fbpx
Conectá con nosotros

Policiales

¡Increíble! Un empresario admitió haber pagado coimas por un decreto presidencial

Published

en

Usá tus ← → (flechas) para navegar

Se trata de Gabriel Romero, dueño de EMEPA, quien declaró que pagó coimas para que le extendieran la concesión de la Hidrovía durante el gobierno kirchnerista.

Gabriel Benjamín Romero, dueño de EMEPA, volvió a declarar como arrepentido ante Carlos Stornelli, el fiscal de la causa de los cuadernos. El empresario admitió haber entregado dinero a Baratta para que se le extendiera la concesión de la hidrovía por medio de un decreto presidencial.

A raíz de esto, la empresa EMEPA explota desde hace unos 20 años el enorme negocio que es la Hidrovía y también está a cargo de Ferrovías, que explota ferrocarriles, que estaba bajo la supervisión de Ricardo Jaime, ex secretario de Transporte del kirchnerismo, preso y coimero confeso.

Según fuentes vinculadas a la investigación, Romero admitió dos pagos, uno que se hizo el 20 de enero de 2010, un día antes que se publicara el decreto 113/2010 por el que se renegociaron las condiciones del contrato de explotación de la Hidrovía. A partir de ese decreto el Estado le extendió en el tiempo la concesión del cobro de peajes por el río a la firma Hidrovía S.A. y le permitió ampliar la traza de la vía navegable más importante de la región.

Por su parte, la empresa se comprometía a modernizar el sistema de señalización y el dragado. El otro pago se produjo semanas después de la firma del decreto de Cristina Kirchner. Aunque en la cifra no coincidió con lo que había escrito Centeno. Era un poco menos que lo narrado por el ex chofer de Baratta.

El decreto por el cual el Estado acordó con la firma Hidrovía fue firmado por la ex presidenta Cristina Kirchner, el por  entonces ministro de Economía Amado Boudou, el de Planifiación, Julio De Vido, y por quien fuera jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

Mirá también: Más involucrados en el escándalo de coimas K

Romero señaló que se hicieron dos pagos por el decreto y que, según Baratta, que fue el cobrador, ese dinero debía “subir” en la escala gubernamental. A raíz de las confesiones de Romero, el juez Bonadio ordenó liberar a Rodolfo Poblete, directivo de EMEPA, por debajo del dueño.

Además de todo esto y en consonancia con lo que ya había dicho el empresario Aldo Roggio, Romero admitió haberle pagado a Jaime el cinco por ciento de los subsidios .

Pero como Jaime también tenía la supervisión de la Hidrovía, Romero también admitió haberlo sobornado por ese negocio. Le daba una suma fija anual, cercana a los 500 mil dólares, al ex secretario de Transporte.

Jaime actualmente está preso por otros casos de corrupción, pues en 2015 confesó haber cobrado coimas de dos empresas: Trenes de Buenos Aires y la Terminal de Ómnibus de Retiro.

Usá tus ← → (flechas) para navegar

Debate
0 Usuarios (0 Votos)
Me encanta0
Me enfurece0
Una estupidez0
Lo que dice la gente Dejá tu rating
Sort by:

Be the first to leave a review.

User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Dejá tu rating


Director de Servicio de Noticias, Socio gerente de Pladeve (Plataforma de ventas); Director de Proveo Publicidad, medios y eventos, Master coach en oratoria, ventas, Ontología y neurociencias. Periodista, Consultor de empresas, Locutor y productor de radio y tv

Nacionales

Polémica por la absolución de un menor acusado de matar al hijo de una dirigente política

Published

en

Usá tus ← → (flechas) para navegar

Fue este lunes que escucharon el veredicto y dos años de espera se convirtieron en nada. Cuando leyeron “absuelto del homicidio en ocasión de robo” Claudia se sorprendió. Tanto que sus familiares y amigos sólo atinaron a abrazarla para llorar en silencio. “Hubiéramos querido que la Justicia se de cuenta de que no puede seguir haciendo estas cosas. Esto es muerte, es más muerte en la calle y la cargan sobre sus hombros”, dice Claudia Serapio, la mamá de Nicolás Gamboni (23), asesinado el 19 de agosto de 2016.

A “Nico” lo mataron de un tiro en la cabeza a dos cuadras de su casa de Remedios de Escalada, en Lanús. Lo interceptaron en Aguilar y Esquiú dos hombres en moto que le robaron el celular y le dispararon. “Siempre pensamos que él se había resistido. Pero los testigos que declararon en el juicio vieron otra cosa. No le dieron tiempo a nada”, reconstruye la madre de la víctima, una dirigente política de la zona que actualmente es funcionaria en la Municipalidad de Lanús.

Claudia Serapio, la mamá de Nicolás Gamboni.

Claudia Serapio, la mamá de Nicolás Gamboni.

Por el crimen hubo dos detenidos: Nicolás “Chaparrón” Santillán y un menor identificado como “Javi”. Para los investigadores ambos integraban “La bandita de Villa Fe”. Eran de Monte Chingolo pero robaban en Remedios de Escalada y Banfield. “Tenían una forma de robar sistemática. Todo el barrio sabía que andaban en una moto negra y una roja. Hay teléfonos, escuchas, mensajes, todo para mostrar lo que hacían pero se ve que no fue suficiente”, se queja Claudia. 

“Javi”, hijo de un reconocido barrabrava de Lanús, tenía 16 años ese 19 de agosto de 2016, por eso la causa quedó dividida en dos durante la investigación. A él lo juzgaría el Tribunal Único de Responsabilidad Penal Juvenil de Lomas de Zamora y a su cómplice, “Chaparrón”, uno de mayores.

La semana pasada se realizó el juicio contra “Javi”, que ya tiene 18 años y está en el Instituto de Menores de Pablo Nogués desde 2016, cuando fue detenido. Este lunes se conoció el fallo que lo absolvió por el homicidio. “Ni siquiera pusieron la cara. Una secretaria leyó la resolución y se fueron”, cuenta la mamá de Nicolás. 

Una de las marchas para reclamar justicia. (ROLANDO ANDRADE)

Una de las marchas para reclamar justicia. (ROLANDO ANDRADE)

Para el tribunal quedó probado en el juicio que “Javi” integraba una banda que circulaba en “motos de gran cilindrada, lo que les servia para lograr su impunidad por la dificultad que le generaba a personal policial la velocidad que podían desarrollar en pocos metros”, según detallaron en la resolución judicial. También confirmaron que “sorprendían a sus víctimas en horarios nocturnos, de 19 a 24, con armas de fuego”. 

Con esos argumentos condenaron a “Javi” a cinco años de prisión por “asociación ilícita”. Pero lo absolvieron por el homicidio de Nicolás Gamboni. 

La decisión generó revuelo en Lanús. El secretario de Seguridad municipal, Diego Kravetz, salió al cruce: “Nosotros trabajamos a brazo partido para bajar la inseguridad. Nada de esto sirve si la Justicia no está a la altura de las circunstancias. Necesitamos fallos ejemplificadores”, se quejó el funcionario. Además calificó como “inexplicable” la decisión de los jueces. 

Para el tribunal los testigos que vieron la escena, ni los que declararon haber visto a “Javi” “nervioso, con un celular y con un arma” esa noche, después del crimen, pudieron acreditar que él fue el actor del homicidio. Tampoco las imágenes de las cámaras de seguridad ni las escuchas telefónicas.  Consideraron que “no estuvo acreditada la materialidad del hecho”. Las pruebas no alcanzaron. 

“La verdad es que no nos da la cara para decirle a nuestros hijos que sigan teniendo confianza en la justicia. Esto que hicieron da un mensaje: la vida del otro no importa. No comprendo, no entiendo en qué se basaron para absolverlo”, se indigna Claudia. Y confiesa: “Siempre traté de pensar que este era el destino de Nico. Que esto que le pasó fue para cambiar algo. Uno trata de consolarse pero todo te va llevando a que no, que su muerte fue en vano. Mi hijo tenía 23 años y millones de proyectos”. 

La causa contra el mayor, Nicolás “Chaparrón” Santillán todavía no fue elevada a juicio y para la familia Gamboni el peor temor es que esto condicione a la decisión el tribunal que va a juzgar a Santillán y que el crimen quede impune. 

Nicolás tenía dos hermanos, Diego -que ahora tiene 24- y Chiara, que cumplió los 15 los primeros días de agosto, poco antes del segundo aniversario del crimen de su hermano. No pudo festejarlo en medio del duelo de sus padres y la ansiedad por el juicio. 

El 19 de agosto de 2016 “Nico” regresaba de la facultad, donde estudiaba Economía Social. “Se podría haber tomado un colectivo que lo deja en la esquina de casa. Pero decidió tomarse otro para llevar comida a unos chicos que dormían en la estación de Lanús. Te da bronca y hasta da culpa, porque uno le marcó esa línea de vida. Pero era él, mirá lo que pensaba esa noche cuando decidió tomarse ese colectivo y lo mataron…”, cerró la mamá.

Usá tus ← → (flechas) para navegar

Debate
0 Usuarios (0 Votos)
Me encanta0
Me enfurece0
Una estupidez0
Lo que dice la gente Dejá tu rating
Sort by:

Be the first to leave a review.

User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Dejá tu rating


Continuar leyendo

Publis

Publicidad

Economía

Publicidad

Para vos

Te puede interesar

Data Fiscal

Policiales

Tendencia