Conéctese con nosotros

Actualidad

La nueva proyección internacional de Brasil: multilateralismo, reconversión energética y reciprocidad

Ante la guerra ruso-ucraniana con sanciones y bloqueos contra Rusia, EEUU fue un genio maquiavélico al subordinar a la UE a su agenda internacional más directa, forzando el incumplimiento de los acuerdos de Minsk y poniendo la guerra en Europa. Era todo lo que necesitaban para, después del Brexit, acabar con la altiva capacidad de Europa.

Publicado

Activar

Bruno Lima Rocha – Noviembre 2022

Una de las percepciones que tenemos al analizar el escenario internacional es que hay una buena expectativa para Brasil a partir del 1o de enero de 2022. Si el escenario interno sigue complicado, el escenario externo puede ser más atractivo. La participación del presidente electo Luiz Inácio Lula da Silva en la Cop 27, la 27ª Conferencia entre las partes sobre el cambio climático, organizada por la ONU y esta vez con sede en el balneario egipcio de Sharm El Sheikh, refleja esta perspectiva.

Brasil llega diferente, con potencial para retomar acuerdos internacionales y lograr imponerse, en el sentido de preservar nuestros biomas. Por la lógica de la acción diplomática, el país puede comprometerse con políticas de economía verde y exigir acciones compensatorias.

El mundo en que vivimos: una mirada al norte no tan hegemónico

Es importante señalar que, en efecto, el mundo ha cambiado desde la primera década del siglo XXI hasta la tercera. Hay una mayor fragilidad hoy en la relación entre Europa y Estados Unidos. Cuando la llamada Farsa con Nombre de Crisis (ver el libro del mismo título de este analista), el sector bancario europeo ya salió más debilitado, llevando al quiebre el sur europeo, sumado al fraude colectivo en Islandia y el desalojo masivo que no se llevaría a cabo en la República desde Irlanda.

La Unión Europea (UE) tras el colapso del sistema financiero minorista y la recesión que azotó a países importantes como Italia y España quedó muy debilitada ante el factor dólar y la presión de la OTAN. El advenimiento de nuevos países del espacio postsoviético, contrariamente a las apariencias, debilita la capacidad de gobierno de facto entre Alemania y Francia. Con la salida de Gran Bretaña a raíz del Brexit, la agenda de la extrema derecha anglosajona está en línea con el diseño estratégico del Pentágono y la Casa Blanca.

En una entrevista reciente, este analista que aquí escribe observó la siguiente situación. Ante la guerra ruso-ucraniana con sanciones y bloqueos contra Rusia, EEUU fue un genio maquiavélico al subordinar a la UE a su agenda internacional más directa, forzando el incumplimiento de los acuerdos de Minsk y poniendo la guerra en Europa. Era todo lo que necesitaban para, después del Brexit, acabar con la altiva capacidad de Europa.

La escasez de combustibles fósiles en Europa y la trampa del greenwashing político

Es evidente que todos los países del planeta necesitan reducir las emisiones de carbono y buscar soluciones energéticas limpias y renovables. Sin embargo, la capacidad de reconversión energética em Brasil también sería una necesidad para recuperar el tiempo perdido, que comenzó con el golpe parlamentario de 2016 y la aplicación del llamado Plan Internacional de Paridad de Precios (PPI) para Petrobras. El presal puede ser nuestra fuente de bajo costo hasta que ampliemos la reducción de emisiones de carbono. No hacerlo ahora, a partir de reservas de combustibles fósiles en aguas ultraprofundas, es absurdo.

Repito. No explorar el presal porque es contaminante sería una tontería. Pero la reconversión de la energía verde es una necesidad en el mundo, y como tal, creo que los países con mayor vocación de producir energía limpia, como Brasil, deberían liderar este proceso. Se necesita un plan nacional de reconversión energética, y el mayor centro de investigación y excelencia que tenemos es la propia Petrobras y lo que queda de Eletrobrás (que puede y debe ver revertida su ruina por el Desgobierno Guedes y Bolsonaro).

En otra entrevista, este mismo analista aquí afirma la necesidad de discutir a escala mundial un fondo de compensación a ser pagado por países que ya están desarrollados y que construyeron sus economías otrora y aún industriales sobre lo que hoy sería considerado como antiecológico.

A nivel nacional, es necesario transformar la preservación de los biomas en producción científica. No es posible que en la Amazonía brasileña la mayor presencia de ciencia aplicada sea la investigación japonesa (y las consecuentes patentes y registros de derechos de propiedad industrial), esto realmente constituye un absurdo. Podemos aprender mucho de la preservación de los bosques y de esta alianza con los pueblos de los países amazónicos.

Publicidad

Dos observaciones son necesarias. La primera es que la hipocresía de los países europeos y anglosajones es indefendible y la maniobra de greenwashing político es una presión de la opinión pública de estos territorios y puede frenar el desarrollo industrial de América Latina, África y, en parte, Asia. Por lo tanto, una política ambiental a escala mundial debe ser financiada por los mayores contaminadores, garantizando las condiciones de vida del Sur Global.

El otro hallazgo es la emergencia climática. No es una mentira construida sobre una “agenda globalista” y menos una hipótesis por probar, como insiste en afirmar el lobby petrolero en Estados Unidos. Por lo tanto, esta agenda es necesaria, independientemente de las declaraciones demagógicas e hipócritas de ciertos líderes mundiales. Por lo tanto, es deber de la diplomacia brasileña proponer soluciones y buscar la concertación a partir de las relaciones Sur-Sur. Quizá la dimensión doméstica brasileña no permita tanto, pero más allá de la eterna timidez y la excesiva cautela de Lula y su equipo, realmente es algo de muy corto plazo.

Bruno Lima Rocha es politólogo, periodista y profesor de relaciones internacionales
(@blimarocha / [email protected] / estrategiaeanaliseblog.com)