Conectá con nosotros

Mendoza

Mendotran: Continúan los reclamos

Published

en


Comentar

Publicidad
Comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mendoza

Así tratan a los jubilados en el Hospital Privado de Mendoza

Published

en

Por

Ubicado en Mitre 667 el Hospital Privado de Mendoza tiene un trato único con los jubilados

 

Foto: Mendoza Post

 

Nunca se quiere utilizar uno de estos servicios, nunca tampoco se quiere llevar a nuestros adultos mayores a un nosocomio que tenga características especiales para la curva descendente de la longevidad humana. Nos tocó hacerlo como tantas veces con nuestro padre, esta vez, por última vez… He aquí una cronología de lo que nos tocó vivir.

Periplos de una enfermedad terminal

Con una determinación de hierro, y una capacidad única de soportar el dolor tuvimos que llevar a mi Padre a una consulta por una afección pulmonar de aparente neumonía, con criterio y con tino los especialistas le informaron a mi hermana Ana que el cuadro era grave, más de lo que se creía y determinaron realizar una endoscopía pulmonar, ya que la tomografía realizada en otro nosocomio nos estallaba en el alma informando un tumor de unos 54 mm (5 cm… una pelota de ping pong). Nuevamente el criterio y el don de buena gente de la Doctora Vera informó a mi hermana que la afección era grave, pero lo hizo solamente ante ella para salvaguardar la integridad emocional de mi madre con quién mi papá convivió unos 55 años, si toda una vida… literalmente. Acto seguido el Doctor Chirino con su mochila y su peinado con cola de caballo, de estilo más hippie que galeno pero con una vocación y un profesionalismo pocas veces visto le informó a mi hermana Susana (quién grabó la charla y nos la envió por whatsapp) que la evolución era desfavorable y de aparente malignidad tumoral. Otra vez el alma estallaba y había que poner manos a la obra el operativo despedida, el pronóstico era desfavorable con mi viejo sumamente consciente y con ganas de ir a casa (con un tumor que ya pasaba los 10 cm de diámetro).

 

La primera despedida

Casi de manera espontánea (y de común acuerdo) decidimos llevarlo a casa a disfrutar de sus últimos días, guardando el secreto de su enfermedad en el lado oscuro del corazón, ese que se usa solamente para llorar, sufrir y a veces recordar. Nuevamente mi hermana mayor tomó la posta y habló con el director del establecimiento el Doctor Luis Cicchitti e inmediatamente dispusieron una ambulancia a tal efecto. Nos acomodamos, impostamos humores, nos divertimos, lo atendimos y espontáneamente fuimos todos los de su clan (con algunas ausencias notificadas con imposibilidades de concurrir). Lo disfrutamos… a él.

Esa noche fue tremenda, llevaba dos días ya sin dormir y no pudo hacerlo con clonazepam 1 mg; crema contra los dolores y con amor, pero no alcanzaba… el tiempo se estaba acabando y su salud también.

El último traslado

Luego de llamar a una ambulancia al día siguiente, nos alojamos y solamente nos pidieron el DNI para ingresarlo (ya lo conocían y ya se había hecho querer, como siempre), quedó en preinternación esa noche, esa maldita noche, la peor de todas, con mi sobrino Mauro (que estaba cumpliendo años) lo cuidamos como pudimos. Él, mi padre, ya perdiendo la capacidad de raciocinio empezó a flagelarse y a ponerse agresivo, se quitó la sonda urinaria dos veces lastimándose su pene y uretra y se quitó el suero con morfina 4 veces bañándose y bañándonos con sangre, y, cada vez que llamamos a guardia y/o a enfermería acudieron sin quejarse y siendo sumamente respetuosos y cariñosos con él, por ello agradecemos a Fabiana Ochoa; a Susana Diez y a Lilian Dulong en representación de todos y cada uno de ellos.

