Conectá con nosotros

Policiales

Intentaron robarle y le prendieron fuego la casa

https://www.youtube.com/watch?v=z40k4oiagHE

La víctima perdió todo y quedó bajo la lluvia con los hijos.

Policiales

Un consuelo para un dolor eterno, la sensación de la familia de Brian Aguinaco

Published

en

Por

La audiencia no terminó, pero Fernando Aguinaco (40) y Eliana Passada (36) se abrazan y lloran. Ella no deja de sostener el cartel con la foto de su hijo. Solo por este momento el dolor pasa a un segundo plano. Ahora las lágrimas son de alivio y emoción. A uno de los asesinos de Brian Aguinaco (14) lo acaban de condenar a perpetua. 

Luis “Yun” Gómez (28) es el ladrón que manejaba la moto desde la que le dispararon a Brian en Asamblea y Rivera Indarte, en Flores, el 24 de diciembre de 2016. Y formaba parte de “La Banda de la Salita”, que este martes fue condenada por distintos delitos, entre ellos el crimen de Aguinaco.

Justamente, por ese homicidio “Yun” se llevó la peor parte del veredicto: prisión perpetua como “coautor” de los delitos de “robo agravado” contra dos mujeres y el “homicidio criminis causa” de Brian para encubrir el primer asalto. 

Luis "Yun" Gómez, el motochorro que manejaba la moto en el crimen de Brian Aguinaco fue condenado a prisión perpetua. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

Luis “Yun” Gómez, el motochorro que manejaba la moto en el crimen de Brian Aguinaco fue condenado a prisión perpetua. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

Mientras tanto, el motochorro que disparó, identificado por sus iniciales como B. J. G., tenía 15 años en el momento del hecho, es inimputable y está en libertad.

Apenas se oyó la sentencia, en el fondo se oyeron gritos de alegría y también algún insulto contra “Yun”. Un cordón del Servicio Penitenciario Federal (SPF) con escudos separaba a los familiares de Brian de los acusados. La euforia de los que quedaron afuera de la sala pero lo seguían por una pantalla llegó hasta adentro.

Familiares y amigos de Brian Aguinaco coparon los pasillos de Tribunales y siguieron desde afuera el veredicto, ya que la sala del juicio estaba colmada. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

Familiares y amigos de Brian Aguinaco coparon los pasillos de Tribunales y siguieron desde afuera el veredicto, ya que la sala del juicio estaba colmada. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

Enrique Aguinaco (72), el abuelo de Brian que iba en el auto con él cuando lo mataron, se quebró en llanto. “Sentí una satisfacción. Que la ley estuvo presente“, le dijo “Quique” minutos después a Clarín.

La audiencia empezó pasadas las 9.30 con las últimas palabras de los acusados. Fernando, Eliana y el abogado querellante Guillermo Endi se sentaron a un lado de la sala del TOC N° 1. Unos minutos después entraron los tres acusados de la banda que llegaron presos al juicio oral: “Yun” Gómez, Daniel “El Pela” Mendieta (41) y Erik Blas González (23), hermano del menor que le disparó a Brian.

La familia de Brian Aguinaco esperó dos años y medio el final del juicio por el crimen del adolescente de 14 años. foto Rolando Andrade Strcuzzi

La familia de Brian Aguinaco esperó dos años y medio el final del juicio por el crimen del adolescente de 14 años. foto Rolando Andrade Strcuzzi

González fue el único que habló ante los jueces Adrián Pérez Lance, Fernando Ramírez y Luis Salas. “Soy inocente. Espero que esto se termine y se sepa la verdad. Van a aparecer los responsables. Yo sufrí mucho en el hospital. Perdí a un hermano estando detenido. Mi mamá se destrozó por completo. Fui víctima de la suciedad del barrio. Lamento mucho lo que ha pasado”, dijo el acusado. Hubo silencio en la sala. Gómez y Mendieta no hablaron.

