Conectá con nosotros

Política

“No hagamos como el sapo. Saltemos a tiempo, porque la cacerola ya está encendida”

Published

en



11/01/2019 | Editorial de Roberto Navarro | El Destape Radio | Somos Radio AM 530

Comentar

Publicidad
Comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política

Gustavo Ferrari: “Los delincuentes hoy tienen recursos de todo tipo para mantenerse libres”

Published

en

Por

-¿Sigue siendo delito el robo de motochorros o lo han abolido? Porque a los que detienen los liberan en el acto.

-El robo siempre es un delito, que tiene matices. Lo que me parece importante a mí, y que estamos resolviendo en la Legislatura con el nuevo Código Procesal Penal que enviamos -y veo que el Gobierno Nacional va en el mismo sentido- es el hecho de no restringir la excarcelación solamente cuando hay peligro de fuga o de entorpecimiento de la investigación. Nosotros incorporamos en el Código elementos que tiene que valorar el juez como la posibilidad de que la persona imputada siga reiterando ese delito; por lo tanto el juez podrá, a pesar de que no haya peligro de fuga o de entorpecimiento de la investigación, dictar la prisión preventiva en razón de la presunción de que esa persona tiene un modus operandi y va a seguir cometiendo ese delito. Hay otro elemento nuevo en este Código que impulsa la gobernadora: que la víctima tenga que ser escuchada por el juez antes de que éste decida liberar.

-¿Qué está fallando? ¿No hay leyes suficientes para combatir a los motochorros o los jueces y fiscales no aplican las leyes que hay?

-Es una combinación. Yo creo que es muy severo caer exclusivamente sobre los jueces y los fiscales y no tener en cuenta que tambien hay que limitar el nivel de discrecionalidad. Y ésta se limita si incorporamos otro elemento a la posibilidad de la prisión preventiva como es la reiteración de la conducta delictiva.

-¿Hay jueces y fiscales que anteponen una ideología al interés de los ciudadanos?

-Sí, claro, por supuesto, nosotros venimos de épocas donde ha habido una cultura que ha tendido al extremo del abolicionismo penal. Acá hay que escuchar a la víctima. Esa es una decisión que tomó la gobernadora: que en el centro de los procesos esté la víctima.

-Patricia Bullrich dice que hay jueces que protegen a los delincuentes más que a la víctima. ¿Comparte eso?

-Hay sentencias que han ido en ese sentido. Y ese es el gran cambio de paradigma que estamos llevando adelante en la Provincia. ¿Por qué creemos que la víctima tiene que estar en el centro de la acción? Por varias razones, pero hay una central: es la única partícipe del proceso penal que no quiso estar en el proceso penal. Todos los demás manifestaron una voluntad para estar: el juez, el fiscal y el defensor estudiaron para eso; el victimario decidió cometer el hecho; pero la víctima estaba en su casa, o pasaba caminando y la metieron en esto.

-¿Cuándo queda firme una sentencia en la Provincia y el acusado va preso?

-Las sentencias quedan firmes cuando la última instancia las confirma. Pero a veces la última instancia, en la Provincia, puede ser la Corte Suprema de la Nación. Podés tener un fallo de primera instancia, luego apelar a Cámara, a Casación, a la Corte provincial y por último a la Corte nacional. O sea que tenés 4 niveles de apelación. Además tenés otros tres niveles de apelación extraordinaria, por hábeas corpus. Así, tenés siete instancias de apelación para no ir preso. Queremos eliminarlas con el nuevo Código, queremos que con una doble instancia de apelación la persona ya quede detenida. Acá el tema es que vos podés tener diez, once años libre a una persona porque se están sustanciando las apelaciones. El hábeas corpus está desnaturalizado. En el nuevo Código restringimos los hábeas corpus y limitamos la prisión al doble conforme: si te condenan en tribunal oral y te confirman en segunda instancia, vas preso. Hoy el delincuente tiene un menú de recursos de todo tipo para mantenerse libre. Esa es la realidad de la Provincia hoy: siete instancias para que una condena a prisión quede firme. Esto es injusto con la víctima y con la sociedad y genera sensación de impunidad.

-¿La Justicia puede ayudar a bajar la inseguridad?

-Sin duda. Un país es seguro cuando a una persona que delinque se la detiene, luego se la condena y esa condena se cumple. Las tres cosas al mismo tiempo generan seguridad. Si vos tenés la mejor Policía del mundo, detenés y no se condena, no sirve. Y si condenás pero la condena no se cumple, tampoco. Las tres cosas aumentan el costo de delinquir. Si no, vos decís: acá es re barato delinquir, porque acá no me detienen, cuando me detienen no me condenan y cuando me condenan la pena no se cumple.

-¿Acá es barato delinquir?

