Conectá con nosotros

Economía

Pese a la inflación, se mantiene baja la morosidad de los hipotecarios UVA

El poder adquisitivo perdió terreno contra los precios y contra la cuota. Pero sobre 114.000 créditos UVA, apenas 286 observan un atraso en los pagos. http://www.clarin.com/economia/economia/pese-inflacion-mantiene-baja-morosidad-hipotecarios-uva_0_u4BNnUUBL.html

Publicidad
Comentar

Deja un comentario

Economía

La industria sigue marcha atrás: en julio se contrajo 6,3%

La actividad industrial no logra tomar oxígeno y en julio registró una nueva caída ya que se contrajo -6,3%, acumulando una baja de -7,9% en 2019. En la medición desestacionalizada la actividad subió 0,3% mensual, de acuerdo al informe de la Unión Industrial (UIA).

Allí se señala que cerca del 60% de los rubros industriales presentó una caída interanual en sus niveles de actividad. El sector más afectado fue la industria automotriz (-47,8%). Y el resto de los sectores se contrajo de manera más moderada. Aquí, una síntesis del cuadro de situación: La industria de metales básicos cayó -8,5% interanual mientras que la industria metalúrgica disminuyó un -7,7%.

La producción de papel y cartón se contrajo -5,1%, mientras que la actividad de edición e impresión lo hizo en -3,5%, aunque con heterogeneidad al interior del sector.

La producción de minerales no metálicos tuvo una caída menos pronunciada (de -2,6%). En el caso de sustancias y productos químicos, la contracción también fue moderada (-2,2%). Dentro de este sector, hubo un buen desempeño de agroquímicos y fertilizantes aunque las ventas en el sector farmacéutico se contrajeron 6,3% interanual.

Actividad industrial

Tocá para explorar los datos. » Variación interanual en %



Fuente: UIA Infografía: Clarín

Los sectores que amortiguaron la caída del indicador fueron la refinación de petróleo (+6,7%), la producción de alimentos y bebidas (+6,1%) traccionada por la molienda de oleaginosas, que se expandió 3,1%, productos del tabaco (+2,9%) y el sector textil (+1,7%).

En cuanto al comercio exterior, en julio las exportaciones de manufacturas de origen industrial (MOI) cayeron -17,8% tanto por menores precios (- 6,1%) como cantidades (-12,5%). Las mayores caídas fueron en químicos y conexos (-14,7%), materias plásticas (-14,3%) y material de transporte terrestre (-7,4%). Y hubo subas en las exportaciones de papel y cartón, publicaciones y caucho.

Fuente

Seguir leyendo

Economía

Pese a la suba del petróleo, el Gobierno mantendrá el congelamiento de la nafta

Con los ojos fijos en la inflación, el Gobierno sigue manteniendo su decisión congelar el precio de los combustibles hasta el 12 de noviembre, aunque no destacó cambios en la implementación del acuerdo vigente con las petroleras.

Ayer, el precio del barril de petróleo aumentó 14% tras el impacto de los atentados con drones a los pozos de crudo de Arabia Saudita, pero aún así el Gobierno mantendrá el congelamiento de las naftas decidido tras las PASO con el que busca ponerle tope a la inflación, que este mes se encamina a superar el 6%. A través de un decreto se dispuso mantener sin cambios estos precios por 90 días, plazo que vence el 12 de noviembre. 

Ayer la voz cantante la llevó ayer el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, que habló con la prensa tras la reunión de Gabinete. “Lo que ocurrió hoy es muy disruptivo ya que aumentó el crudo casi 10 dólares. Esto define el costo del precio de las empresas. Quedamos en ver cuál es la evolución y a partir de ahí, analizar si hay que tomar alguna decisión como se han tomado hasta ahora, entendiendo que las medidas que hemos tomado no son las que queremos sino que son consecuencias de los desequilibrios económicos que se sucedieron tras las PASO”, dijo Dietrich.