El juez Pérez Lance cerró formalmente el debate y convocó el veredicto para las 11.30. Por la gran cantidad de público y medios de prensa que asistieron, hubo que reorganizar toda la sala. También pusieron una pantalla para la gente que quedó afuera.

Daniel "El Pela" Mendieta, líder de "La Banda de la Salita", fue condenado a 17 años de prisión. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

Daniel “El Pela” Mendieta, líder de “La Banda de la Salita”, fue condenado a 17 años de prisión. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

Había tiempo pero la familia de Brian decidió esperar cerca de la sala. Iban y venían con los carteles, saludaban a los que se acercaban y aprovecharon a dar notas. Eliana dijo que llegaba al juicio con “impotencia” porque no se pudo juzgar al menor. “Creo en la Justicia divina y que al final todo vuelve“, afirmó. Fernando comentó que las palabras de González le provocaron “indignación”. Afuera nadie creyó en su inocencia. “Pura actuación”, apuntó el papá de Brian.

Cerca de las 12 llegó el momento que todos esperaban. Al banquillo de acusados se sumaron Irving Cruz Yupanqui y Luis Miranda Cantoral, que llegaron al juicio en libertad.

Erik Blas González, hermano del menor que mató a Brian Aguinaco, fue condenado por integrar "La Banda de la salita". Foto Rolando Andrade Strcuzzi

Erik Blas González, hermano del menor que mató a Brian Aguinaco, fue condenado por integrar “La Banda de la salita”. Foto Rolando Andrade Strcuzzi

Atento a la expectativa que había, el presidente del Tribunal fue directo al grano y comenzó a leer el veredicto. De repente, la sala se inundó de emociones contenidas durante dos años y medio en los que los papás de Brian lucharon para reclamar justicia por el asesinato de su hijo.

“Sentí que el alma me volvió al cuerpo, te juro”, le dijo Eliana a Clarín. “Tenía muchas ganas de llorar y sentía alivio, tristeza y ganas de reír a la vez. Solo deseo que él (Brian) esté en paz. Nuestra vida va a seguir siendo dura como siempre. Pero esto es un gran paso”, dijo la mujer.

"Quique" Aguinaco, abuelo de Brian, reclamó que los menores que matan puedan ser juzgados. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

“Quique” Aguinaco, abuelo de Brian, reclamó que los menores que matan puedan ser juzgados. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

Fernando, el papá de Brian, recolectó cientos de besos y abrazos a la salida de la sala. De todos lados vinieron a acompañar a la familia, incluso personas que no conocían directamente a la familia. También estaban los compañeros de colegio y amigos de Brian. Pero sin dudas, uno de los momentos más fuertes fue cuando se encontró con su papá Enrique y los dos se fundieron en un abrazo infinito.

“Fue como cuando respirás hondo. Un alivio muy grande. Lo tenía atragantado, un nudo en la garganta”, contó Fernando, que había llegado a la audiencia con mucha bronca y dolor. Y tuvo un desahogo importante este martes. “No sabía que esto me iba a causar algo así. Yo sé que mi hijo ahora va a descansar en paz“, aseguró.

Mirá también
"No puedo ir a ver a mi hijo al cementerio por miedo a cruzarme con su asesino"

El único momento de tensión que se registró durante toda la jornada fue cuando retiraron a los presos. El público que esperaba afuera les gritó de todo. Adentro de la sala no se sabía lo que pasaba y todos salieron corriendo a ver. Pero no pasó nada más.

Para “Quique” Aguinaco también fue un momento muy especial. “Sentí satisfacción, que la ley estuvo presente. Pero mucha bronca porque el autor de los disparos sigue en el país. Está en la villa, yo lo he visto“, aseguró. “Eso me tiene muy mal, que no se pueda hacer nada. Espero que los legisladores busquen una iniciativa para que el que mate vaya preso, sin importar la edad”, reclamó el abuelo de Brian.

Luis "Yun" Gómez, Blas González, Daniel "Pela" Mendieta, Irvin Johnson Cruz Yupanqui y Luis Miranda Cantoral, integrantes de "La Banda de la Salita". Foto Rolando Andrade Stracuzzi

Luis “Yun” Gómez, Blas González, Daniel “Pela” Mendieta, Irvin Johnson Cruz Yupanqui y Luis Miranda Cantoral, integrantes de “La Banda de la Salita”. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

Por otros delitos de “La Banda de la Salita”, “El Pela” Mendieta, sindicado como el líder, fue condenado a 17 años de prisión. Lo encontraron culpable de “robo doblemente agravado en poblado y en banda” por la usurpación de una casa a una familia de la 1-11-14. A González, que se declaró inocente antes del veredicto, le dieron 5 años de prisión por “asociación ilícita y tenencia de arma de guerra”.

Mientras que a Irvin Johnson Cruz Yupanqui lo condenaron a 3 años y medio por ser miembro de la “asociación ilícita”; y a Luis Miranda Cantoral le dieron 2 años en suspenso por “encubrimiento”. Estos dos últimos quedaron libres. Las penas de “Yun” Gómez y “Pela” Mendieta coincidieron con lo que había solicitado la fiscal Irma García Netto en su alegato.

Mirá también
La increíble estrategia de usurpación de casas de la banda que mató a Brian Aguinaco

EMJ

Seguir leyendo

Policiales

La lujosa vida de “Hernán”, el capo narco que armó su mansión y un barrio privado en el corazón de una villa

Published

en

Por

La lujosa casa, monitoreada por cámaras de seguridad, no pasaba para nada desapercibida. Tampoco el terreno que había convertido en un barrio privado para sus cómplices. Sobre todo porque estaban emplazados en el corazón de una villa de emergencia de Moreno.

Allí vivía “Hernán”, el acusado de liderar una banda que comercializaba marihuana en la zona Oeste del conurbano y que fue detenido.

Las cámaras que monitoreaban la casa del capo narco de zona Oeste que fue detenido en Moreno.

Las cámaras que monitoreaban la casa del capo narco de zona Oeste que fue detenido en Moreno.

Según informa la agencia Télam, “Hernán“, el señalado capo narco de nacionalidad paraguaya, está acusado de manejar gran parte del comercio de drogas en las localidades de San Miguel, Ramos Mejía, Pilar, Tortuguitas y Moreno.

Mirá también
Cómo se entrenan las bandas de motochorros

Durante el arresto en su mansión, los policías de la Delegación La Matanza de la Superintendencia de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado, que también hicieron otros cuatro allanamientos, secuestraron unos 15 kilos de marihuana, dos de cocaína, cinco frascos con cogollos y una pistola calibre .365 que había sido robada en Corrientes.

La mansión del capo narco en el corazón de una villa de emergencia de Moreno.

La mansión del capo narco en el corazón de una villa de emergencia de Moreno.

Pero además se incautó una pistola Bersa que había sido robada en jurisdicción de la comisaría 7a de Tres de Febrero, 82 municiones de diferentes calibres, 75.525 pesos, 11.095 euros; 813 dólares, 60 pesos mexicanos, 22 anillos de oro, 7 pulseras, 24 relojes y 5 cadenas.

En uno de los allanamientos, el que se hizo en Ramos Mejía y donde hallaron las joyas y el dinero, también fue secuestrado un auto Fiat 500 Cinquecento, una camioneta Volkswagen Amarock, una pistola calibre .40, dos cargadores con proyectiles y un lote de marihuana de 728 gramos.

Parte de las joyas y el dinero secuestrado.

Parte de las joyas y el dinero secuestrado.

La captura de “Hernán” se dio en el interior de su lujosa casa del asentamiento de Villa Trujuy, donde había armado en un amplio terreno una suerte de barrio privado con varias construcciones donde se quedaban sus cómplices.

“Su vivienda tenía un sistema de cámaras para vigilar todo el exterior, una pileta de natación, una sala de juegos, un baño con jacuzzi y un vestidor, entre varias comodidades”, dijo uno de los investigadores e indicó que “también había una caja fuerte en uno de los ambientes”.

La pileta de natación a medio hacer en la casa del capo narco.

La pileta de natación a medio hacer en la casa del capo narco.

En otros procedimientos, ocurridos en San Miguel, Pilar y Tortuguitas, la Policía encontró dinero (pesos, dólares y euros), un kilo y medio de marihuana, celulares, alhajas, armas y municiones.

Durante esos allanamientos, la Justicia demoró a otras cinco personas para identificarlas y saber si tienen vinculación a la banda narco que lideraba “Hernán”.

La lujosa vida de "Hernán", el capo narco de zona Oeste que fue detenido en Moreno.

La lujosa vida de “Hernán”, el capo narco de zona Oeste que fue detenido en Moreno.

Todos quedaron a disposición de juez Federal de N°1 de Campana, Adrián González Charvay.

La droga secuestrada en los procedimientos.

La droga secuestrada en los procedimientos.

Fuente: Télam

Seguir leyendo

Policiales

La autopsia reveló que con una seguidilla de golpes el karateka le partió el cráneo al taxista

Published

en

Por

El taxista Jorge Gómez murió producto de un derrame cerebral, después de que el karateka Esteban González le diera una feroz golpiza tras una discusión de tránsito en las calles de Ensenada, en La Plata. Según indicaron los primeros resultados de la autopsia, con sus trompadas el detenido le partió el cráneo en dos a la víctima, lo que provocó su posterior muerte.

Según se puede ver en las imágenes de la cámara de seguridad, el agresor le habría dado por lo menos ocho trompadas al hombre de 52 años, mientras que además lo pateó y lo golpeó en todo su cuerpo cuando ya estaba en el suelo.

Después de eso, González se volvió a subir en su camioneta, y se fue hasta que horas después fue detenido. Tras su aprehensión, la Justicia lo dejó en libertad, y finalmente luego de la muerte del taxista, ordenaron nuevamente su detención el sábado.

Aunque ahora el acusado se encuentra en prisión y con un supuesto cuadro de depresión, en las últimas horas se dieron a conocer los primeros resultados de la autopsia, lo cuales indican que Gómez murió por un derrame cerebral que se generó como consecuencia de las quebraduras del hueso temporal izquierdo y de la base del cráneo.

Según la descripción que los peritos enviaron al fiscal que interviene en el caso, Juan Menucci, los puñetazos que el imputado le dio al taxista derivaron en los severos traumatismos y derrames “encéfalo craneanos graves” que sufrió.

En el video del brutal hecho se puede ver como Gómez logra levantarse unos segundos tras el ataque, aunque instantes después se cae al suelo, y ya inconsciente es trasladado hacia un centro médico, donde confirmaron que la víctima estaba en coma y que su estado era irreversible.

González está imputado por los delitos de homicidio agravado por ensañamiento y alevosía, y este lunes fue trasladado a la alcaldía “Roberto Petinatto”, ubicada en la zona oeste de La Plata.

Según declaró otra víctima del karateka, esta no es la primera vez que ataca a golpes a una persona, ya que en 2013 Gabriel Coronel vivió un terrible episodio con González mientras estaban de vacaciones con amigos en Mar del Plata.

En diálogo con TN, el ex compañero del detenido, contó que por cuestiones de la convivencia, González lo trompeó mientras estaba en la cama, lo que le provocó graves fracturas en el maxilar.

Seguir leyendo

Policiales

“Espero que esto sea un ejemplo para los casos impunes”, dijo la mamá de Brian Aguinaco tras la condena a perpetua

Published

en

Por

“Lo único que me alivia es que él va a estar paz, y que su nombre ya no va a salir en ningún lado, porque a él no le gustaba sacarse fotos y esas cosas. El dolor sigue estando, pero al margen de nuestra situación, espero que esta resolución sea un ejemplo para los casos que están impunes”, dijo en diálogo con BigBang Eliana Passada, mamá de Brian Aguinaco, el chico de 14 años que en diciembre de 2016 fue asesinado de un disparo por motochorros que intentaban robarle a dos mujeres que iban por la calle en el Bajo Flores.

Por el crimen del adolescente, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de la Ciudad condenó hoy a un hombre de 28 años a prisión perpetua por ser “coautor de robo agravado por el uso de armas de fuego en concurso real de homicidio criminis causa”, aunque el que apuntó y disparó contra el chico fue un menor de 15 años que ahora se encuentra en libertad, sin haber sido juzgado por su condición de inimputable. “Estamos en un país donde a los menores no se los toca”, aseguró la madre de Aguinaco, aunque comentó que desde el principio ella supo que contra el asesino de su hijo no se iba a poder hacer nada.

El juicio contra Luis “Yun” Gómez, el joven que manejaba la moto desde la que le dispararon al adolescente, comenzó en septiembre de 2018 y en ese mismo proceso se juzgó también a otros cuatro delincuentes, conocidos del condenado, por formar parte de una banda delictiva que cometía robos.

A pesar de que la lectura de la sentencia será más adelante, este martes los jueces Adrián Pérez LanceFernando Ramírez Luis Salas adelantaron la perpetua para Gómez, y resolvieron también condenar a 17 años de prisión al jefe de la banda por otros delitos no relacionados con el crimen de Aguinaco. 

Del mismo modo, al hermano de Gómez le dieron cinco años de prisión, mientras que otros dos imputados también recibieron penas, pero quedaron en libertad. “El juicio empezó en septiembre y se hizo largo porque los acusados fueron cinco. Ellos eran como una especie de banda familiar, y durante el proceso atestiguaron personas que tuvieron que ver con los delitos que ellos cometían”, explicó Passada a este portal, y añadió que, debido a que se unificaron dos causas, el condenado “estaba acusado también por robo con arma de fuego y por llevar a un menor en la moto”.

Después de que el imputado se negara a decir sus últimas palabras, los jueces pidieron un cuarto intermedio, y mientras esperaban, uno de los acusados que quedó en libertad porque le dieron una pena de prisión en suspenso, intentó provocar a la familia del chico con sonrisas burlonas y alguna que otra frase para molestar. “Nos miraba por una ventana y se reía. En otra oportunidad el hermano de Gómez ha llevado la foto de mi hijo mostrándomela en pleno juicio, pero rápidamente fue sacado de la sala”, indicó.

Más allá de estas situaciones, la mamá de Aguinaco afirmó que durante estos meses el proceso se llevó a cabo de buena manera, y sostuvo que a pesar de que asistir a tantas audiencias al principio “fue una tortura” para ella, el resultado de hoy valió la pena.

“Esperábamos la perpetua porque era lo que habíamos pedido, teníamos un poco de miedo porque hay casos que no se resuelven favorablemente, pero la verdad, intachable estos jueces”, aseguró, y añadió que la fiscalía que investigó el caso había pedido también la perpetua para Gómez, aunque la defensa solicitó en sus alegatos en su cliente fuera absuelto por falta de pruebas.

La muerte de Brian Aguinaco ocurrió el 24 de diciembre de 2016, cuando él y su abuelo iban en auto a la peluquería, y de repente vieron que dos motochorros querían robarle a unas mujeres. Para ayudarlas, el abuelo del chico detuvo la marcha, y luego empezó a perseguir a los delincuentes, lo que provocó que ellos dispararan contra el auto. Allí una de las balas impactó de lleno en la cabeza del adolescente y dos días después murió en el Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, donde fue internado.

El autor material del disparo es un menor de 15 años, que a los dos meses del crimen cumplió 16 años. Por su edad fue declarado inimputable a los pocos días de la muerte de la víctima, y luego viajó a Perú con su familia. “Él puede entrar al país, incluso teníamos entendido que estaba en Buenos Aires hace un tiempo. Ahora no sé”, dijo Passada, quien agregó que desde el principio supo que el asesino de su hijo nunca iba a ir preso.

“Estamos en un país donde a los menores no se los toca”, comentó molesta, y aseguró que el abuelo de su hijo está dolido y “con mucha carga de culpa”, pero que afortunadamente su familia y la de su ex están muy unidas.

“El dolor sigue estando, me da miedo lo que va a pasar mañana, porque hasta ahora estuve ocupada en el juicio, y siento que no hice el duelo”, dijo por último, pero antes agregó que está muy agradecida con toda la gente que los apoyó y acompañó en este difícil proceso.

Seguir leyendo

Policiales

Envían a juicio oral a una banda que explotó sexualmente a 74 mujeres en la ciudad de Buenos Aires

Published

en

Por

Tenían contactos políticos y protección policial, como en tantos otros casos. La organización integrada por siete personas -de los dos sexos- se dedicó durante una década a la explotación sexual de al menos 74 mujeres que fueron identificadas en forma fehaciente durante los allanamientos realizados en dos locales situados en la ciudad de Buenos Aires en los que se ejercía la prostitución.

El fiscal federal Franco Picardi pidió la elevación a juicio de la causa en la que se les imputa a Norberto Gustavo Medina, Jonathan Eugenio Medina, José María Maximiliano Chacón, Gladys Riveros, Claudio Darío Sánchez, Hernán Matías Ponce y Clara Liliana Riveros haber promovido la trata de personas con fines de explotación sexual y la explotación económica de la prostitución ajena, según consignó la página Fiscales.

Los Medina -padre e hijo- eran los responsables, según la fiscalía,  al menos desde el año 2012, de los locales nocturnos conocidos como Lola, ubicado en la avenida Juan Bautista Alberdi 3100, en Caballito y Victoria (antes llamado Lulu), situado en Varela 64, en el barrio de Flores. Se sospecha que además eran los propietarios de otros tres locales dedicados al mismo negocio ilegal en esta ciudad.

Eran parte del mismo grupo otros dos hombres, padre e hijo, que se encuentran prófugos desde marzo de este año. Se trata de “Marcelo Gregorio Uscheroff -conocido también como Marcelo Locatti, ex funcionario del municipio de 3 de febrero y ex presidente de la UCR de esa misma localidad- y su hijo, Julián Mauricio Uscheroff-. Los dos últimos  se encuentran prófugos desde marzo del corriente año. Uscheroff padre, entre febrero de 2016 y el 3 de enero de 2018, se desempeñó como director de Asuntos Institucionales y como representante municipal ante la Dirección Provincial de Personas Jurídicas del municipio mencionado”, consignó la página del Ministerio Público.

La causa a cargo de Picardi se inició por una serie de denuncias anónimas recibidas a través de la línea 145 del Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el delito de Trata, del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, y de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex), en marzo de 2017. A ese expediente se sumaron otras causas en trámite y las actuaciones de las inspecciones realizadas en su momento por el Gobierno de la Ciudad.

Según el dictamen, Norberto Gustavo Medina y su hijo Jonathan habrían mantenido un rol preponderante en el manejo y la administración de ambos prostíbulos y sus actividades criminales, y en un segundo estrato, dentro de la misma planificación delictiva, realizaron diversos aportes esenciales, como “encargados/as” de los locales -o como su “cara visible”-, para distintos propósitos: José María Maximiliano Chacón, Hernán Matías Ponce, Gladys Riveros, Claudio Darío Sánchez y Clara Liliana Riveros.

Durante la investigación se estableció que al lado del prostíbulo Victoria, la banda había instalado un albergue transitorio precario en la propiedad continua -sita en Varela 62-, para que la explotación sexual de las víctimas se desarrollara allí mismo. “Las inspecciones producidas demostraron que ambos lugares se comunicaban desde el  interior, y que a la postre esa conexión fue ocultada mediante una construcción de durlock. Además, en dos ocasiones, el 13 y el 19 de diciembre de 2012, se constató que había mujeres encerradas bajo llave en este último lugar, que se encontraban en situación de prostitución”, dice el dictamen.