-Estamos encareciendo el costo de delinquir. porque por primera vez se aplicó algo que es entender a la seguridad como un tema integral. La gobernadora incorporó las cuatro patas de la seguridad. Siempre la base de la seguridad es el desarrollo social y la educación. Pero si no lo lográs, tenes que tener cuatro elementos al mismo tiempo: la ley, la Justicia, la Policía y el sistema carcelario. Las cuatro patas tienen que sostener a la mesa de la seguridad con la misma fortaleza. Si vos engordás una pata y no el resto, vas a estar en declive y no vas a estar seguro. Si decidís penar con 20 años de prisión a los que roban bicicletas vas a tener una ley muy gorda. Pero si la Policía no detiene, si los jueces no condenan o si las cárceles no resocializan, aumentar las penas no te sirve para nada.

-¿Está equilibrada la mesa en este momento?

-Si se aprueba el Código, sí. Lo que vas a tener es un equilibro con la víctima, después de años y años de garantismo mal entendido. Se equivocan los que sólo quieren aumentar las penas.

-Pero ¿hay que aumentar las penas hoy?

-Depende. Hay que cumplirlas. Si la pena no se cumple, no disuade. Los países más seguros son aquellos donde se disuade. Lo primero para disuadir es aumentar el costo de delinquir. Te disuado porque te detengo, te condeno y la condena se cumple. La pena de cumplimiento efectivo disuade. Pero el tipo tiene que estar seguro de que cuando lo detienen va preso. Si el tipo sabe que tiene siete apelaciones, es más barato delinquir que trabajar.

-¿Hay mucha impunidad en la Argentina?

-El índice de prisionización en la Provincia ha crecido de manera exponencial desde 2015. La media nacional es de 175 personas cada 100.000 habitantes; en la Provincia es de 252 cada 100.000, el más alto nivel de la historia.

-¿Por qué creció tanto esta tasa?

-Primero, por una decisión política de la gobernadora de no transar con el delito. Tenemos un récord de detenidos por narcomenudeo: 5.000. Las políticas criminales son política, donde el Poder Ejecutivo le manifiesta al Poder Judicial y al Procurador y a la Corte y a los jueces y a la Policía: nosotros no tenemos ningún tipo de permiso para que las personas sean liberadas. Si hoy tenemos problemas en las cárceles y en las comisarías es por el incremento de detenidos. Tenemos 43.658 presos en cárceles, cuando en diciembre de 2015 eran 32.927. Jamás hubo tantos presos en la Provincia. La mayor cantidad está por robo agravado: son el 35,9%. Por homicidio está el 18,4% y, por abuso sexual, el 12,4%.

-¿Hay lugar para tantos presos?

-Es uno de los problemas más serios que tenemos en la Provincia y a nivel nacional. A lo largo de la historia no hubo una política de construcción de cárceles. Lo lógico es que en la medida en que se construyen hospitales y escuelas, hay que construir cárceles. Pero la última cárcel grande construida en la Provincia es de 2001, la de Alvear, para 1.550 presos. Nosotros vamos a terminar esta gestión construyendo 3.000 plazas, que equivalen a dos Alvear. ¿Podemos recuperar en 4 años lo que no se hizo en 20? No.

-¿Cuántas cárceles más harían falta?

-Es que no solo necesito más cárceles, sino también cárceles que reemplacen a las actuales: tengo tres cárceles del siglo 19. O sea, tengo tres cárceles que datan de fines del 1800. Imaginate la infraestructura. Hay que construir 1.000 plazas anuales, que es lo posible.

-¿Cuánto vale una cárcel nueva?

-Cerca de 2.000.000 de pesos por preso que entra. O sea, para 1.500 presos te cuesta 3.000 millones de pesos. Para tener una idea, un hospital mediano cuesta alrededor de 1.800 millones. La cárcel de jovenes que hicimos salió 800 millones. Pero tiene espacio para talleres para todos los detenidos, que podríamos haber destinado a meter más presos. Pero no es ese el camino. Porque si no recuperamos, generamos un permanente reciclaje del delito. La cárcel, cuando no reeduca, sólo es un intervalo entre dos delitos. Y la sociedad tiene que entender que tenemos que ocuparnos de nuestros presos. Si no lo entiende por el mandato constitucional, o no lo entiende por el respeto a los derechos humanos, que al menos lo entienda por conveniencia: pongamos recursos en nuestras cárceles para que cuando salgan no sigan cometiendo delitos y nos maten.

-¿Cuántos presos salen, delinquen y vuelven a entrar a prisión?

-El índice de reencarcelamiento ronda el 50%, es muy alto. Y quizás la reincidencia es aún mayor pero no te enterás porque no los detenés.

-¿Cuánto le cuesta al Estado cada preso?

-Hay un cálculo falso, porque lo que está haciendo es sumar los sueldos del personal penitenciario administrativo, por ejemplo. Pero está en los 40.000 pesos mensuales por preso.

-¿Sólo los pobres quedan presos?

-El delito no es exclusividad de la pobreza. Lo que está claro es que a veces hay elementos que no permiten una adecuada defensa por parte de aquellos que no tienen recursos. La verdad es que los que más sufren delitos son los pobres, no son los que más cometen delitos. En la mayoría de los casos la circunstancia es de pobres contra pobres. El factor clave es la droga. Es determinante en la generación del delito y en la motivación del delito: se roba para consumir y se consume para robar. En algún caso se consumió porque había hambre.

