posesión) nada tiene que ver con la lealtad de las cadenas de mando de la Secretaría de Seguridad del Distrito Federal (SSPDF), de la Policía Militar del Distrito Federal ( PMDF) ni el Comando Militar del Planalto (CMP, el comando regional del Ejército Brasileño que supuestamente defiende la cabeza de la república).

Militares golpistas

Este Comando del Ejército – Comando del Planalto – es responsable de la defensa territorial de Brasilia (la capital planificada del país, Plano Piloto y ciudades satélites, además del eje y alrededores. Por eso, defiende el centro del poder político brasileño. Una de sus unidades de regimiento es el Batallón de la Guardia Presidencial (BGP, “sorprendentemente”, al momento de escribir este artículo, su sitio web estaba caído), cuyo deber es proteger el Palácio do Planalto, sede del Poder Ejecutivo. La infiltración es tan grande que el coronel al mando del BGP protegía y guiaba a los fascistas que invadían, promoviendo motines, tratando de impedir su detención. Siete días antes, el CMP participó en la Operación Posse, cuya desmovilización se produjo el 2 de enero.

Por si fuera poco, lo que era evidencia se hizo explícito. ¿Cómo es posible imaginar campamentos golpistas frente a cuarteles y unidades militares sin la aprobación de sus mandos? ¿Cómo es posible pensar que el comandante de cada O.M. (en la jerga, Organización Militar) no tenía el aval directo del Alto Mando de cada una de las fuerzas, con énfasis en la fuerza terrestre (Ejército Brasileño, EB)? Es simplemente imposible, lo que demuestra un complot golpista contra el gobierno electo.

¿Cuál es la hipótesis más probable? Que la provocación del motín fascista llevó al ministro de Defensa, José Múcio Monteiro, a proponer un decreto de Garantía de Orden Público (GLO), colocando a los militares – ellos mismos, principales responsables de la desestabilización – como una vez más el puntal y eje de Poder Moderador de la república. El presidente se negó con razón a seguir adelante con esta absurda propuesta de GLO, evitando convertirse en rehén del generalato.

Una evidente Conspiración

Tenemos abundante información como las mencionadas anteriormente, incluyendo la destitución del gobernador del DF Ibaneis Rocha (PMDB), la solicitud de captura del Secretario de Seguridad del DF (Anderson Torres, quien fue exonerado esa misma tarde ) y que, por cierto, estuvo en EE. UU. con el expresidente Jair Bolsonaro en la víspera. En un allanamiento en su domicilio se encontró el borrador de un decreto que en la práctica promovía un golpe de Estado y anulaba el resultado de las elecciones de 2022.

Tenemos todos los elementos detallados. El bolsonarismo intenta crear una base en Florida, como los gusanos de la derecha cubana, una mezcla de mafia y oposición de extrema derecha. Hay apoyos transnacionales – como el de Steve Bannon y el propio Donald Trump -, redes de inteligencia sionista (como ya hemos denunciado otras tantas veces), lealtades paralelas en áreas sensibles del Estado brasileño (en los tres niveles de gobierno, federal, estaduales y municipales) y una parte de la comunidad empresarial dispuesta a todo y dotada de conductas agresivas e ilegales.

Después de todo, ¿qué es lo que asusta a todas estas personas que se proponen derrocar a un gobierno elegido sobre la base de una coalición muy amplia? Porque se vuelven en contra de sus políticas más básicas como: cierta distribución del ingreso; algún grado de desarrollo semiautónomo; inserción regional ya través de ella, en el Sur Global; una Política Exterior Independiente (PEI), orgullosa y soberana y muy alejada del trumpismo y otras tonterías.

