Conectá con nosotros

Deportes

Rio Mavuba, que nació en el mar y jugó con Francia, ayuda a 40 huérfanos en el fútbol

Published

en

El 23 de abril de 2009 nació en el Congo la Fundación Rio Antonio Mavuba, ‘Huérfanos de Makala’. Es un orfanato de 31 niños de los barrios de Kinshasa. Se mantienen a través de las donaciones que ofrece la gente. Son niños que llegaron sin esperanzas y ahora sonríen al mundo. A cinco kilómetros del orfanato se fundó una escuela. Los pequeños, además de aprender, tienen actividades culturales y deportivas. El fútbol forma parte esencial de esos proyectos, es una de las bases de desarrollo de su personalidad. El fútbol forma parte de su vida directa e indirectamente. Gracias al fútbol, Rio Mavuba fundador del orfanato y de la escuela ha dado vida a estos chicos. Mavuba, Papa Rio como le llaman, es su profesor de deporte, es su tutor, una de las personas, que a falta de sus padres, les transmite los valores necesarios para enfrentarse a la vida.

Lo que no saben estos 31 chavales es quién es Mavuba. No saben que nació en un barco de refugiados mientras sus padres cruzaban el mar en barco hacia Europa. Ni saben que igual que ahora ellos sueñan con ser futbolistas algún día, él también lo soñó de niño. Su padre fue futbolista y pensaba que él podría ser como su progenitor. Tampoco conocen que se quedó huérfano como ellos, su madre murió cuando él tenía 2 años y su padre cuando Mavuba tenía 10. Estos chicos, que ahora pueden estudiar y tener un futuro gracias a la fundación, no conocen que el sueño de Mavuba se hizo realidad un día. Que fue internacional con Francia y debutó en el Mundial del Brasil. Que gracias al fútbol él ha podido destinar parte de sus ganancias para ayudar a que el mundo sea mejor.

Este es un excepcional ejemplo para demostrar que el fútbol también es capaz de ayudar a prosperar a las personas, que puede hacer crecer el espíritu deportivo en niños huérfanos, que puede unir donde antes había desunión y desestructuración. El fútbol puede con todo. Mavuba tenía decidido que su futuro era ayudar a los más desfavorecidos para evitar que tuvieran una vida como tuvieron sus padres, sin futuro, en guerra, con odio… Su labor ha cruzado fronteras. En 2011, France Football le otorgó el Premio Naranja como el jugador más amable de esa temporada. “Debo ayudar en casa, somos muchos y nunca los abandonaré”, ha dicho en más de una ocasión.

Football Can. La emoción que genera el fútbol va más allá del deporte. Da muchas alegrías, tiene la capacidad de unir, de generar amistades para siempre. Todos los chicos que pasan o han pasado por la Fundación Rio Mavuba tienen la oportunidad de prosperar, de estudiar, de mejorar, de colaborar a que el mundo sea mejor. Justo las bases sobre las que se sustenta Football Can que ha puesto en marcha el Banco de Santander, patrocinador de la Champions League. El deporte tiene el poder de cambiar las cosas y el fútbol lo puede todo.

Comentar

Publicidad
Comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fútbol

Hinchas de Gimnasia agredieron a un colaborador de Beccacece y el partido estuvo detenido

Published

en

Por

Un proyectil lanzado desde la platea descubierta dio en la cabeza de Juan Carlos Gambandé, el entrenador de arqueros de Defensa y Justicia.

Comentar

Seguir leyendo

Fútbol

River ganó otro clásico para seguir en lo alto del fútbol femenino

Published

en

Por

Tras vencer a Boca en el debut, el equipo de Núñez se impuso a Racing. Es el líder de la Zona Campeonato junto a UAI. Además, Boca goleó a Huracán.

Comentar

Seguir leyendo

Deportes

Fecha 19: resumen de San Lorenzo – Newell’s

Published

en

Por



San Lorenzo le ganaba 1-0 a Newell's con gol de Nicolás Blandi, pero la visita lo empató en el final del partido con Alexis Rodríguez.

Comentar

Seguir leyendo

Deportes

Semedo y Lenglet apuntan a Lyon: trabajaron tras el partido

Published

en

Por

El partido ante el Lyon está a la vuelta de la esquina y no hay tiempo que perder. De ahí que Ernesto Valverde diera órdenes a dos de sus jugadores a saltar al terreno de juego del Camp Nou nada más acabar el partido. Nelson Semedo y Clement Lenglet se incorporaron al césped junto al preparador físico, Juan Antonio Pozanco, más conocido como Ros, para ejercitarse durante casi veinte minutos.

Es evidente que tanto el portugués como el francés formarán parte del once que jugará el próximo martes ante el Lyon el partido de vuelta de octavos de final de la Champions. Por eso Valverde instruyó a ambos jugadores para que salieran al campo al no haber jugado ante el Valladolid y así seguir sumando cargas de trabajo.

Semedo le ha ganado claramente el pulso a Sergi Roberto en la banda derecha, mientras que Lenglet es la pareja de baile oficial de Piqué desde que Umtiti se lesionara en su rodilla izquierda.