-¿Qué porcentaje de gente que llega a la cárcel tiene problemas de adicción a las drogas?

-Altísimo: más del 90 %. Previo a la droga está la alteración de valores: cuando aumento mi percepcion valorativa social cuando mato, o cuando mato un policía, si matar o ir a la carcel es un valor, tenemos un despelote.

Del autógrafo de Rattín al cabezazo de Ruggeri

Si hay algo que acompañó a Gustavo Ferrari (61) a lo largo de toda su vida es el fútbol. En Chivilcoy, su pueblo, le llegaba a través de Radio Argentina con los relatos de Bernardino Veiga, aquel que seguía la campaña de Boca y gritaba bajito y discreto los goles de los rivales. El resto lo ponía él con su imaginación y lo que le llegaba impreso en las páginas sepia de la revista “Así es Boca”. Todavía recuerda con emoción aquel día de mediados de los 60 cuando el Boca de José D’Amico llegó a su pueblo para jugar un partido de exhibición. Su padre, que trabajó en todo lo que se puede trabajar en gastronomía -desde lavacopas y mozo hasta encargado y dueño de bares- y su madre, que fue enfermera, peluquera y lo que hiciera falta, hicieron un esfuerzo para comprarle una entrada y que él pudiera entrar a la cancha a ver a Roma, Rattín y Marzolini. Fue solo, claro, porque la plata no alcanzaba para que sus padres lo acompañaran. Pero sobró para que él los viera y se llevara un recuerdo que aún atesora:un poster del equipo firmado por gran parte del plantel.

En conocer el estadio de Boca tardó bastante más, ya que recién pudo hacerlo cuando llegó a Buenos Aires para estudiar Derecho, entrada su juventud 20 años. Fue un amor que nunca abandonó: llegó a ser secretario general del club, cargo que dejó en 2016 para dejarse de lleno al Ministerio de Justicia, pero aún hoy sigue siendo vocal -sin un rol activo- en la comisión directiva.

También, por supuesto, suele ir a alentar al equipo acompañado por su mujer y sus hijas. Tiene tres: Rosario, una bailarina de 31 años; Agustina, que es actriz y tiene 28; y Emma, que tiene 4 y, especula él, debería ser cantante para completar el abanico.

A ellas, cada vez que puede, las agasaja amasando pastas y pizzas o haciéndoles asados, siempre con leña. Eso siempre y cuando el fútbol se lo permita, ya que todos los sábados compite en el torneo intercountries de zona norte. Allí juega de delantero, para lo que tiene que entrenar a diario: cada mañana se levanta a las 5.30, desayuna, lee los diarios impresos y una hora más tarde sale a ejercitarse con un personal trainer. Así, dice, llegó a convertirse en máximo goleador de la liga el año pasado, lo cual le permitió aparecer en las fotos de premiación junto al ex futbolista Alberto “Beto” Acosta.

Lo que cuenta con menos alegría es la final del torneo 2018:su equipo empezó ganando 1 a 0 con un gol suyo, luego él erró el segundo y el rival se lo terminó dando vuelta con dos tantos de una gloria: el “Cabezón” Oscar Ruggeri. El último y definitivo fue un cabezazo del ex campeón mundial que se clavó como un misil junto a un palo. Una jugada como aquellas que Ferrari imaginaba de chico, cuando escuchaba la radio en su pueblo.

Itinerario

Ferrari, en la entrevista con Clarín. Foto: Emmanuel Fernandez

Ferrari, en la entrevista con Clarín. Foto: Emmanuel Fernandez

Gustavo Ferrari asumió como Ministro de Justicia de la Provincia de Buenos Aires el 1° de junio de 2016. Antes se había desempeñado como Asesor General de Gobierno de la Provincia (2013-2016). Fue electo y cumplió su período como Diputado Nacional (2009-2013) y Diputado del Parlasur (2011-2013). Tuvo una extensa carrera en el sector privado, que lo llevó a ser director de importantes firmas. Es abogado, recibido en la UBA, y además estudió Relaciones Institucionales (Universidad Austral) y Mediación (Escuela de Abogados de Buenos Aires). Fue profesor universitario en la Argentina y en México y fundó la organización “Unidos por la Justicia”.