Que el congelamiento se mantenga no implica que todo seguirá sin cambios. De hecho desde que se mandaron los combustibles al freezer el Gobierno ya flexibilizó el acuerdo. Primero liberó los precios del segmento mayorista y ahora estableció una compensación para aumentar, marginalmente, el monto que reciben los productores por cada barril que venden en el mercado local. Y también fijó compensaciones para las provincias petroleras. 

Ayer se publicó en el Boletín Oficial la resolución 552 que especifica que se mantendrá el barril de crudo congelado en US$59 -contra los US$ 70 a los que cotiza en el mercado internacional- y que se llevará el tipo de cambio que perciben los productores de US$ 45,19 a US$ 49,50, contra US$ 56,28 a los que cerró ayer el dólar mayorista.

Mirá también
Inflación, salarios, tarifas: lo que hay y lo que puede venir

Para llegar a esos US$ 49,50 el gobierno les transferirá $ 102,7 por barril a las empresas y $ 13,93 a las provincias petroleras. Esto tendrá un costo para la Nación de $ 1.550 millones. Pero como el diablo se esconde en los detalles, la resolución sumó una condición que según las petroleras y las provincias no formaba parte de las discusiones previas: para percibir la compensación deben desistir de las demandas que iniciaron contra la Nación a raíz del congelamiento.

Hasta ahora, las demandas fueron presentadas por las provincias de Río Negro y Neuquén y por la petrolera Vista, la empresa de Miguel Galuccio, ex YPF. Estos tres actores ratificaron ayer que seguirán adelante con sus reclamos judiciales. “Vamos a rechazar el subsidio de manera categórica”, dijeron desde Vista. “No solo está lejísimo de compensar el daño que los productores estamos sufriendo, sino que tampoco sirve ante la brecha que se abrió frente al precio internacional”. Y sostuvieron que el pedido de desistir de las acciones legales “carece de todo fundamento jurídico”. También los gobernadores de Neuquén, Omar Gutiérrez, y de Río Negro, Alberto Weretilneck, confirmaron que rechazarán esta cláusula.

“Al viernes teníamos los precios en el surtidor 35% por debajo de lo que cuesta producir el combustible. Con este salto nos vamos a más de 40% abajo“, le dijo a Clarín una de las petroleras que no demanda al Estado. La incertidumbre se potencia cuando piensan en los que ocurrirá cuando se cumplan los 90 días del acuerdo. “Hoy el litro de nafta está en US$ 0,8 cuando debería valer US$ 1,2. Cuando descongelen estalla todo“, recalcaron.

Otro fueron más allá y remarcaron que con este esquema Vaca Muerta es inviable. “Las inversiones están paralizadas. Ninguna empresa está mirando Vaca Muerta para invertir en 2020“.

-¿Es sostenible el acuerdo con este precio del c​rudo?, le preguntó Clarín a Jorge Lapeña, ex secretario de Energía.

“Estoy de acuerdo con el congelamiento porque se hizo en un momento en el que todas las variables se fueron de control. Dejar que la nafta se fuera a $ 70 hubiera tenido un impacto extraordinario en la inflación. El congelamiento es transitorio, es una medida de emergencia. Si el dólar se mantiene en este valor no creo que se genere un gran problema el día 91″. Y resaltó que “si Vaca Muerta es inviable en este contexto, entonces no resistiría los precios de la década de 90, cuando el barril estaba entre US$ 10 y US$ 15 el barril. Esto quiere decir que Vaca Muerta no es la salvación, sino una gran incógnita. El próximo gobierno tendría que volver a analizar la viabilidad del proyecto”. 

Fuente

Seguir leyendo

Economía

Pese a la suba del petróleo, el Gobierno mantendrá el congelamiento de la nafta

Con los ojos fijos en la inflación, el Gobierno sigue manteniendo su decisión congelar el precio de los combustibles hasta el 12 de noviembre, aunque no destacó cambios en la implementación del acuerdo vigente con las petroleras.