Valverde apenas tendrá dos entrenamientos más para preparar el partido ante el Lyon, con el inconveniente añadido de que el del domingo será sesión post partido, por lo que no se puede considerar que sea de alto rendimiento para los titulares. La sesión del lunes además ya será en Lyon, por lo que se ha de aprovechar cualquier resquicio para trabajar con los jugadores.

 

 

Comentar

Seguir leyendo

Deportes

1×1 del Barcelona: el equipo se hace pequeño y Piqué se crece

Published

en

Por

Ter Stegen: El portero alemán apenas tuvo que despeinarse. El gran trabajo defensivo de sus compañeros evitó que tuviera que emplearse a fondo. No se le recuerda ninguna intervención destacada durante todo el partido.

Sergi Roberto: De menos a más. Empezó muy tímido, sin apenas subir por la banda y con síntomas evidentes de falta de confianza. Sin embargo, poco a poco se fue quitando este lastre, empezando a hacer más de carrilero que simplemente de lateral. En la segunda parte subió muchos enteros y aportó incursiones peligrosas por la banda derecha.

Piqué: Simple y llanamente perfecto. No se puede jugar mejor. Inconmensurable en defensa e impetuoso en ataque. Sólo decir que el penalti lo provocó el central tras recorrer casi cuarenta metros en pos de la portería rival. Y si alguien dice que jugar todos los partidos desgasta que se mire en Gerard. Lo ha jugado todo en esta Liga y está en el mejor momento de su carrera.

Vermaelen: Buen socio de Gerard en el eje de la defensa. Estuvo siempre muy atento al quite, sobre todo cuando Alba se iba al ataque, para evitar dejar desprotegida la banda izquierda. Muy bien en los cortes y también a la hora de dar salida al balón. Lástima que la losa de las lesiones sea muy difícil de quitársela de encima.

Alba: La grada quiso demostrarle su cariño pidiendo en diversas ocasiones su renovación durante el partido. El lateral realizó un partido correcto, pero sin estridencias. En esta ocasión apenas conectó con Leo Messi.

Sergio Busquets: Trabajo imntachable del internacional. No perdió ningún balón y siempre ofreció soluciones para la conducción del juego. Muy atento para abortar cualquier atisbo de contragolpe.

Arturo Vidal: Todo lo que gana el chileno en su capacidad de recuperar balones y empujar el equipo hacia adelante lo pierde a la hora de buscar soluciones con el balón y distribuir el juego. Sus carencias con el balón en los pies son notables, aunque su empuje y carácter son vitales a día de hoy. Se hartó en recuperar balones.

Aleñá: Un partido más que correcto del canterano. Puede que a veces abuse un tanto en la conducción, pero está claro que su juego aporta clarividencia en muchas fases del juego. Está claro que tiene un gran futuro por delante.

Messi: Que Leo no está fino es una evidencia. No se le ve al cien por cien en el campo y ese peaje le pesa a la hora de buscarse las lentejas en ataque. Perdió muchísimos balones y estuvo en algunas fases un tanto indolente en el juego. Marcó un gol de penalti y falló otro desde los once metros. Aun no ser la mejor versión de Messi, regaló jugadas para el recuerdo, como una enorme conducción con asistencia a Dembélé que el francés no aprovechó y una asistencia de treinta metros magistral a Suárez que el charrúa desaprovechó. Estuvo cerca de marcar algún gol más, pero un estratosférico Masip se lo impidió.

Prince Boateng: Ha perdido una gran oportunidad para intentar ganarse el billete de seguir vistiendo la camiseta del Barcelona el próximo año. Parco en soluciones en ataque y tímido a la hora de buscar portería. Envió un balón manso a las manos de Masip y otro a la tercera gradería. Pinta que el año que viene volverá a comer pasta por un tubo.

Dembélé: La pantera aún no ha salido de la cueva, pero poco a poco va asomando el cuerpo. Aún no es aquel jugador que deslumbró por su regate, potencia y desborde antes de la lesión, pero va afinando sus virtudes de forma adecuada. Tuvo dos o tres momentos estelares, pero sin mucha continuidad. Se le espera ya definitivamente en Lyon.

CAMBIOS:

Luis Suárez: El charrúa está atravesando una etapa muy preocupante a nivel de eficacia goleadora. Ver cómo erró hasta tres ocasiones clarísimas delante del portero es algo que daña la vista. Messi no cejó en su empeño de brindarle balones cantados para que marcara, pero del uruguayo no dio una a derechas. Mientras se guarde los goles para los próximos partidos no hay nada que decir.

Coutinho: Salió por Dembélé cuando faltaban veinte minutos y su bagaje ofensivo fue más que notable. Se colocó en la izquierda y se entendió a la perfección tanto con Alba como con Suárez. Le llegaron a corear su nombre hasta en dos ocasiones desde las gradas. Eso sí, la puntería no la tenía muy fijada al enviar un balón casi a saque de banda en un intento de remate a puerta.

Rakitic: Jugó los últimos quince minutos en sustitución de Aleñá. Cumplió con creces con lo que se espera de él.

Comentar

Seguir leyendo

Publicidad

Política

Publicidad

Facebook

Publicidad

Deportes

Publicidad

Provincias

Publicidad

Publicidad