Al toque

Un desafío. Lograr reinsertar a cada vez más gente en la sociedad. Es un privilegio trabajar en eso

Un sueño. Una Argentina más justa

Un recuerdo. Chivilcoy, mi pueblo

Un líder. Una: María Eugenia Vidal

Una comida. Pizza

Un proyecto. Uno que es permanente: que mi mujer y mis hijas sean felices

Un prócer. Belgrano, el más completo de todos

Una bebida. Vino tinto salteño

Un libro. “El hombre en busca de sentido”, de Viktor Frankl

Una sociedad. La que yo viví cuando era chico, con esos valores

Una persona que admira. Mi vieja

Un placer. Fútbol y cocinar para amigos

Un película. “El Rey León”

Una serie. Dos: “La Maravillosa Señora Maisel” y “Peaky Blinders”

Comentar

Seguir leyendo

Política

En el peronismo son cada vez más los que dudan si Cristina Kirchner será candidata

Published

en

Por

El Peronismo está en estado de ebullición. Tanto el PJ alternativo como el PJ kirchnerista, todos. El escenario de especulaciones se multiplicó geométricamente desde que Cristina Kirchner viajó a Cuba por los problemas de salud de su hija Florencia.

La ex presidenta Cristina Kirchner. Foto: Luciano Thieberger.

La ex presidenta Cristina Kirchner. Foto: Luciano Thieberger.

¿Cristina será candidata a presidenta este año? Antes de este episodio, la mayoría creía que competiría y apenas una minoría consideraba que no sería parte de la carrera presidencial. La semana que pasó, el panorama viró. Hoy son más los que dudan que los que se muestran seguros de que buscará volver al poder.

“Obvio que hay muchas especulaciones porque no hay bajada de línea”, admite a Clarín un operador del PJ.

La primera, si Cristina podrá encarar una campaña electoral, que será durísima y que se entremezclará con su imagen –y probablemente también la de sus hijos- sentada en uno o varios juicios orales interminables, con la salud de su hija Florencia. Que la propia ex presidenta blanqueó ante la Justicia, antes de viajar a La Habana. La segunda, aseguran en el propio kirchnerismo, la falta de un equipo de campaña y de una estrategia pulida para ganar las elecciones.

El Gobernador Salta, Juan Manuel Urtubey. Foto: Juan josé García.

El Gobernador Salta, Juan Manuel Urtubey. Foto: Juan josé García.

En su mayoría, los dirigentes peronistas consultados por Clarín si creían que Cristina Kirchner sería candidata este año, manifestaron sus dudas, es decir, no saber qué hará la ex mandataria. Algunos, los que mantienen distancia del kirchnerismo en Alternativa Federal, relativizaron su importancia. Y otros, con un perfil K también desconocieron que decisión adoptará pero le otorgaron otra magnitud a esa definición.

El senador Miguel Pichetto fue el único con una postura de que “va a ser candidata”. Para él, lo demuestran “sus movimientos en el Congreso, en los actos como el congreso del Partido Justicialista, el acuerdo electoral con Unidad Ciudadana o la designación de su candidato en Córdoba” para competir contra otro peronista, el gobernador Juan Schiaretti.

Lanzamiento presidencial Daniel Scioli en el teatro Ateneo la calle Paraguay 918. Foto: Rolando Andrade Stracuzzi.

Lanzamiento presidencial Daniel Scioli en el teatro Ateneo la calle Paraguay 918. Foto: Rolando Andrade Stracuzzi.

“Ante eso tenemos que consolidar nuestro espacio, nuestra propuesta de Alternativa Federal; afianzar la identidad con una visión de Peronismo de centro y de unidad nacional que hoy no existe”, asegura Pichetto en modo campaña.

Juan Manuel Urtubey, por su parte, dejó en claro que no es algo que lo “preocupa” si Cristina se lanza o no, aunque desconoce qué hará. En cambio, repite que él está enfocado “en lo que tenemos que hacer nosotros, todos aquellos que creemos que se tiene que terminar con la grieta y la especulación”. En cambio, afirma el gobernador salteño, “lo que hagan los demás es problema de los demás. No voy a perder energías y tiempo en pensar en cosas que no dependen de mí”. Y, por las dudas, redobló la apuesta: “Si se presenta la enfrentaremos en las urnas”.

Sergio Massa, dice no saber qué decisión adoptará Cristina Kirchner, y aclara que no trabaja con “especulaciones”. No obstante, admite que “la incertidumbre atraviesa a la Argentina, a la política y a toda la sociedad” y considera que su responsabilidad “es construir una nueva mayoría opositora”.

El diputado Marco Lavagna. Foto: Rolando Andrade Stracuzzi

El diputado Marco Lavagna. Foto: Rolando Andrade Stracuzzi

“Lo que sí que es seguro es que Alternativa va a tener un proyecto electoral propio, y que aspiro a liderar a la mayoría opositora para ser una alternativa de gobierno al fracaso de Macri, Vidal y Cambiemos”, aprovecha el jefe del Frente Renovador para cuestionar al oficialismo.

En tanto el diputado Marco Lavagna, hijo del ex ministro de Economía Roberto Lavagna que ha renovado las aspiraciones de Alternativa Federal con su posible candidatura, pone distancia ante el futuro de Cristina. “Los que queremos construir una alternativa que nos saque de la grieta, lo que tenemos que hacer es concentrarnos en cómo ofrecer una propuesta que una a los argentinos y que nos permita buscar los consensos básicos”.