Ayer, el precio del barril de petróleo aumentó 14% tras el impacto de los atentados con drones a los pozos de crudo de Arabia Saudita, pero aún así el Gobierno mantendrá el congelamiento de las naftas decidido tras las PASO con el que busca ponerle tope a la inflación, que este mes se encamina a superar el 6%. A través de un decreto se dispuso mantener sin cambios estos precios por 90 días, plazo que vence el 12 de noviembre. 

Ayer la voz cantante la llevó ayer el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, que habló con la prensa tras la reunión de Gabinete. “Lo que ocurrió hoy es muy disruptivo ya que aumentó el crudo casi 10 dólares. Esto define el costo del precio de las empresas. Quedamos en ver cuál es la evolución y a partir de ahí, analizar si hay que tomar alguna decisión como se han tomado hasta ahora, entendiendo que las medidas que hemos tomado no son las que queremos sino que son consecuencias de los desequilibrios económicos que se sucedieron tras las PASO”, dijo Dietrich.

Que el congelamiento se mantenga no implica que todo seguirá sin cambios. De hecho desde que se mandaron los combustibles al freezer el Gobierno ya flexibilizó el acuerdo. Primero liberó los precios del segmento mayorista y ahora estableció una compensación para aumentar, marginalmente, el monto que reciben los productores por cada barril que venden en el mercado local. Y también fijó compensaciones para las provincias petroleras. 

Ayer se publicó en el Boletín Oficial la resolución 552 que especifica que se mantendrá el barril de crudo congelado en US$59 -contra los US$ 70 a los que cotiza en el mercado internacional- y que se llevará el tipo de cambio que perciben los productores de US$ 45,19 a US$ 49,50, contra US$ 56,28 a los que cerró ayer el dólar mayorista.

Mirá también
Inflación, salarios, tarifas: lo que hay y lo que puede venir

Para llegar a esos US$ 49,50 el gobierno les transferirá $ 102,7 por barril a las empresas y $ 13,93 a las provincias petroleras. Esto tendrá un costo para la Nación de $ 1.550 millones. Pero como el diablo se esconde en los detalles, la resolución sumó una condición que según las petroleras y las provincias no formaba parte de las discusiones previas: para percibir la compensación deben desistir de las demandas que iniciaron contra la Nación a raíz del congelamiento.

Hasta ahora, las demandas fueron presentadas por las provincias de Río Negro y Neuquén y por la petrolera Vista, la empresa de Miguel Galuccio, ex YPF. Estos tres actores ratificaron ayer que seguirán adelante con sus reclamos judiciales. “Vamos a rechazar el subsidio de manera categórica”, dijeron desde Vista. “No solo está lejísimo de compensar el daño que los productores estamos sufriendo, sino que tampoco sirve ante la brecha que se abrió frente al precio internacional”. Y sostuvieron que el pedido de desistir de las acciones legales “carece de todo fundamento jurídico”. También los gobernadores de Neuquén, Omar Gutiérrez, y de Río Negro, Alberto Weretilneck, confirmaron que rechazarán esta cláusula.

“Al viernes teníamos los precios en el surtidor 35% por debajo de lo que cuesta producir el combustible. Con este salto nos vamos a más de 40% abajo“, le dijo a Clarín una de las petroleras que no demanda al Estado. La incertidumbre se potencia cuando piensan en los que ocurrirá cuando se cumplan los 90 días del acuerdo. “Hoy el litro de nafta está en US$ 0,8 cuando debería valer US$ 1,2. Cuando descongelen estalla todo“, recalcaron.

Otro fueron más allá y remarcaron que con este esquema Vaca Muerta es inviable. “Las inversiones están paralizadas. Ninguna empresa está mirando Vaca Muerta para invertir en 2020“.

-¿Es sostenible el acuerdo con este precio del c​rudo?, le preguntó Clarín a Jorge Lapeña, ex secretario de Energía.

“Estoy de acuerdo con el congelamiento porque se hizo en un momento en el que todas las variables se fueron de control. Dejar que la nafta se fuera a $ 70 hubiera tenido un impacto extraordinario en la inflación. El congelamiento es transitorio, es una medida de emergencia. Si el dólar se mantiene en este valor no creo que se genere un gran problema el día 91″. Y resaltó que “si Vaca Muerta es inviable en este contexto, entonces no resistiría los precios de la década de 90, cuando el barril estaba entre US$ 10 y US$ 15 el barril. Esto quiere decir que Vaca Muerta no es la salvación, sino una gran incógnita. El próximo gobierno tendría que volver a analizar la viabilidad del proyecto”. 

Fuente

Seguir leyendo

Economía

El dólar minorista subió 33 centavos y el riesgo país trepó 2,3%

El dólar tuvo una leve suba este lunes y cerró a $ 58,77 en el mercado minorista, mientras en el mayorista se mantuvo en $ 56,28. La estabilidad del mercado logró acotar la brecha con el dólar paralelo, que ayer terminó en 24% después de haber tocado el 30%. Las reservas del Banco Central cayeron US$ 117 millones y quedaron por debajo de los US$ 50.000 millones por primera vez desde diciembre: cerraron en US$ 49.968 millones. 

Por el lado de las acciones y los bonos, el Merval subió 1,3%, mientras el riesgo país que mide la sobretasa que paga Argentina para endeudarse, trepó 2,3% y llegó a 2.223 puntos básicos. La tasa de las Leliq que funciona como referencia del mercado quedó en 84,09%, una leve suba respecto del 84,04% del viernes. 

El dólar Contado Con Liqui (CCL), que se utiliza para atesorar divisas en el exterior, empezó la jornada subiendo y se fue acomodando. Tocó $ 73 y cerró finalmente en $ 70,57

El CCL es la operatoria que permite a las empresas comprar papeles argentinos en el mercado local y venderlos en el exterior para lograr así girar divisas para “atesoramiento”. Para las empresas hacer estar operatoria tiene un costo del 24%.

El 1 de septiembre y tras haber visto salir el 29% de los depósitos en dólares y haber perdido US$ 15.000 millones de reservas, el Central puso un límite de US$ 10.000 para la compra mensual por parte de las personas humanas y dispuso que las personas físicas no podrán adquirir divisas para atesoramiento, aunque sí podrán hacerlo para pagar deudas e importaciones.

La brecha se fue retro alimentando a medida que la autoridad monetaria volvía a restringir el acceso al billete verde. Esto fue lo que ocurrió entre el miércoles y el jueves pasado, cuando el Central y la Comisión Nacional de Valores sacaron resoluciones para ponerle fin al “rulo financiero” que venían haciendo los inversores para sacar tajada de los distintos tipos de cambio legales.

Mirá también
El control de cambios, bajo presión por el vencimiento de un bono

Hasta ese momento, las personas físicas podían comprar dólares en el mercado oficial, usarlos para comprar bonos argentinos y venderlos al valor del dólar bolsa o MEP para hacer así una diferencia de hasta 7% en moneda dura. Pero las nuevas regulaciones dispusieron que el lapso para concretar esa operatoria pasara de 24 horas a 12 días hábiles, lo que le sumó riesgo y le quito atractivo al dólar MEP, que ahora cotiza en $ 66,60.

Desde GMA Capital plantean que con las nuevas regulaciones, “el “rulo” seguro y de corto plazo mutó en una operación más riesgosa y extensa. Ahora el riesgo precio es significativo porque los plazos de espera y liquidación amplifican la volatilidad y la incertidumbre”.