 

La segunda despedida

Al día siguiente nos informaron que había que sedarlo porque ya no estaba dentro de sus capacidades mentales y estaba con un momento de lucidez que había que aprovechar y su sistema renal, pulmonar y cardíaco iban a empezar a fallar en cualquier momento. Hicieron pasar a los que lo acompañaban en ese momento: Sofía (su amor eterno), Claudia su hija del medio; Susana, su hija menor, César su yerno y Leandro su nieto músico (que le cantara a capella y al oído la canción de Piero del año 1969 del álbum homónimo: “Mi viejo”). Y don Pacho (mi padre) pidió en ese momento que “esa señora de pelo corto le diera un beso y se fuera porque no quería que lo viera así”… Hablaba de mi mamá, su esposa y compañera de toda la vida. La besó quitándose la máscara de oxígeno y fue saludando uno a uno de los que estaban ahí, siempre al cuidado de un profesional del hospital al lado, cuidando las formas, las personas (los demás pacientes) y las emociones de quiénes empiezan a despedirse de un ser querido.

La última despedida

“Todo concluye al fin (…) tengo que comprender, no es eterna la vida” reza la canción de Vox Dei de 1970  interpretada por Fernando Barrientos en la película “Tango Feroz” en 1995. Y así fue, pero antes, la Doctora de turno (no recuerdo su nombre) me indicó que la sonda urinaria ya no drenaba, señal que las funciones renales habían empezado (tal cuál nos lo previeron) a fallar y era cuestión de horas para que el desenlace se presentara ante nosotros. “SI quieren despedirse, este es el momento oportuno, uno a uno por favor para resguardar a los demás pacientes”. Uno a uno fuimos pasando (a veces de a dos) y el encargado de seguridad nos llamó la atención con su porte altivo y su cabello cano pero con una amabilidad y un entendimiento de la situación que vale la pena destacar.

El desenlace

A las 00:03 minutos del día 19 de marzo de 2019 (eso dice el acta de defunción) mi padre nos dejó, en medio del dolor, la angustia y la desolación, otra vez los profesionales del Hospital Privado de Mendoza aparecieron: Los chicos de recepción a esa hora de la madrugada me ayudaron con los trámites del sepelio, la cochería y el lugar del descanso final, prepararon a mi papá (no a él realmente, sino al cuerpo que lo tuvo con nosotros por 77 años) y me llamaron a mi y a mi amigo/cuñado Javier para vestirlo en la morgue, brindándonos el respeto y el lugar necesarios para hacerlo de la manera correcta mientras mi cuñado Sergio y sus hijos Mauro y Matías coordinaban todo en la cochería.

Resumen

Fácil es quejarse desde el dolor, de la angustia atronadora de la pérdida del ser más importante que te dio la vida junto a su esposa, uno desde negación tiende a culpar de la pérdida a aquellos que intentaron por todos los medios de salvarlo y salvarnos de un calvario doloroso e inhumano como el cáncer, por ello y por consiguiente, queremos agradecer de esta forma en un medio de comunicación masivo la gran labor de todo el hospital Privado de Mendoza, ordenanzas, adminitrativos, seguridad, recepción, enfermeros y médicos… solo queremos decirles GRACIAS! Por permitirnos disfrutar de mi papá Don Francisco Noriega en sus últimos momentos en este espacio terrenal y de ayudarnos a todos a entender y enfrentar su pase a la eternidad.

Vaya nuestro sincero agradecimiento a todos ellos.-

Francisco Noriega Paz

Director general

SDN – Serviciodenoticias.net

Hacia adelante siempre… tironeando pa´no aflojar

Comentar

Seguir leyendo

Mendoza

Jueves: Último día caluroso de la semana

Published

en

Por



La máxima llegaría a 33ºC, mientras que para el finde no superaría los 13ºC.

Comentar

Seguir leyendo

Mendoza

Las candidtas a Reina Nacional de la Vendimia en Cada Día | Parte 01

Published

en

Por


Comentar

Seguir leyendo

Mendoza

Las candidtas a Reina Nacional de la Vendimia en Cada Día | Parte 02

Published

en

Por


Comentar

Seguir leyendo

Mendoza

Caso Carleti – Un año de investigaciones y puja de intereses

Published

en

Por



Nos vemos en el Siete Buscanos en:
www.elsietetv.com.ar
Facebook.com/elsietetv
Twitter @canal7mza
Instagram @elsietetv

Comentar

Seguir leyendo

Publicidad

Política

Publicidad

Facebook

Publicidad

Deportes

Publicidad

Provincias

Publicidad

Publicidad