Conectá con nosotros

Política

Grieta en la Iglesia por la cercanía de algunos obispos con Moyano

Published

en

Una fuerte polémica disparó en la Iglesia la autorización por parte del arzobispado de Mercedes–Luján  –la autoridad eclesiástica competente- de la celebración religiosa que organizaron ayer un grupo de los gremios más combativos, a los que se sumaron los movimientos sociales, frente al la basílica, y particularmente el hecho de que su titular, monseñor Agustín Radrizzani, haya presidido la misa. Los críticos consideran imprudente la actitud de Radrizzani porque a su juicio deja pegada a la Iglesia con un sector que cuestiona severamente la política económica del Gobierno y hasta se enrola en una dura oposición, en un momento en que la Iglesia –y hasta el propio Papa Francisco- es acusada de inclinarse hacia el peronismo y, sobre todo, hacia el kirchnerismo, dejando de lado la neutralidad.

Moyano consiguió el apoyo de la Iglesia en su peor momento judicial

Ello con el agravante -afirman- de que uno de los principales organizadores fue el gremio de Camioneros, liderado hasta hace poco por Hugo Moyano y, actualmente, por su hijo Pablo, ambos bajo un creciente acoso judicial por sus manejos económicos. Y en la misma semana en que un fiscal pidió la detención de Pablo, cuyo padre acusó al Gobierno de promover esa medida.

La Iglesia ya venía escaldada porque el miércoles, tras el pedido de detención de Pablo, el presidente de la comisión de Pastoral Social – y severo crítico del Gobierno-, el obispo Jorge Lugones, recibió a su padre, un hecho que se leyó como un apoyo eclesiástico a los Moyano. De poco sirvió que la comisión saliera a negarlo y a aclarar que el encuentro estaba previsto desde hacía tiempo.

Lugones ya venía bastante cascoteado luego de que se viera poco atinado que durante el encuentro anual de su comisión en Mar del Plata, en junio, reclamara sensibilidad social al Gobierno delante de la principal invitada: la gobernadora María Eugenia Vidal. Acaso curada en salud, fuentes de la Pastoral Social precisaron que esa comisión no adhería a la convocatoria de ayer.

La Pastoral Social no fue el único organismo eclesiástico que tomó distancia. La Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA) –que congrega a más del 80 % de las comunidades evangélicas– dejó trascender que el evangélico que participó de la invocación interreligiosa que hubo al final de la misa (junto con un judío y un musulmán) no pertenece a esa organización.

Desde el arzobispado de Mercedes – Luján se defendieron, al señalar que no podían negarse a celebrar una misa en la que se iba a rogar por “pan, paz y trabajo”. E incluso dijeron que se pensó en hacerla dentro de la basílica, pero que luego se descartó por la cantidad de asistentes que se preveía. Destacaron que se acordó que no hubiera símbolos partidarios, ni declaraciones críticas al Gobierno. “Quedó claro que sería una celebración religiosa que terminaría con el rezo de la Oración por la Patria (la plegaria que los obispos redactaron durante la crisis de 2001)”, afirmaron. Eso sí, en su homilía Radrizzani criticó con dureza “los mercados financieros que lejos de poner los capitales al servicio de la producción son especulativos y sólo generan plata para pocos y pobreza para muchos”.

El líder de La Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, Juan Grabois, tras aclarar que no pudo asistir por un compromiso familiar, defendió la convocatoria. “Las mismas críticas que se hacen ahora se hacían antes de la llegada de este gobierno de parte de sectores neoliberales que quieren una Iglesia recluida en el templo y que no denuncie las injusticias sociales”, dijo ante una consulta de Clarín.

Lo cierto es que la imagen que se vio ayer de tantos férreos opositores al Gobierno juntos –incluido el sacerdote y ex funcionario kirchnerista Juan Carlos Molina, que concelebró la misa- resultaba fuerte- No pocos de ellos eran muy críticos de la Iglesia durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. E incluso del entonces cardenal Jorge Bergoglio, a quien tachaban –como los Kirchner – de ser el “jefe espiritual de la oposición”. Tras la misa, Radrizzani dijo que no quiso profundizar la grieta. Pero lo que se vio ayer será difícil de digerir, no sólo para los macristas, sino para una parte importante de la sociedad. 

Comentar

Publicidad [the_ad_group id="25"]
Comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política

Miguel Lifschitz: “Mauricio Macri agotó su crédito político y si gana será difícil la gobernabilidad”

Published

en

Por

El gobernador es uno de los promotores de Lavagna 2019. “No uso  sandalias, pero quizá tengo que empezar a usar”, bromeó tras la foto del ex ministro con medias y chancletas. 

Comentar

Seguir leyendo

De todo un poco

El dueño de la fábrica se disculpó por la agresión al equipo de C5N

Published

en

Por


Comentar

Seguir leyendo

De todo un poco

Fábrica de galletitas: acuerdo entre trabajadores y empresa

Published

en

Por


Comentar

Seguir leyendo

Política

La Ciudad enviará policías a Brasil para capacitarse con el BOPE en el uso de las Taser

Published

en

Por

Se entrenarán con el grupo de elite de las fuerzas de seguridad en Río de Janeiro. Comprarán 400 pistolas eléctricas.

Comentar

Seguir leyendo

De todo un poco

Análisis Económico de Alejandro Robba

Published

en

Por


Comentar

Seguir leyendo

Publicidad

Política

Publicidad

Facebook

Publicidad

Deportes

Publicidad

Provincias

Publicidad

Publicidad