“Lo que haga Cristina o lo que haga Macri si juegan o no juegan, no importa. Nosotros tenemos que ofrecer una alternativa que nos permita salir de esta crisis en la que estamos”, resume el legislador del massismo.

José Luis Gioja, titular del PJ Nacional.

José Luis Gioja, titular del PJ Nacional.

Mientras Daniel Scioli, que en la semana lanzó su postulación presidencial y busca tener una segunda oportunidad a la de 2015, también dijo no saber qué hará Cristina, pero la ve “colaborando con la unidad del peronismo en la mayoría de las provincias y cree que lo mismo pienso va hacer a nivel nacional, ayudar a consolidar una unidad opositora a Cambiemos, desde el lugar que decida estar.

Para el sanjuanino José Luis Gioja, titular del Consejo Nacional del PJ que recientemente estableció alianza electoral con Unidad Ciudadana, se trata de una decisión personal de la ex mandataria, aunque destacó que “nadie desconoce el nivel de representatividad que tiene y que la coloca como la principal líder opositora, no sólo por el nivel de intención de voto, según cualquier encuesta que se mire, sino que además es innegable que hoy ella supera en intención de voto al Presidente Mauricio Macri”.

En cambio Graciela Camaño, del Frente Renovador afirmó: “Honestamente, no es algo que me importe”.

Comentar

Seguir leyendo

Política

Los gestos silenciosos de Roberto Lavagna y la bronca oficial con su aliado Marcelo Tinelli

Published

en

Por

La edad de Roberto Lavagna ha pasado a ser un tema de debate entre quienes apuestan a que el economista se convierta en uno de los protagonistas centrales de la carrera presidencial. El próximo domingo celebrará su cumpleaños número 77. Si fuera elegido presidente, en 2023 terminaría su mandato con 81. Los que trabajan en las sombras para su candidatura, como Luis Barrionuevo, consideran que es la mejor carta de presentación para dejar en claro de antemano que no se presentará para un eventual segundo mandato, lo que intentarán mostrar como un hecho inédito en la política argentina. Creen que si se produjera un anuncio de esa naturaleza, además, ayudaría a descomprimir el incipiente recelo de sus aliados de Alternativa Federal que, simulando una bienvenida, ya le avisaron que no le concederán su deseo: si quiere aspirar a suceder a Mauricio Macri antes tendrá que someterse a las primarias abiertas de agosto.

A quienes promueven que la edad podría ser un obstáculo Lavagna les contesta con humor: “Esperen, todavía no me entierren”. Pero es menos indulgente con los que piensan en una movida de marketing para transformar esa presunta debilidad en una fortaleza. Cuando su nombre irrumpió en el escenario, un asesor le llevó una lista compuesta por 40 nombres de grandes personalidades que ocuparon y ocupan puestos de relevancia, como el Papa Francisco, que hoy tiene 82. Sus colaboradores querían que tuviera el listado a mano para replicar ataques como el de Elisa Carrió, que lo llamó “viejo”.

Elisa Carrió llamó "viejo" a Roberto Lavagna. El economista no le contestó.

Elisa Carrió llamó “viejo” a Roberto Lavagna. El economista no le contestó.

Olvídense. Soy lo que soy. No voy a desnaturalizarme, les contestó.

Cómo hará campaña el ex ministro también forma parte de las deliberaciones. En su equipo le tienen un respeto excesivo. Cómo convencerlo, por ejemplo, de que un asesor de imagen le hubiera impedido salir a la calle en sandalias y medias. Un dirigente de su espacio ya tendió puentes con el publicista Ramiro Águila, célebre entre otros spots por haber filmado con Fernando de la Rúa “dicen que soy aburrido”.

Lavagna no se comporta como un político tradicional. Tampoco es un hombre apegado a las redes sociales ni contagia carisma. Ya en 2007, cuando enfrentó a Cristina Kirchner y quedó tercero -detrás de ella y de Elisa Carrió-, sus aliados de la Unión Cívica Radical le reprochaban que pusiera reparos para realizar actividades proselitistas los fines de semana.

Mirá también
Expoagro marca un nuevo récord, con negocios por más de $ 50.000 millones

Lavagna trata de usted incluso a quienes trabajan con él hace dos décadas. No le gusta asistir a cenas ni a lugares con mucha gente. Y -a diferencia de otros postulantes- no se prestaría al show televisivo con su esposa, Claudine, que -dicho sea de paso- no está demasiado contenta con que su marido haya vuelto a pensar en encarar una campaña. Lavagna ya avisó que si se decide a competir no hará actos en estadios.

Roberto Lavagna y Sergio Massa son aliados hace años.

Roberto Lavagna y Sergio Massa son aliados hace años.

Su teléfono y los del grupo de asesores en comunicación suenan cada vez más seguido en busca de su testimonio. Él se propuso, después de dos años de silencio, hablar sólo una vez por semana. Le dijo a su equipo que no tiene sentido repetir el mismo discurso a cada rato. Hasta ahora, incluso, se negó a asistir a programa de televisión. Tiene, en general, una mirada crítica de los medios: cree que los diarios deberían decir a qué candidato apoyan.

