Luego de dos años desde el día que José López fue detenido pasando bolsos con 9 millones de dólares, prestó declaración ante Tribunales de Comodoro Py.

“Voy a declarar porque quiero que se demuestre que no me enriquecí ilícitamente en la función pública. Ni yo, ni nadie de mi familia se enriqueció en los 12 años que estuve al frente de la Secretaría de obras públicas”.

Su declaración frente al Tribunal duro 50 minutos, en los que aclaró que por el momento y por cuestiones de seguridad “sólo respondería preguntas de su defensa”.

“Lo que voy a explicar ahora es la verdad y, de lo que dije antes, sólo es verdadero lo que voy a decir ante este tribunal. Lo que no esta reiterado o dicho en esta declaración debe considerarse como descartado, desmentido y sin valor alguno”.

López declaró durante 50 minutos y sólo respondió preguntas de su defensa

“Estuve condicionado en mis declaraciones por decir más allá de lo que tengo que decir. Después de mucho pensarlo, y contando con los consejos de mi nueva defensa que esta vez no me fue impuesta voy a declarar siempre que no ponga en riesgo la seguridad de mi propia familia y la mía propia. Con esto estoy diciendo que estuve limitado”.

López habló del origen del dinero, pero evitó dar nombres de los que -según él- eran los verdaderos propietarios de los bolsos:

“Cuando dije que es dinero de la política es porque así me lo indicaron. Ese dinero era de personas vinculadas a la política de las cuales no puedo hablar. No es una persona, sino varias. Yo mismo no sé quiénes son todos y no puedo saberlo.  No puedo explicar el contenido de los bolsos por el riesgo que corremos mi familia y yo”.

Según su versión sobre los hechos, la madrugada del 14 de junio de 2016 cuando lo detuvieron con USD 8.982.047 y varias armas, estuvo acompañado por otras tres personas.

“La diligencia consistía en que debía trasladar los bolsos al convento, que yo conocía, entendiendo que a partir de allí se los iba a ir retirando”.

López dio su versión sobre lo que pasó la madrugada del 14 de junio de 2016 cuando lo detuvieron con USD 8.982.047

Y continuó:

“Ese día me escoltaron tres personas, una en una moto, dos en un auto. Cuando digo que me escoltaron, no digo que eran simples acompañantes. Son las personas que me entregaron el dinero que debía trasladar y me siguieron por todo el camino a modo de control. Por ese motivo es que dejé el auto en marcha mientras realizaba el traslado del dinero”.

Repetía una y otra vez su desligue en la causa y sobre los dueños del dinero:

“Es de otras personas cuyas identidades no puedo revelar”.

“Mi intervención del traslado al convento fue forzada. El evidente interés de que me ocupara yo del tema es que ellos se sentían seguidos u observados y por lo tanto me pusieron a mí para no quedar expuestos ellos”.

La defensa le preguntó si el dinero era de “operadores políticos, integrantes del sector privado, personas físicas o jurídicas”, el ex secretario no contestó. Hasta frenó a su abogada y le dijo que no iba a contestar las preguntas.

“Me usaron como un chivo expiatorio, con una maniobra para poner la atención pública en otro lugar”.