“En la segunda ocasión, el 19 de diciembre de 2012, funcionarios policiales y de la Dirección General de Fiscalización y Control de la ciudad de Buenos Aires, oyeron el pedido de auxilio de Ana María Pacheco Paredes desde el interior de la finca, y debieron llamar a un cerrajero para liberarla. Entonces, esta última expresó que había concurrido al lugar   la noche anterior, por primera vez a trabajar, y que luego de salir del sanitario de cambiarse e higienizarse, se encontró con que en el local no había más gente y que estaba cerrado desde afuera con cadena y candado”, agrega la acusación.

La mayor parte de las mujeres que declararon dijeron ser clientas que habían concurrido a los locales a “a tomar un trago”, como si hubieran sido aleccionadas previamente por los encargados de los locales. Esto obedece a que nuestro Código Penal no castiga la prostitución en forma personal, sino que persigue a quienes lucran con la venta de sus cuerpos.

Así en la causa se estableció que los responsables de los prostíbulos Lola y Victoria se quedaban con la mitad de lo que pagaba cada cliente: ya fuera una copa o un “pase”, la forma de describir el acto sexual. Las mujeres debían recibir el total del dinero y entregar ese porcentaje a los encargados en un sobre, al finalizar cada noche.

“A su vez, estas eran controladas mediante planillas donde se detallaba su nombre, horarios de entrada y salida, número de habitación del albergue transitorio y precio. Además, las puertas de entrada y salida de los locales nocturnos eran continuamente monitoreadas por personal de seguridad y cámaras.Estas últimas circunstancias, sumadas a las condiciones personales de las víctimas identificadas en los distintos procedimientos, dan cuenta de las condiciones de vulnerabilidad en las que se encontraban inmersas, y del provecho que sacaron los responsables de esas situaciones”, dice el dictamen.

Al describir a las mujeres explotadas se coinciden en que tenían perfiles similares: migrantes, extranjeras o del interior del país, de bajos recursos, madres y en algunos casos además, único sostén de familia. Por eso se entiende que no quisieran acusar a los explotadores. El dinero obtenido en la prostitución era lo único que podían llevar a sus casas.

El fiscal recordó en el dictamen que se encuentran prófugos Marcelo Gregorio Uscheroff y su hijo, Julián Mauricio Uscheroff, quienes habrían desempeñado roles fundamentales en la administración y manejo de los prostíbulos. El padre fue funcionario de la Municipalidad de Tres de Febrero, a cargo de Diego Valenzuela (Cambiemos) al menos entre febrero de 2016 y el 3 de enero de 2018, cuando el intendente del municipio aceptó su renuncia.

“Como se verá, tanto los nexos políticos propiciados por el cargo público de este último (Marcelo Uscheroff) y sus funciones partidarias en Tres de Febrero, como los arreglos espurios establecidos, presumiblemente con funcionarios policiales de la ex comisaría 38ª de la Policía Federal Argentina, fueron recursos específicamente utilizados por los responsables como parte del plan criminal. Estos locales han funcionado de manera organizada y coordinada, durante alrededor de diez años, con el objeto de promover la trata de personas con fines de explotación sexual y la promoción, facilitación y explotación económica de la prostitución ajena”, dice la acusación.

Los “arreglos” con personal policial quedaron registrados a partir de escuchas telefónicas y a partir de testimonios incorporados en el expediente. Así entre las evidencias se destaca una conversación de “Jony” (Jonathan Maidana) con un tal “Cachi” “en la cual el primero le dice al segundo que los de la brigada “están viendo el movimiento que hacemos para ver cuánta me piden”. Es decir, que que monitoreaban el funcionamiento del local para ajustar luego la recaudación ilegal.

Según otra escucha consignada en la causa Jonathan se comunicó con una mujer identificada como Paloma y “esta le dijo que estaban los autos de la brigada en la esquina, y aquel le contestó que él tiene arreglos con los de la Brigada”. La brigada, se entiende, es el personal de calle de la comisaría.

Seguir leyendo

Lo + Visto