En Alternativa Federal no faltan quienes se preguntan: ¿tiene Lavagna realmente ganas de ser candidato? Hasta no hace mucho tiempo decía que no. ¿Qué cambió del año pasado, cuando a todos los dirigentes y operadores que iban a verlo les decía que era el momento de las nuevas generaciones?

El puntapié inicial se dio en una cena organizada por CIPPEC. El politólogo Sergio Berensztein charlaba con Miguel Ángel Toma sobre qué tipo de atributos tenía que tener el liderazgo que pudiera romper la grieta. Berensztein le comentó a Toma que Lavagna aparecía en los sondeos con ese perfil y que cosechaba números interesantes de imagen. “Vení, mirá lo que está diciendo Sergio”, le avisaron esa noche a Lavagna.

Mauricio Macri y María Eugenia Vidal recibieron a los intendentes en Olivos.

Mauricio Macri y María Eugenia Vidal recibieron a los intendentes en Olivos.

El dato llegó días después a oídos de Eduardo Duhalde. El ex presidente lo invitó a cenar y le propuso un viejo truco: que le permitiera echar a rodar su nombre para ver cómo impactaba. Al tiempo, Barrionuevo lo convocó a una reunión con sindicalistas y le cedió la cabecera de la mesa: “En el peronismo el que se sienta en la cabecera es el jefe”, diría luego el dirigente gastronómico.

“La demanda social está”, ha dicho el economista en la intimidad. Sin embargo, los registros por ahora lo ubican lejos y en la provincia de Buenos Aires esa diferencia con Macri y Cristina todavía es más grande. Su nivel de instalación se da entre los mayores de 40 años y en círculos de personas medianamente informadas o que consumen diarios y programas políticos. En el Conurbano, directamente, su nombre casi no logra penetración. Allí no hay grises: es la continuidad de Macri o el regreso de Cristina.

No es menos cierto el planteo que brindan quienes se mueven a su lado: aún falta mucho para que la ciudadanía decida a quién va a votar. “La pelea no empezó y nosotros no tenemos ningún apuro”, aseguran.

Marcelo Tinelli, en una visita a la Casa Rosada.

Marcelo Tinelli, en una visita a la Casa Rosada.

“Gestos como el de Tinelli ayudan. Que haya jugado tan fuerte es un lindo empujón”, dicen los que se ilusionan con un golpe de popularidad. El conductor de TV sorprendió en su último raid mediático. “Creo que Roberto puede ser un gran candidato a presidente”, dijo tras recibirlo en su casa. Días antes había puesto en igualdad de condiciones a Macri y a Cristina. “Tiene el boleto picado”, sostuvo.

Esas declaraciones, sobre todo la última, fueron un baldazo de agua helada para el Presidente. Ya no le había caído bien la diferencia que hacía Tinelli entre él y Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, pero ahora le llamó la atención que el conductor haya tomado una postura tan categórica en favor de la posible postulación de Lavagna. Indagó sobre el tema frente a varios interlocutores. “Estábamos todos con bronca. Si hasta hace poco venía a vernos”, confesó uno de ellos.

Roberto Lavagna pasó por Expoagro. Se mostró como candidato.

Roberto Lavagna pasó por Expoagro. Se mostró como candidato.

En el ala fuerte del Gabinete buscaron quitarle dramatismo. “Lo peor que puede hacer Lavagna es pegarse a Tinelli”, aseguran. “Es muy conocido, pero también tiene un alto nivel de rechazo”, consideran. En la encuestadora preferida del macrismo, Isonomía, advierten que Tinelli no es visto como un outsider.

En la Casa Rosada siguen con cierta incredulidad los movimientos de algunos sectores de poder y, como en los últimos meses, descargan su bronca sobre el círculo rojo. Tienen la tentación de pensar que son más severos con Macri que con otros líderes que han ocupado la presidencia. Y niegan que Cambiemos esté tan mal como muchos lo describen. “Es más, no es imposible que ganemos en primera vuelta”, afirma una alta fuente del Gobierno.

Mirá también
La Coalición Cívica se solidarizó con Carrió y rechazó acusaciones del kirchnerismo

Las elucubraciones del círculo rojo sobre la posibilidad de que Vidal pueda transformarse en candidata presidencial si la economía no da muestras de recuperación -o, más aún, si se profundizan los indicadores negativos- son minimizadas por la cima del Ejecutivo. “Nos vuelven a subestimar y se van a equivocar como en 2015”, confían. Los cerebros de la campaña por la reelección aseguran que la crisis económica no sellará el resultado: “La política predominará por sobre la economía”, confían.

Comentar

Seguir leyendo

Política

La verdadera denuncia de Etchebest: apuntó a la causa cuadernos y admitió vínculos con los K

Published

en

Por

Hay personas que son fraudulenta e ilegalmente involucradas en la causa “Cuadernos”, con el solo objeto de que los funcionarios judiciales que intervienen en la misma se enriquezcan.

La denuncia por extorsión que Pedro Etchebest radicó contra de Marcelo D’Alessio y el fiscal de esa causa, Carlos Stornelli, debe tramitarse en en el juzgado de Dolores, de Alejo Ramos Padilla. Si el caso pasara a los tribunales de Comodoro Py, se podrían destruir pruebas esenciales, y la vida del denunciante correría peligro.

La investigación de Ramos Padilla podía identificar a más responsables del Poder Judicial involucrados en el cobro de extorsiones que sufrieron otros posibles sospechosos.

Mirá también
El Gobierno impulsa la remoción del juez Alejo Ramos Padilla

Esos párrafos podrían ser un resumen del concepto que tienen del “Caso D’Alessio” la senadora Cristina Fernández de Kirchner. El propio juez de la causa, Alejo Ramos Padilla, que así lo expresó en la Cámara de Diputados.

Y son las mismas acusaciones públicas contra la causa “Cuadernos” hechas por los principales voceros de la familia Kirchner.

Lo llamativo es que los párrafos con los que se empieza esta nota son copias casi textuales, más resumidas, de la primera denuncia escrita que presentó en el juzgado de Dolores el denunciante Pedro Etchebest, quien acusó en ese mismo escrito de extorsión no solo a su ex amigo, el singular Marcelo D’Alessio, si no también al fiscal Carlos Stornelli y al juez Claudio Bonadio.

El denunciante afirmó que con sus pruebas quedaba demostrado que D’Alessio le pidió dinero en nombre de Stornelli, y también para Bonadio, para que a cambio él recibiera inmunidad en el expediente del caso de corrupción más trascendente al menos desde el retorno de la democracia hasta hoy.

¿Los argumentos de Etchebest dieron impulso a las denuncias posteriores del kirchnerismo para generar sospechas sobre la causa “Cuadernos”, a la que sumó también una embestida en contra de periodistas y de otros miembros del Poder Judicial, y legisladores?

¿O Etchebest tiene vínculos con dirigentes del anterior gobierno y radicó su denuncia en Dolores para generar el contexto perfecto para darle credibilidad a esas acusaciones K?

El afectuoso saludo del juez Alejo Ramos Padilla con una diputada K. (Foto Lucía Merle)

El afectuoso saludo del juez Alejo Ramos Padilla con una diputada K. (Foto Lucía Merle)

Gracias a fuentes ligadas a la investigación de Dolores, Clarín accedió a parte de ese expediente, de alto impacto político y judicial.

La declaración de Etchebest es muy llamativa, errática y hasta contradictoria.

Es solo una descripción de lo que se interpreta con una simple lectura de sus dichos.

Y, al menos por ahora, no una acusación que lo incrimine en una denuncia de la existencia de red ilícita integrada por personas de diferentes ámbitos de poder.

Los hechos son los hechos: Etchebest no dijo la verdad en los medios sobre quién es y a qué se dedicaba; eludió contar en público su amistad con un ex comisario de la Policía Bonaerense, que está preso por orden de Ramos Padilla, quien sospecha de él, por dichos de D’Alessio, de haber sido el ideólogo de la extorsión que sufrió el denunciante.

Ante los medios dijo que no tenía vínculos con la dirigencia K. En la Justicia declaró lo contrario. Basta con leer su primer declaración testimonial en el caso Dolores para notarlo.

Ante el juez Ramos Padilla y el fiscal del caso “D’Alessio”, Juan Pablo Curi, Etchebest admitió que él trabajó en una oficina de alquiler de Puerto Madero con el ex comisario y ex agente de la AFI hasta diciembre del 2017, Ricardo Boloniuk.

Mirá también
El juez Ramos Padilla volvió a citar al fiscal Stornelli para indagarlo por supuesta extorsión y espionaje ilegal

Etchebest le confirmó al diario La Nación una información que había sido anticipada por Clarín, y que su abogada, Natalia Salvo, le negó a este diario: durante el Gobierno K, él solía presentarse ante terceros como “Pedro Rodríguez”, aunque afirmó que ése era su segundo apellido.

Es falso. Pedro Etchebest se llama Pedro Etchebest. Así figura en los registros públicos. Quien se apellidaba “Rodríguez” era su madre, ya fallecida, llamada Francisca.

Clarín ya consignó que “Pedrito Rodríguez” trabajaba junto a Boloniuk y también en la misma oficina que el ex comisario detenido por Ramos Padilla, Aníbal Degastaldi. Allí conoció a Marcelo D’Alessio.

Y que tuvo contactos laborales con quien sería, siempre según su versión, su posible verdugo judicial, el ex funcionario K Juan Manuel Campillo.

Clarín pudo saber, de acuerdo a tres fuentes que conocen a Etchebest, que fue él quien le propuso a Boloniuk y a Degastaldi compartir una oficina juntos en Madero Bussines Center. Antes atendía en el bar del hotel Panamericano.

Varias fuentes que lo trataron confirmaron que se hacía llamar “Rodríguez” y que su verdadero trabajo era realizar gestiones para liberar declaraciones juradas para importar durante el cepo al dólar en la era K, un negocio millonario para empresarios que debían traer productor del exterior para sus industrias.

Textuales de Etchebest de su declaración en el juzgado de Dolores: “Cuando yo lo conozco a D’Alessio, mi amigo Ricardo Boloniuk, tenía relación con quien trabajaba con D’Alessio, de quien no recuerdo el nombre. Yo no tenía relación ni buena ni mala, normal. Esa relación culminó en el 2015”.

De nuevo: Etchebest describe a Boloniuk como “mi amigo”.

Ramos Padilla considera que ese ex comisario planeó la extorsión que sufrió el empresario. Por eso ordenó su detención, igual que la del ex comisario y amigo de ambos, Degastaldi.

Etchebest contó también ante Ramos Padilla que trabajaba haciendo trámites para la AFIP y la Secretaría de Comercio Interior, de Guillermo Moreno primero, y luego a cargo de Augusto Costa.

Mirá también
Etchebest dijo ser amigo de uno de los detenidos por la extorsión en su contra

Se describió como un simple gestor: “Yo trabajaba como autónomo, por mi cuenta, realizado diversas gestiones…” .Y especificó sus otros trabajos, entre los que mencionó la compra y venta de productos del agro: dijo que se ganaba la vida “haciendo gestiones en el Estado, inscripciones en la AFIP, bajas, altas, en la Secretaría de Comercio Interior. Son actividades que no son muy remunerativas pero es una manera de sobrevivir”.

Clarín ratifica la información ya publicada sobre Etchebest: él se presentaba ante empresarios de relevancia que necesitaban conseguir permisos de importación, despejar deudas ante la AFIP, u obtener permisos para exportar materia agrícola durante la era K.

Podrían dar fe de estos actos varios abogados, empresarios del rubro automotor, u otros vinculadas a la industria de los minerales de coloración.

Etchebest le confirmó a Ramos Padilla y al fiscal Curi, aunque con contradicciones, cómo conoció y cómo trabajó con Juan Manuel Campillo, un funcionario de total confianza de los Kirchner. Primero le dijo a la Justicia que lo había conocido a fines del “2016, o principios del 2017… Me lo presenta un amigo en común, pero nunca antes…”.

Y agregó un dato que después desdijo: “Es decir, cuando era funcionario público yo no conocía que existía”.

Palabras de Etchebest en la misma declaración ante Ramos Padilla: dijo que a Campillo “yo lo veía muy rara vez. Eran ocasiones en las que él me pedía consejos relacionados con mi actividad. Porque él es muy idóneo en materia técnica jurídica-impositiva. Él me consultaba a mí y a él”.

Y afirmó: “Antes del 2017 no lo conocía ni en una foto”.

Pero en otro tramo de su declaración, el propio Etchebest contó que cuando conoció a Campillo, éste último era “un hombre muy público, muy conocido”.

¿Campillo, un experto en finanzas le pedía consejos a Etchebest, quien dijo ser solo un gestor para “inscribir” a personas ante la AFIP?

Etchebest había ocultado de su pasado relacionado al funcionariado K.

Clarín pudo saber, de acuerdo a documentación pública, que Etchebest es un empresario con buen pasar económico. Invirtió varios millones de dólares en propiedades y empresas en los Estados Unidos que hoy manejan sus hijos.

El periodista Andrés Ballestero demostró, con papeles oficiales que ahora constan en un expediente judicial sobre esta historia, que Etchebest fue designado presidente de la sociedad Tierras de los Andes SA el 19 de diciembre del 2018.

Mirá también
El juez Ramos Padilla dijo que investiga una "red de espionaje político judicial"

Esa empresa es dueña de un campo de 260 mil hectáreas en San Juan.

La familia Etchebest buscó inversores en China porque por en su campo podría construirse un túnel que uniría a Argentina con Chile.

¿Qué piensa Etchebest de D’Alessio y de todo lo que le dijo para intimidarlo?

Textual de su declaración ante Ramos Padilla respecto a lo que habló con el falso abogado en un viaje en camioneta: “Hay un 90 % de mentira de lo que él habla, que es para coaccionarme. Y hay un 10 % de cosas verdaderas”. Sic.

Comentar

Seguir leyendo

Política

El amor vence al odio | Resumen de la Semana 11

Published

en

Por



Lo que pasó en la semana y lo que los medios te "informan" te lo mostramos en un resumen a cargo de Lisandro Leiva. Suscribite a nuestro canal.
Suscribite a El Destape Web para que no callen nuestra voz: http://www.eldestapeweb.com/contenidos/suscripcion.html Seguí a El Destape en Twitter: http://www.twitter.com/ElDestapeWeb
Y en Facebook: http://www.facebook.com/ElDestapeWeb

Comentar

Seguir leyendo

Publicidad

Política

Publicidad

Facebook

Publicidad

Deportes

Publicidad

Provincias

Publicidad

Publicidad