¿Cómo evolucionará la brecha de ahora en más? “Si las restricciones aumentan, la brecha crecerá “, dice Gustavo Neffa, de Research for Traders. Algunas alarmas en ese sentido sonaron la semana pasada, cuando la empresa IRSA tuvo dificultades para girar las divisas al exterior para pagarle a sus acreedores el vencimientos de una Obligación Negociable. “Esto podría anticipar un inconveniente para los acreedores de títulos en moneda extranjera cuya ruta de pago pasa por Caja de Valores antes de llegar a las cuentas del exterior”, dice GMA.

Sin embargo, desde el Banco Central sostienen que esos inconvenientes no deberían repetirse y para ello en las próximas horas se asegurarán de pulir las resoluciones para que todas las empresas puedan cumplir con sus compromisos de deuda y de importaciones. 

Fuente

Seguir leyendo

Economía

El control de cambios, bajo presión por el vencimiento de un bono

El control de cambios está bajo presión. En el mercado financiero advierten que a fines de semana podría ampliarse la brecha entre el dólar oficial (que por ahora se mantiene estable) y el CCL (Contado con Liqui), tal como la jerga define a las divisas que se pueden girar al exterior por fuera del cepo. La razón es que el próximo lunes 23, el Gobierno afronta el pago de $24.800 millones por los intereses de un bono que no fue “reperfilado” y que en su mayoría está en manos de inversores extranjeros. En el mercado financiero consideran que es muy probable que los tenedores de esos títulos intenten “comprar dólares” para sacarlos del mercado local, lo que podría impulsar un alza en la cotización del CCL.

Todo gira en torno al pago del BoPoMo 2020 (Bono Política Monetaria), un monto que equivale a US$440 millones por el dólar mayorista y a US$351 millones, según la cotización del Contado con Liqui: $70,57 al cierre de ayer. Para los analistas, la brecha entre uno y otro podría ensancharse aún más, anticipando la mayor demanda de los acreedores. “La cifra es considerable, pero además es el primer pago importante después del reperfilamiento de Letes y Lecap, decidida por el Gobierno”, explica Nery Persichini, economista de la consultora GMA Capital.

El principal tenedor de BoPoMo 2020 es el fondo PIMCO, que posee casi el 50% del total de esos bonos. “Es un título en pesos, que ajustan por la tasa Leliq. La gran duda es si ese dinero se destina a alguna variante en pesos o si se vuelcan al CCL“, interpreta Gustavo Neffa, titular de Research for Traders. El CCL es la operatoria que permite a las empresas comprar bonos o acciones argentinas en el mercado local para venderlas posteriormente en el exterior en dólares. El mecanismo cobró vigor tras los límites a la compra de dólares impuestos por el Gobierno a partir del 1 de septiembre, con el objetivo de proteger las reservas del BCRA.

Persichini estima que el pago del BoPoMo no debería impactar en el tipo de cambio oficial, que ayer cerró $58,77 en el promedio de bancos y casas de cambio. “Es un mercado abastecido por el Central y los exportadores. Sin embargo, con el riesgo país en torno a los 2.200 puntos, el precio del Contado con Liqui es el que mejor refleja hoy la incertidumbre económica“. Actualmente, el Contado con Liqui quedó 23% por encima del dólar oficial.

En el mercado surgieron algunas dudas sobre el pago del BoPoMo. Sin embargo, distintas fuentes oficiales ratificaron su cumplimiento en tiempo y forma, por lo cual los operadores recomiendan ahora seguir la evolución del precio del CCL. “Es posible que aumente hacia el fin de semana, porque generalmente el mercado suele anticiparse”, grafica Neffa.

Desde la implementación de los controles cambiarios, resurgieron otras variantes para hacerse de dólares. Por el lado de las empresas o los grandes inversores, una posibilidad es recurrir a la Bolsa. Por caso, la operatoria del CCL consiste en comprar bonos en pesos para acreditarlos en el exterior, pero en dólares. Se trata de un mecanismo legal, pero con un tipo de cambio más elevado que el oficial. Porque saltar el cepo tiene sus costos.

Fuente

Seguir leyendo

Lo + Visto