Parece poco, y lo es, pero para la máquina de desinformación de la extrema derecha aliada con los sionistas (y su “infantería” neopentecostal) que opera en Brasil, estos elementos enumerados anteriormente ya son “muy” y de hecho “amenazantes”. No está de más recordar todas las penurias y distintas presiones que atravesó el ex presidente Juscelino Kubitschek (JK, gobernó del 31/01/1956 al 31/01/1961), tanto para asumir como para gobernar, incluidas cuatro rebeliones militares y un golpe preventivo. Repito: tuvimos (capaz que aún lo tengamos ) un golpe de Estado en marcha, es posible (y probable) que los conspiradores tengan planes B, C, D y E y así sucesivamente e incluso quizá alguna alternativa al liderazgo decadente de Jair Bolsonaro y su círculo más directo.

Algunos análisis positivos del momentum político

¿Cuáles son las condiciones para un nuevo intento de desestabilizar el gobierno a través de la movilización de la extrema derecha? Entiendo que es necesario analizar tal exposición y fragilidad desde otros puntos de vista. Algunos colegas tenían una lectura diferente – al menos de los avances políticos producto del obtuso movimiento bolsonarista – y como tal debo compartir.

El profesor de historia de Unisinos Hernán Ramírez, un argentino de Córdoba residente en Rio Grande do Sul, enumeró estas posiciones:

Publicidad

Incluso con la depredación, veo más aspectos positivos que negativos. El enemigo de la democracia quedó expuesto, con parte de sus mecanismos a la vista. Así, parte de este mecanismo y sus miembros están siendo destruidos y detenidos. Se observa que la sinergia institucional actuó rápidamente, la sociedad Lula (Flávio Dino, ministro de Justicia) / Alexandre de Moraes (ministro de la Suprema Corte) cortó la rama en Brasilia del mecanismo sin mayor carga para el gobierno entrante. De esta manera, se debilita el bolsonarismo, incluso uno de sus gobernadores políticamente muerto (Ibaneis Rocha).


De la forma en que actuó, el bolsonarismo pierde legitimidad narrativa ante la sociedad y pasará por una nueva fase entrópica, alejando adeptos ocasionales y más moderados. En la parte de respuesta, la conmoción provocada por la truculencia del acto legitima socialmente la acción represiva y de limpieza institucional. Todo esto abrirá una brecha para la desbolsonarización de las estructuras estatales colonizadas por sus partidarios. Por tanto, la oportunidad, bien aprovechada, permitirá el surgimiento o fortalecimiento de muchos elementos nuevos”.

Por otra parte, el colega Sérgio Souto, profesor de periodismo de la UERJ, señala el impulso político para el contragolpe legal punitivo:

La oportunidad de «cortar cabezas» es ahora, rápida y profunda. Porque no habrá otra oportunidad en el corto plazo. Hay una convergencia más amplia, con un gobierno no conservador, medios hegemónicos a favor y EE.UU. en contra del golpe. Obviamente, ninguna milicia o fuerza policial va a dar un golpe sin el aval de poderes fácticos más allá del Partido Militar. Por lo tanto, es hora de que Lula haga limpieza, sobre todo porque Bolsonaro ha perdido su utilidad para quienes están en el poder. Por eso el momento es ahora, más adelante, no lo sabemos. Es hora de una cruzada – utilicemos la gramática del enemigo – por la reanudación del espacio público de todos los que aman el campo democrático. No hay lugar para los estafadores, por acción u omisión.

Siguiendo con el análisis de Souto, veo fundamental este avance en la “limpieza” de la contaminación golpista en el aparato del Estado y en la creación de una hegemonía antifascista a todos los niveles. Veo muy difícil la lealtad dentro del aparato de seguridad (especialmente en los gobiernos estatales), y más complicada aún es la subordinación del Alto Mando de las Fuerzas Armadas a sus definiciones constitucionales.

Pero es una situación sine qua non; o el movimiento popular (y el partido de gobierno) empuja a la coalición de gobierno a crear estas condiciones, o simplemente el presidente puede volverse cada vez más rehén de sus partidarios circunstanciales.

Bruno Lima Rocha es politólogo, periodista y profesor de relaciones internacionales ([email protected] / estrategiaeanaliseblog.com)

Artículo originalmente publicado en el Monitor del Medio Oriente, edición brasileña.

Publicidad

Original en lengua española por SDN Argentina.

Publicidad
Haga clic en el comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *