Conectá con nosotros

Economía

Lanzan Rebanking, una plataforma digital financiera

El grupo Transatlántica lanzó la plataforma digital de servicios y productos financieros Rebanking, que luego de un período de prueba ya está operativa para todo el pais, de modo que todos los usuarios pueden descargar la app en sus dispositivos Android / iOS y abrir una cuenta online en pocos minutos, sin costo de apertura ni de mantenimiento.

Stefano Angeli, CEO de Rebanking, aclaró que la app está regulada por el Banco Central, diferenciándose así de otras de las llamadas “billeteras digitales” que operan fuera del marco normativo de la autoridad monetaria. Transatlántica hoy opera como una financiera y su base operativa está en Rosario.

“Nuestro objetivo es ofrecer a los usuarios de todo el país el nivel de servicio, transparencia y simpleza que desean. A su vez, buscamos ser pioneros en educación financiera, queremos empoderar a nuestros clientes y mejorar su relación con el dinero. Esto lo haremos a través de una plataforma diferente, más eficiente y diseñada desde las necesidades del cliente”, afirma Stefano Angeli.

La app se opera de manera íntegramente online (las 24 horas y los 365 días del año) a través de una aplicación en el teléfono sin necesidad de concurrir en ningún momento a una sucursal física.

En la firma explicaron que los usuarios que abran una cuenta Rebanking en esta primera instancia podrán acceder a una Caja de Ahorro en Pesos y otra en Dólares. La novedad es que la Caja de Ahorro en Pesos es remunerada, de modo que permite ganar intereses “sin inmovilizar el dinero y sin hacer nada”. Pagarán una tasa del 30% anual sobre el saldo promedio de cada mes. También salieron agresivamente en el mercado de plazos fijos, ofreciendo tasas del 55% para colocaciones a 30 días.

Los usuarios recibirán intereses automáticamente al principio de cada mes sobre el saldo promedio en su Caja de Ahorro del mes anterior. También podrán constituir Plazos Fijos, realizar Operaciones de Cambio, Transferencias y Pagos de servicios. Cabe destacar que Rebanking llega al mercado con la cotización de dólar y tasas más competitivas del país.

En una segunda etapa, se otorgarán tarjetas de crédito American Expres y un poco más tarde, Mastercard. La plataforma, además, está integrada a la red de Cajeros Automáticos Banelco y a Pago Mis Cuentas.

Además de la oferta dirigida a individuos, Rebanking se orientará a PyMEs y Emprendimientos, a los que les ofrecerá servicios basados en la digitalización de las transacciones. También, funcionará como plataforma de servicios para que las Fintech, emprendedores, desarrolladores y empresas en general puedan apalancar su negocio e integrar soluciones financieras-tecnológicas en sus propias propuestas de valor.

http://www.clarin.com/economia/economia/lanzan-rebanking-plataforma-digital-financiera_0_H3KAE2mwy.html

Publicidad
Comentar

Deja un comentario

Economía

La carne argentina conquista a China y saltan fuerte las exportaciones

China es una aspiradora de vacas”, resume un productor ganadero de Córdoba, aludiendo a la explosiva demanda de carne del gigante asiático. Justamente por ese motivo, en el sector prevén facturar este año alrededor de US$4.000 millones por el envío de unas 700.000 toneladas, casi el doble de las cifras de 2018. El alza del consumo chino tiene dos razones primordiales: “Es un país con sustanciales necesidades de proteína animal y por otro lado, este año padecieron la peste porcina, por la cual sacrificaron un tercio del stock”, explica Mario Ravettino, titular del consorcio de exportadores ABC.

Las urgencias alimentarias de China se reflejan en las estadísticas. Según datos de la AAICI (Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional), en los primeros 7 meses del año, “ingresaron US$1.533 millones por ventas de carne bovina y el país avanzó al 6° lugar del ranking de países exportadores”, detrás de Brasil, India, Australia, EE.UU. y Nueva Zelanda. En ese lapso, señala el Indec, la demanda china aumentó 103% (casi 195.000 toneladas) y hoy representa el 73% de los envíos al exterior.

El negocio de la carne cambió sustancialmente a partir de 2016, tras la eliminación del sistema ROE (permisos para exportar) implementado en 2008 para controlar ventas internacionales agropecuarias (sobre todo maíz, trigo y carne vacuna) bajo el argumento de “proteger la mesa de los argentinos”. En 2015, las exportaciones de carne tocaron piso y totalizaron US$987 millones (ver infografía). Año tras año, la tendencia fue en alza y en 2018, un total de 77 frigoríficos despacharon 475.000 toneladas por un valor de US$2.189 millones.

El factor China, complicada por la fiebre porcina, acelera el proceso de sustitución alimentaria en el coloso asiático. “Para la Argentina, ese mercado no tiene techo”, señala Carlos Riusech, titular del Frigorífico Gorina, uno de los mayores exportadores locales de carne. En el sector consideran que a China le llevará entre 4 y 7 años recuperar el nivel habitual de producción ya que existe una vacuna contra esa peste. Frente a ese panorama, China tomó medidas, “como la aprobación de nuevos protocolos sanitarios para destrabar el ingreso de carne enfriada y carne con hueso”, explica Alejandro Werner, funcionario de la AAICI.

Mirá también
La peste porcina abre interrogantes sobre la oferta futura de proteínas animales

Además, China también reconoció al Senasa para aprobar plantas de faenamiento, simplificando los trámites. Aunque este régimen todavía no está operativo, Werner señala que “hay 27 frigoríficos en lista de espera para comenzar a exportar”. Actualmente son 82 las compañías exportadoras, pero “las primeras 10 concentran el 70% del volumen”, entre ellas Swift, Gorina, Arre Beef, Friarsa, Compañía Bernal, Frigorífico Rioplatense, Offal Exp y Marfrig.

Las plantas y frigoríficos tratan de adecuar sus estructuras a este nuevo escenario. Riusech señala que Gorina trabaja para todos los mercados habilitados para las carnes argentinas. “China es un mercado reciente y desde 2014 fue creciendo en participación. El año pasado despachamos 25.000 toneladas y para este año proyectamos 35.000”, dice.

Las plantas hoy están trabajando al 90% de su capacidad, para una producción total de 3 millones de toneladas y un consumo interno estimado en 50 kilos anuales per cápita. ¿El boom exportador podría impactar en los precios locales? “No debería repercutir, porque China demanda carnes de calidad inferior, considerada como un commodity”, aclara Edgardo Bustamante, del CBA Beef, un fideicomiso de ganaderos cordobeses que exportan con la marca La Pastoril.

Mirá también
Brasil también juega: ya cuenta con 89 plantas autorizadas para exportar carnes a China

Productores y especialistas distinguen dos categorías de mercado: el de volumen (como el chino) y el de los cortes premium, cuyos márgenes de rentabilidad son mayores. El caso de China es ilustrativo: en lo que va de 2019, China lidera el ranking de exportaciones con un 72,6% del total medido en toneladas, pero sólo del 61,2% en valores. Alemania representa el 5,1% del total de toneladas exportadas pero su participación en la facturación se eleva al 10,5%, dice un informe del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina.

Tras la normalización del comercio exterior de carnes y después de 10 años, la Argentina cumplió la Cuota Hilton a Europa, que representa ingresos al país por US$350 millones. De acuerdo con el Ministerio de Agricultura, precisamente Alemania es el principal comprador de carne premium argentina, con el 60% de la cuota, seguido por Países Bajos (20%), Italia (12%) y Bélgica (3,5%). Precisamente, CBA Beef retomó operaciones este año cuando le adjudicaron parte de la Cuota Hilton.

La demanda externa alteró los planes de los frigoríficos. Bustamante destaca el desequilibrio entre la capacidad instalada en las plantas de frío y el nivel de empleo requerido para abastecer los pedidos desde el exterior. “Estamos desbordados en ese aspecto y la mano de obra capacitada es escasa. Muchos frigoríficos están capacitando con su propia gente”, añade Bustamente.

Exportación de carne

Ravettino, de Consorcios ABC (por sus siglas inglesas Argentine Beef Consortium), calcula que la industria podría llegar a exportar un millón de toneladas por un valor de US$6.500 millones anuales. “China es un mercado de volumen y la Unión Europea son cortes de calidad. Pero China tiene un segmento de calidad, que estamos explorando para ingresar con productos de mayor valor”, dice.

El negocio premium de China, estimado en unas 7.000 toneladas anuales, está copado por Australia. “El chino que consume —completa Wagner— paga cualquier precio en góndola. La ventaja de Australia es que está al lado, pero la Argentina podría competir con más frigoríficos y marcas”. Riussech coincide en que es “un mercado ínfimo, pero a los frigoríficos les abre una oportunidad” y agrega que “podría complementar las exportaciones generales de carne”.

En ese sentido, Coto anunció hace dos semanas una inversión de US$25 millones para modernizar su planta de Rosario, con la mira puesta en las exportaciones, un negocio que el empresario realiza desde 1998. Si bien el 85% de la producción la destina al mercado interno, el foco de Coto está puesto principalmente en China.

Las segundas marcas también se animan a exportar

Vista del shopping sobre la Alexanderplatz, en Berlín, donde funciona una de las sucursales ed la Galería Kaufhof.

Vista del shopping sobre la Alexanderplatz, en Berlín, donde funciona una de las sucursales ed la Galería Kaufhof.

Las segundas marcas no se conforman sólo con ganar participación en el mercado interno. Ahora también se animan a exportar, en general con estrategias de largo plazo. “No es sólo por el dólar alto. Se trata de crear una conciencia exportadora, porque no podés dejar de vender si el tipo de cambio se atrasa. Cuando se pierde un cliente, no es fácil recuperarlo”, explica Norberto Laboranti, socio y CEO de Lasfor, un fabricante de snacks y cereales para desayuno.

Las vías para ingresar en otros mercados son variadas. El mayorista Maxiconsumo ultima detalles de su nueva planta de General Rodríguez para elaborar fideos y pan rallado para sus marcas Marolio y Molto y también para terceros. “Hoy trabaja al 70% pero en un par de meses estará lista al 100% y en condiciones para exportar”, explicó al Económico Víctor Fera, fundador y presidente de una compañía que buscará expandirse a Chile, Paraguay y Uruguay.

Mirá también
Las exportaciones de alimentos crecieron un 32% en julio

Radicada en San Antonio de Areco, Lasfor empezó a exportar productos bajo la marca Snucks en 2017, pero Laboranti aclara que el plan arrancó mucho antes, en 2013, con viajes y rondas de negocio para establecer contactos. “Es todo un proceso. Hoy, el 95% de la producción se destina al mercado interno pero el objetivo es exportar el 25%”, dice el empresario.

La noción segunda o tercera marca, coinciden los expertos, es difusa. Damián Di Pace, director de la consultora Focus Market, dice que a diferencia de las líderes, “las segundas marcas son menos conocidas y de bajo precio”. No tanto para el consumidor promedio, que hoy se para frente a la góndola con el radar puesto en un bolsillo mucho más angosto.

De 2016 a 2019, las marcas más económicas pasaron de una participación del 32,6% al 42,8% medidos en unidades, según indica un informe de Focus Market. Dentro de ese universo figuran marcas muy pujantes, como Manaos (que pelea el liderazgo en el mercado de gaseosas con Coca-Cola) y que prevé salir a exportar a varios países de la región.

Al tanto de los nuevos hábitos de consumo, las grandes cadenas impulsan sus propias marcas y traban acuerdos con pequeñas alimenticias para abastecer sus góndolas. Y ahora tratan de complementar mercados. Desde Walmart explican que “con nuestras propias marcas (Great Value, Equate y Acuenta) estamos exportando a Chile aceites, galletitas, jabón y pastas secas. Y por otro lado, a los Estados Unidos enviamos duraznos, caramelos y vinos”.

Recientemente, la AAICI informó un acuerdo con la Galería Kaufhof, la mayor tienda departamental de alimentos gourmet alemana, para ofrecer alrededor de 20 marcas argentinas. El listado abarca a sellos líderes como Arcor y Havanna, y otras no tan conocidas, como Morixe, Gauchito, Aleluya, San Ignacio, Bonalma y Purest Fields. “Kaufhof tiene 120 sucursales y ofrece productos de primer nivel para un consumidor de alto poder adquisitivo”, señala Alejandro Wagner, funcionario de la AAIC.

El negocio de la carne también tiene esa arista. Por caso, Coto profundiza su estrategia para exportar a varios países, entre ellos China, con su propia marca, cortes premium de carne vacuna y pollo. Algo que también realiza La Anónima, la cadena de supermercados patagónica fundada por Federico Braun.

Fuente

Seguir leyendo

Economía

Mendoza high tech: ¿la nueva California?

Con una proporción de tres graduados universitarios por cada 10 personas , gracias a sus 8 universidades entre públicas y privadas, Mendoza surgió como fuente de recursos humanos calificados que son el verdadero motor de la industria del conocimiento. Se trata de una provincia de pioneros que la convirtieron, por ejemplo, en la quinta exportadora del mundo del vino de alta gama. A esa legión de pioneros se sumaron otros como Luis Robbio, el fundador de Belatrix que desde el pie de la cordillera diseñó los dispositivos móviles para el Bank Of América. Robbio cuenta que un cliente del Silicon Valley le planteó si podía replicar con ingenieros argentinos su equipo de desarrollos. ¿El resultado? Crearon el cajero que funciona sin tarjetas, simplemente con un código QR.

Con estos antecedentes a Rodolfo Finochietti, uno de los responsables de Lagash, experta en sistemas para retail, bancos, firmas de medicina y sector público, entre otras grandes organizaciones, no le resultó difícil abrir una sede en el Parque Tic, que es un conglomerado de edificios públicos que cobijan a estas firmas. Lo mismo hizo Globant. Néstor Nocetti, co-creador de Globant, uno de los unicornios, no sólo se instaló en Mendoza. Además sumó a Belatrix para potenciarla. También se destaca el hub audiovisual que tiene en Marcelo Ortega a uno de sus exponentes. Cordobés de nacimiento y mendocino por adopción, Ortega es el presiente de Filmandes una verdadera fábrica de películas y contenidos que se exportan a varios países.

De acuerdo con Roberto Álvarez Roldán, presidente de Argencon, la cámara que agrupa a las tecnológicas, Mendoza marca un camino. Sugiere crear muchas empresas medianas de unos 500 empleados que son “muy competitivas”. Álvarez Roldán es uno de los impulsores de los centros de exportación de servicios de tecnología.

La economista Beatriz Nofal llama la atención sobre la falta de reglamentación de la ley de economía del conocimiento, inspirada en un proyecto de ella misma en sus tiempos de legisladora. Y apuntó contra las retenciones a estas exportaciones. Según su razonamiento, en vez de recaudar se estimula el uso de otros instrumentos de pago y desalientan al sistema. En el foro Mendoza Tec realizado la semana pasada, el director de Accenture, Flavio Squillacioti, admitió la dura competencia por el recurso humano y recomendó impulsar carreras más cortas con especializaciones posteriores en un sector en el que se aprende en la marcha. Eso sí, aconsejó estudiar inglés.

Mirá también
Aunque es clave para dar el salto salarial, sólo el 1% de los jóvenes termina un posgrado

Puesto a estudiar similitudes entre Mendoza y su natal Costa Rica, Alexander Mora, ex Ministro de Comercio exterior del país caribeño, destacó la importancia del ecosistema, que permite el trabajo en redes, en el que es un largo recorrido que requiere políticas de Estado. Y Kirk Laughlin, de Nearshore, experto en big data, describió el ambicioso plan en EE.UU. que busca crecer en breve a un millón de empleos en el sector. Han puesto el foco en esta región. “Hay fatiga con India y se mira a México, Brasil y Argentina. Vuélvanse más visibles”, recomendó a los mendocinos.

El gobernador Alfredo Cornejo, se propone que las tecnológicas broten como hongos y generar 10.000 empleos de calidad que se agregan a los 13.500 actuales. Quiere elevar a US$ 350 millones estas exportaciones de alto valor. En el país, la industria del conocimiento exporta por US$ 6.700 millones, triplicando los embarques de carne. En Mendoza cuentan con un generoso crédito del BID y contrataron a Carlos Palotti, uno de los grandes referentes de este segmento, para convertirla en la nueva California. El ministro de Economía, Martín Kerchner, contabiliza 300 firmas en la frontera tecnológica en su provincia. Busca que sean un faro de la innovación global y a juzgar por los logros. no parece una osadía.

Fuente

Seguir leyendo

Economía

Chile acelera la digitalización para ganar competitividad

Chile se encamina a crecer por encima del 3% este año. Con menos de la mitad de la población de Argentina, sus exportaciones llegan a US$75.000 millones —20% más que lo que nuestro país le vende al mundo— y mantiene una década de expansión y de inflación de un dígito, que este año estará apenas por encima del 2%. Desde este lado de la cordillera, los números son envidiables pero la expansión de la economía chilena se va desacelerando y la guerra comercial entre Estados Unidos y China —el principal comprador de productos chilenos— los empuja a buscar maximizar el crecimiento en un país con tasas de productividad bajas. Para esto apelan a la revolución digital y una de las empresas que busca innovar en este campo es la alemana SAP, desarrolladora de sistemas de administración y gestión.

Las soluciones de SAP se utilizan en universidades, bodegas, clínicas, automotrices, salmoneras y aseguradoras, entre otros segmentos del mercado. SAP tiene 100.000 empleados y 437.000 clientes en todo el mundo. El 77% de las transacciones que se realizan diariamente atraviesan algún tipo de proceso de SAP.

Una de los sectores en los que buscan optimizar el uso de la tecnología es la salud. Roberto Contreras, CIO de la Clínica Alemana, uno de los principales centros de atención de Santiago, cuenta que todo el proceso de atención es digital. “Al paciente no se le entrega ni un papel, todo el proceso es electrónico”. Mensualmente se realizan apróximadamente 67.000 consultas médicas en esta clínica.

Mirá también
Biotecnología de punta: Terragene exporta a 70 países

“Más que una clínica inteligente, ésta es una clínica altamente digitalizada. De todos modos, sigue habiendo un momento analógico en el proceso, que es la charla médico/paciente. Ese proceso es insustituible. La diferencia está en que para llegar al diagnóstico y tomar decisiones el médico ya tiene un soporte digital”. Contreras enfatiza que además de buscar partners tecnológicos acordes, el mayor desafio es lograr el cambio cultural. Botón de muestra: cuando miden la actividad de los pacientes en la web, la opción más usada es “recuérdame mi password”.

Pese a que apuesta fuerte a la innovación, Chile tiene la productividad estancada y aún no cuenta con una industria del conocimiento desarrollada, según explica Jaime Soto, secretario general de la Asociación de Chilena de Empresas de Tecnología de la Información. El país destina a la innovación apenas el 0,38% de su PBI contra 2,35% del promedio de los miembros de la OCDE. “Si se invirtiera en tecnología y talento, el país podría crecer un 1% adicional. Solo el 24% de las empresas invierte en tecnologías disruptivas”, señala Soto y menciona que tienen un déficit de 6.000 profesionales en tecnología al año.

Juan Luis Moreno es el gerente de la división Transformación Digital de la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), la corporación que gestiona la seguridad social. En Chile el sistema de pensiones es privado. “Tenemos una red de clínicas para tratar a los trabajadores registrados, que representan el 68% de los 9 millones de ocupados del país”, sostiene. La entidad gestiona la seguridad social y brinda asesoría a las empresas para bajar las tasas de siniestralidad. En seis años la tasa de accidentes cada 100 trabajadores cayó de 4,5 a 2,6%. En 2015 hicieron una migración masiva a SAP y lograron sustituir con este sistema más de 200 plataformas que trabajaban en paralelo. “Teníamos altos costos de mantenimiento y poca información oportuna y confiable”, dice Moreno. Invirtieron más de US$40 millones.

Mirá también
La UBA desarrolla un laboratorio biotecnológico para pymes semilleras

Chile es el segundo exportador mundial de salmón después de Noruega. El sector genera 75.000 empleos para 4.500 pymes. Multiexport es la sexta salmonera a nivel mundial. Exporta a 30 países. Los fiordos chilenos generan las condiciones apropiadas para el desarrollo de esta industria pero, a la vez, las grandes distancias plantean problemas para las comunicaciones. Por eso Multiexport hizo una fuerte inversión en tecnología. Hoy el 80% de los criaderos se comunican por vía digital. También se concentran en realizar un monitoreo ambiental en una industria fuertemente cuestionada por los ecologistas.

Derek Bull es el gerente de Logística de Kaufmann, el mayor distribuidor de la automotriz Daimler a nivel mundial. La compañía es cliente de SAP desde 2009, cuando implementó el sistema ERP con la vertical automotriz. En el depósito de Kauffman en las afueras de Santiago almacenan 1,7 millones de productos y todas las operaciones son digitales. “Nos manejamos con códigos de barra en cada pieza y en cada embalaje, y esto posibilita saber exactamente en qué lugar del depósito se guarda cada cosa”, explica Bull. “Esto permitió en algunos sectores de la planta aumentar la productividad hasta 25%. Los errores de despacho bajaron de 30 a 10 cada 10.000”.

Concha y Toro es la principal productora y exportadora de vinos de Latinoamérica y una de las 10 mayores del mundo. Nacida en 1883, Casillero del Diablo es su marca más reconocida. Para seguir creciendo de manera sostenible y mantener la internacionalización de sus negocios, desde 1999 la compañía utiliza el ERP de SAP para manejar desde el proceso de envasado en adelante. En 2005 fueron agregando soluciones a sus procesos agrícolas y en 2013 hicieron la primera bodega de vinos funcionando con SAP, lo que les permite tener trazabilidad sistémica y optimizar el control de calidad de los productos. Daniel Durán, gerente corporativo de Concha y Toro, cuenta que tienen 11.000 clientes activos entre intermediarios y cadenas de retail. Generan una ruta detallada con cada punto de venta, miden cuánto venden en cada local y qué pasa con cada producto en cada comercio cuando varía el precio.

También las universidades son terreno fértil para la innovación. La universidad de Talca fue la primera en Latinoamérica en incorporar SAP. Hugo Salgado, vicerrector de Gestión Económica y Administración, indica que el cambio se produjo en 2015. “Los sistemas administrativos de la universidad no estaban actualizados, eran burocráticos y de mucho papeleo, con falta de información efectiva que permitiera mejoras. Procesos como adquisiciones y asistencia financiera a estudiantes eran lentos y poco atractivos para una comunidad nativa digitalmente. Fue así como la transformación digital de las operaciones se convirtió en una de las metas principales”. Uno de los puntos claves a resolver era la gestión de los beneficios para los estudiantes, incluida la ayuda financiera, indispensable en un país en el que la educación terciaria está arancelada aun en los establecimientos públicos. Antes tenían que esperar seis meses para saber qué apoyo gubernamental recibirían los estudiantes. Ahora saben al día siguiente de la solicitud cuántos fondos han recibido. “Teniendo en cuenta que el 60% de los estudiantes de la universidad dependen de la ayuda del gobierno, esta solución se ha convertido en una ventaja significativa y un diferenciador para la universidad”, relata Salgado.

Fuente

Seguir leyendo

Economía

Batallas clave: Alberto, a Mendoza; Lacunza, al Congreso

Biografías paralelas: Hernán Lacunza irá este lunes a la Cámara de Diputados a formalizar la entrega de un presupuesto-ficción (lo son todos los proyectos de gastos desde hace años). Será en el mismo día que Alberto Fernández dedicará esfuerzos terminales de campaña para romperle el espinazo anímico al Gobierno, en esa elección clave para la climatología política, que es la que ocurrirá el 29 de setiembre en Mendoza. Cada uno, el ministro y el candidato darán pelea en el terreno más ventajoso para sus objetivos. Para uno será mostrar gobernabilidad, para el otro intimidar al oficialismo, al que quiere en retirada. Lo que ocurra ese día en la plaza de Alfredo Cornejo, jefe formal del radicalismo — socio mayor de Juntos por el Cambio— marcará otro round en la pelea simbólica en la que han convertido las elecciones de Mendoza desde el numerazo del 11 de agosto. Si se impone el candidato Rodolfo Suárez, el oficialismo recuperará el ritmo perdido en las PASO, y el peronismo tendrá que reinventar la leyenda de que hay un plano inclinado, que lo lleva a un triunfo en una elección que aún está por ocurrir. Estos gestos de unos y otros están cargados de contenido emblemático, en un país en donde el voto obligatorio hace mucho más compleja la representación política, algo que está en crisis en todo el mundo, y que provoca que sea cada vez más difícil que el sistema político sea el significante claro de los humores colectivos. Como en otras comarcas del universo, en la Argentina los políticos del sistema del voto compulsivo terminan sabiendo qué es lo que representan —ideas, grupos, intereses, organizaciones de superestructura — y no a quiénes representan.

Situación de rosca vs. situación de urna

El sistema criollo de las primarias obligatorias impone un primer turno de exhibición compulsiva de fuerzas —las PASO— en donde no hay competencia entre fuerzas políticas, sino internas simultáneas en cada partido o lema. Es una típica situación de rosca política. Ahí importan las alianzas entre dirigentes de las diversas tribus o familias, que resuelven quién queda validado para competir y quién se queda afuera. Viene después un segundo round —la primera vuelta del 27 de octubre— en la que sí habrá competencia efectiva entre adversarios. Es otra cosa, una situación de urna, en donde se revela la capacidad de representación de los votantes, que deben elegir en una oferta cerrada de candidatos y los partidos. Moverse en ese formato requiere habilidades distintas a las del rosqueo que se facilita en las PASO. Los ensayos de unos y otros en estos días para capturar identificación con colonias de votantes explican los meandros discursivos. Por ejemplo, ¿qué Alberto es el que vale? ¿El que pide que los exaltados desocupen las calles para no irritar a la burguesía porteña, que repudia la imagen de los cortes de calles en cuatro manzanas, o el que dice que Macri es un sinvergüenza? De otro lado, ¿cuál es el Macri que vale? ¿El que dice que le votaron en contra por la economía o el que manda a que sus legisladores hagan un pacto blanco con la oposición, para prorrogar en paz la emergencia alimentaria?

Tanteando los bordes

Los dos candidatos tantean los bordes, en un intento de hacer funcionar los resultados de las PASO —situación de rosca—, en la primera vuelta —situación de urna—. El Gobierno tramita en secreto los términos de su campaña. Ha tenido que superar el conflicto de las interpretaciones. Se pasó 15 días repitiendo los argumentos de la oposición, con tal de probar que está en control de la situación y que la gente no votó en las PASO solo por la economía. El tercio del electorado que respaldó a Macri lo hizo a pesar de la economía. Decir que fue un rechazo de la economía es no leer los números. Tampoco hablar de derrota, cuando no hubo competencia entre partidos, sino internas de cada cual. Empezó a darse cuenta de que sobreactuar la economía a 50 días de una elección, cuando se sabe que las medidas son inocuas en el corto plazo, es como el gitano que te baja el precio en el regateo. Te hace pensar ¿porque me lo rebajás ahora, y no lo hiciste antes, o me estabas afanando? ¿Por qué no tomaste antes esas medidas? Superar la interpretación economicista es lo que explica que el Gobierno entrase en la negociación de la sesión del jueves en Diputados, que aprobó la prórroga de la emergencia duhaldista de 2002 por unanimidad de los votos. Ese gesto reconstruyó el entendimiento objetivo —que le es difícil admitir ante el propio público— con las organizaciones sociales, que tienen terminal vaticana. La aprobación se hizo sin votos en contra, como casi no la tuvieron desde 2016 los otros proyectos con la misma raíz, como la de economía popular de 2016, o la expropiación de tierras de las villas para dárselas a sus ocupantes. El mismo amor, la misma lluvia, el mismo, el mismo loco afán…

Mordaza para los duros del Congreso

Emprender ese camino no fue algo pacífico hacia adentro del Gobierno. El ala Lacunza habilitó el camino, al cuantificar el costo real de la prórroga en no más de $4.000 millones, si se miran los números finos de cuánto estaba ya presupuestado, cuánto se ha erogado y cuál es el compromiso por la norma que tiene que tratar el Senado, también en paz, la semana que viene. Un ala más dura, que representa la Coalición Cívica, quería que el Gobierno monetizase la medida con un DNU y no con una ley. Es lo que mocionaron Elisa Carrió o Fernando Iglesias, pero no lograron convencer al resto de la mesa política del Gobierno. Los dos látigos del oficialismo estuvieron ausentes de la sesión, con buen tino para aplacar estridencias inoportunas, en una sesión en la que la oposición tampoco mostró los dientes. Agustín Rossi fue a votar la emergencia después de admitir que ya existe una norma, y que bastaba con que el Gobierno derivase más partidas para el gasto social. El bloque peronista también retiró a sus elementos de mayor riesgo en un debate como éste, y promovió ausencias como las de Axel Kicillof (que les atizó una conferencia sobre economía a los intendentes de su partido, de 1 hora 40´en la sede de Matheu, los durmió), Wado de Pedro (que prefirió estar en una sesión del Consejo de la Magistratura) o Sergio Massa (que pasó de Tucumán a Mendoza para la campaña en esa provincia). También le puso el bozal a Felipe Solá y a Máximo Kirchner. Todo, con tal de minimizar el acorralamiento por TV que volvieron a hacer las organizaciones al sistema político. No es nuevo; ocurre desde 1996, fecha inicial de las batallas piqueteras de Cutral Có y plaza Huincul. Desde entonces ya nada fue igual.

El Gobierno con tres alas

Ese debate a puertas adentro del Gobierno sobre cómo avanzar en la campaña divide al oficialismo en tres alas. Una, que encarna Macri, insiste en el argumento de que no se pueden resignar banderas reformistas. Insiste en que encabeza una batalla cultural que, como objetivo máximo, o sea utópico, debería obligar al peronismo opositor a cambiar de agenda. Es lo que se traduce cuando afirma que los mercados reaccionan ante la incertidumbre por el programa que enarbola la fórmula F&F, como si fuera posible que dijeran otra cosa. Eso lo pone en el rol del líder que intenta arrastrar a la masa hacia sus convicciones, como si fuera fácil un cambio, que nunca ocurre. Un segundo sector del Gobierno es el que busca pavimentar el camino electoral de raciocinio, para mostrar que el Gobierno puede contener la variables enloquecidas por la incertidumbre. Entienden que sin ese control de la situación no hay campaña posible. Lo representan, entre otros, Marcos Peña, que puso reparos a la mansedumbre del acuerdo legislativo, que permitió la aprobación de la emergencia. “¿No va a parecer que estamos en el toma y daca, emergencia a cambio de que desocupen las calles?”, deslizó en una de las reuniones de estrategia legislativa. Le recordaron que la política es el arte del toma y daca, tomá el vale y dame la pizza. El tercer sector es el tridente que encarnan Carrió, Miguel Pichetto o Mario Negri, que intentan imponer una agenda de campaña más agresiva.

Dividir para unir

Carrió animó la reunión de la mesa política del lunes, con presencia de la fórmula presidencial, los jefes de todos los partidos y los gobernadores del espacio oficial, con consignas de confrontación. Después partió de gira nacional con agenda propia. Es su aporte ante la tibieza de sus compañeros de mesa. ¿Y Durán Barba? preguntan algunos en esas mesas. La respuesta de uno de los presentes desborda ingenio e ironía: “Durán Barba está encerrado en una valija, y sólo hablan con él los que pueden entrar en esa valija”. Estuvo, por lo menos, reunido con Pichetto y le dijo que según él en octubre se puede dar vuelta el resultado. Pichetto, de paso, se enoja ante los compañeros de ruta, a quienes ve resignados a una mirada derrotista. Parecen deprimidos, ironiza, y llama a mirar con realismo los números del 11 de agosto. Desde ese ángulo busca un rol en la campaña, a la que aporta como personero del peronismo republicano. Es comprensible la inquietud, porque el voto de F&F, fruto de la unificación del peronismo, logra ser la suma de todas las tribus de la oposición: que ni piensan ni quieren lo mismo. Representa de manera genuina al peronismo cristinista, pero contiene por lo menos un tercio de otro peronismo, que desde 2009 votó por formas de la disidencia, y le hizo perder elecciones hasta 2017. Si se suma ese tercio de peronistas que el 11 de agosto votaron F&F, y que antes han sido votantes de Massa y otras expresiones del peronismo no kirchnerista, al tercio que respaldó a Juntos por el Cambio, y al 10% de votos que apoyaron en las PASO a Roberto Lavagna, José Luis Espert y Juan José Gómez Centurión, el segmento no cristinista del electorado, no representado por F&F, puede superar el 50 % de los votos. En los números del 11 de agosto aparecen dispersos, y mantenerlos así es la estrategia de la sigla del Frente de Todos, de manera de desbaratar la posibilidad de que el oficialismo recree el exitoso Partido del Ballotage, que no es otra cosa que una representación del voto no pejotista. El objetivo de la estrategia de los Fernández es dinamitar la posibilidad de que la fórmula del oficialismo pueda representar a ese universo y mantenerlos divididos. Una manera es descalificar los intentos del Gobierno de hacer campaña, y forzarlo a Macri a que sea presidente más que candidato. La otra es acentuar el efecto del compromiso de la fórmula con sectores orgánicos como la Iglesia —que en la Argentina mide la pobreza—, las ligas empresarias como la UIA, y los sindicatos. Este compromiso tuvo un punto alto en los festejos de los 50 años de la UIA en Tucumán, que produjo una foto que a Macri le costaría tener.

Fuente

Seguir leyendo

Economía

Reperfilamiento, el caso uruguayo

El reperfilamiento que propone el gobierno argentino tiene un antecedente muy cercano: Uruguay. En efecto, los vecinos, sin inventar palabras, hicieron una propuesta a los acreedores cuando detonó la crisis de la deuda de 2003, destaca un reciente informe de IDESA.

El trabajo del centro de estudios señala que “arrastrado por el descalabro de la economía argentina”, Uruguay enfrentó severas dificultades y ante la imposibilidad de cumplir con los servicios de deuda, “les propuso a los acreedores postergar los vencimientos sin quita de capital y manteniendo la misma tasa de interés”. Podría pensarse, eso sí, que “la amenaza de un desordenado default como el que había declarado la Argentina ayudó a su aceptación”.

Resultado primario en Uruguay

Los resultados del “reperfilamiento” uruguayo fueron muy positivos. Por un lado, se evitaron los conflictos y el aislamiento que genera un default. Pero lo más impactante es que desde 2003 a la actualidad Uruguay no paró de crecer. Quince años consecutivos de crecimiento económico al 4,7% promedio anual le permitió reducir la tasa de pobreza del 40% en el 2003 al 8% de la población en la actualidad. Si Argentina hubiera tenido ese desempeño económico su Producto Bruto Interno (PBI) sería hoy un 22% superior al actual y su tasa de pobreza podría ser de un dígito como en Uruguay.

¿Cuál fue el principal determinante del éxito uruguayo? Para indagar en las respuestas resulta útil observar las cuentas públicas uruguayas después del “reperfilamiento”. Según datos de la CEPAL se observa que: * Entre los años 2003 y 2007 tuvo superávits primarios –resultado antes del pago de intereses – equivalentes al 2,3% del PBI promedio anual.

* Entre el 2008 y el 2012 los superávits primarios fueron 1,3% del PBI promedio anual.

* Entre el 2013 y el 2018 tuvo equilibrio primario o, dicho de otra manera, déficit 0.

Estos datos muestran que Uruguay le dio sustento y consistencia al “reperfilamiento” de su deuda en base a una política fiscal responsable. En los primeros años, esto se reflejó en altos niveles de superávit primario que luego se fueron relajando pero siempre respetando una situación fiscal equilibrada. Este desempeño fiscal es el que permitió ganar la confianza de los acreedores y promover el crecimiento y el progreso social.

En función de los fracasos para encarrilar los números públicos en el país, IDESA plantea un modelo para logar superávits primarios y “simultáneamente promover alto crecimiento con equidad social” a partir de tres reformas fundamentales: a) el ordenamiento del sistema previsional en base a eliminar la duplicación de beneficios, suprimir regímenes de privilegio y adoptar mecanismos automáticos de adaptación al proceso de envejecimiento demográfico; b) el ordenamiento de las estructuras del sector público nacional en base a eliminar los organismos y programas que se superponen con funciones provinciales; y c) el ordenamiento del sistema tributario en base a unificar impuestos nacionales, provinciales y municipales para reducir la presión impositiva.

La experiencia uruguaya “también muestra la importancia crucial que tuvo la madurez de los actores políticos”. El “reperfilamiento” de la deuda se desarrolló en el marco de la transición política desde un partido de centro derecha a uno de centro izquierda, quien fue el que sostuvo por más de 15 años la disciplina fiscal. En el caso argentino se agrega la complejidad de necesitar acuerdos con las provincias.

Fuente

Seguir leyendo

Lo + Visto